¿Se mantendrá el dólar por encima de $3.000?

La coyuntura mundial ha llevado a varias monedas de países emergentes a perder valor frente al dólar. Aquí le explicamos a qué factores se atribuye y qué tendencia puede tomar.

Bloomberg

El precio del dólar viene repuntando en los últimos días y hoy especialmente mostró una dinámica alcista en los mercados; esta mañana, de hecho, superó los $3.200. ¿Se puede considerar una tendencia o se trata de una situación coyuntural? Los analistas tienen opiniones encontradas.

Lea también: Euro reemplaza al dólar en Venezuela debido a sanciones de EE.UU.

La TRM para mañana (25 de octubre) quedó establecida en $3.149,70, lo que representa un incremento de 1,27 % respecto al día anterior y de 3,06 % respecto al miércoles de la semana pasada. Según los datos históricos del Banco de la República, la de mañana será la Tasa Representativa del Mercado más alta desde mediados de noviembre de 2016, cuando se alcanzó a ubicar en $3.187. En lo corrido del año solo una vez se tocaron los $3.100 antes de esta semana, el pasado 6 de septiembre.

Los expertos atribuyeron el hecho a una serie de eventos a nivel internacional que están repercutiendo en los mercados financieros. Por un lado, vienen cayendo con fuerza los precios del petróleo (10 % en las últimas tres semanas), el Brent, por ejemplo, hoy llegó a su nivel más bajo desde finales de agosto. Lo anterior es producto de las sanciones de Estados Unidos a Irán que dificultan sus ventas de crudo y de la caída de la producción en Venezuela (se redujo a la mitad desde 2016). Aquí, además, vale la pena recordar que hay una correlación negativa entre el dólar y el petróleo: cuando uno sube el otro baja.

Por otro, las tensiones internacionales han generado ruido en las economías, específicamente la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la posible sanción que el país norteamericano impondría a Arabia Saudita por la muerte del periodista Jamal Khashoggi, nación que es, a su vez, el principal exportador de crudo del mundo.

Diego Franco, CEO de Franco Group, explicó que cuando se genera nerviosismo en los mercados financieros los grandes inversionistas se concentran en activos refugio como el dólar, por su alta probabilidad de crecer en el tiempo y mantener cierta estabilidad. “En consecuencia, las acciones han perdido terreno y los capitales internacionales (a través de fondos de inversiones) están saliendo de economías vulnerables o no tan sólidas como las latinoamericanas que tienen deuda en dólares”, explica.

Por su parte, Omar Suárez, gerente de renta variable en Casa de Bolsa, dijo que hay un cambio de ciclo en la política monetaria de países desarrollados: “sus tasas se empiezan a volver más atractivas y los flujos dejan los mercaros emergentes en busca de activos seguros, por eso vemos devaluaciones muy fuertes en las monedas locales”, indicó.

Por eso, la situación se repite también en Chile, Argentina y Brasil, donde las monedas pierden peso frente al dólar. En Colombia la afectación es de menor cuantía, pero el país no se escapa de ella porque “estamos en un ciclo económico de recuperación, contrario a lo que pasa en los otros países”, asegura Franco. Sin embargo, indica Suárez, “aunque a Colombia es al que menos le ha pesado”, ya se empezó a desvalorizar el mercado de acciones y hay una salida importante de flujos extranjeros.

En opinión de Franco, lo que más le juega en contra a Colombia en este escenario es el incremento de las tasa de interés en Estados Unidos, porque puede significar una fuga de capitales. A pesar de que la Reserva Federal le puso fin a la era de tasas cero hace dos años, cada vez que se coloca el tema sobre la mesa se resienten los mercados (la última decisión se tomó a finales de septiembre, pero se espera una similar en diciembre). Y ya se está hablando de la probabilidad de que la tendencia se extienda a lo largo de 2019.

Al respecto, Suárez argumenta que la buena dinámica económica estadounidense y la mayor inflación justifican el incremento en las tasas. Pero no es una situación exclusiva de dicho país, el Banco Central Europeo también viene disminuyendo su ritmo de compra de deuda, de hecho, anunció que le pondrá punto final este año. “Hay un cambio de ciclo en la política monetaria de los países desarrollados”, indicó.

Aun así, Franco opina que el movimiento en el precio del dólar será temporal: “son situaciones coyunturales”, dijo. Además, explica que hay un componente de especulación que lleva a subidas como la registrada hoy a las 9:00 de la mañana: “Hubo un desfase. El precio del dólar lo mueven los agentes o traders que especulan con la moneda porque viven de esas diferencias; ellos son muchas veces los causantes de esas distorsiones y de que la cifra toque extremos”.

Por el contrario, Suárez cree que el dólar seguirá en este nivel durante varios meses, pues el movimiento de la divisa se debe a razones estructurales. “Por lo menos este y el otro año tendremos un dólar fuerte; todavía tiene que pasar este ciclo; no sabemos cuándo terminará, pero ahora no es el momento”.

Lea también: Aunque la demanda de petróleo caiga, los precios se mantendrán altos

Cabe recordar que el precio del dólar comenzó su alza en 2015, pues en el pasado su promedio era de $1.800.

 

últimas noticias