Alto liderazgo en la empresa lo debe hacer

“A través de la experimentación es que creamos e innovamos”

Taddy Hall, autoridad global en innovación y autor “bestseller”, es el invitado principal de la Conferencia Scale Up Endeavor, enfocada en emprendimiento de alto impacto.

Taddy Hall advierte que las empresas que tienen rotaciones de dos a tres años en sus empleados no deben esperar resultados innovadores. Cortesía.

Aunque parece que todos lo sabemos, es su concepto: ¿qué es innovación?

Una nueva oferta que resuelve las circunstancias de lucha de un cliente y cumple una aspiración no satisfecha. Las innovaciones tienen éxito porque permiten el progreso y crean las experiencias deseadas.

¿Por qué nos cuesta tanto innovar?

Debido a que la innovación es un proceso profundamente creativo que es, en esencia, crear un futuro diferente del pasado, y eso es un trabajo duro. Dentro de las grandes organizaciones, los desafíos a menudo son mayores porque los procesos e incentivos se diseñan para lograr la máxima eficiencia y productividad. La consistencia es recompensada, pero la exploración rara vez lo es.

¿Es más innovador aquel que pasó primero por una escuela de artes y luego hace un MBA que quien estudia administración y luego trata de entender al ser humano?

Todos los humanos son fundamentalmente innovadores y creativos. Mira a los niños: todos son brillantes hasta que algún padre perezoso les da un teléfono inteligente o un iPad. Todos debemos cultivar nuestra alegría innata, porque es a través del juego y la experimentación que descubrimos, creamos e innovamos.

¿Qué es “breakthrough innovation”?

Dudo que haya una definición de diccionario, pero normalmente analizo la “innovación innovadora” en el contexto de nuevas ofertas que crean diseños comerciales completamente nuevos y restablecen la base sobre la cual se definen las nociones fundamentales de calidad, rendimiento y mercado. En general, los avances se dirigen al no consumo: crecen al crear nuevos mercados en lugar de cambiar la participación en los segmentos existentes.

En la era de la cuarta revolución industrial, ¿la tecnología debe estar en primera línea a la hora de innovar?

No. Los seres humanos deberían estar a la vanguardia de todo el trabajo de innovación.

¿Por qué es tan difícil hacer modelos de negocio donde la innovación es el “core”?

Estoy en desacuerdo. Desde Wal-Mart hasta Amazon, pasando por Pay Pal, Google y el sistema de fabricación Toyota; desde Salesforce.com hasta Mercado Libre, la innovación en el modelo de negocio ha sido la forma número uno de creación de valor.

¿Las empresas tradicionales deberían tener equipos de innovación constantes? ¿Deberían ser personas de la misma empresa en una combinación con consultores externos?

Los consultores externos de ninguna manera son una solución mágica. Además, no hay una forma “correcta” de organizar, pero hay varias claves:

La innovación disruptiva requiere un conjunto separado de procesos y métricas organizacionales.

Disruptivo, o lo que llamamos track B innovation, requiere la participación activa del liderazgo de mayor jerarquía.

La innovación es una artesanía que se beneficia de la repetición y la experiencia. Las empresas que tienen rotaciones de dos a tres años no deben esperar resultados innovadores.

Pareciera que la acción de innovar estuviera enfocada exclusivamente en tecnología. ¿Es acertado ese pensamiento? ¿Cómo lo cambiamos o ajustamos?

En la medida en que es una creencia, es verificablemente falsa, aunque primero es necesario acordar la definición de “tecnología”. En cualquier caso, la tecnología es una herramienta y es potencialmente poderosa.

En la medida en que la innovación es “sólo sobre” una cosa, se trata de permitir el progreso en las vidas de las personas. La tecnología se puede utilizar con la misma facilidad para complicar e interrumpir nuestras vidas y mejorarlas.

La regulación siempre va más atrás que el desarrollo tecnológico. ¿Cuándo lograremos regulación innovadora?

¡No soy lo suficientemente inteligente como para responder eso!

En Israel, el Gobierno apoya a los emprendedores y les acepta hasta tres fracasos antes de quitarles el apoyo. En Malasia, el modelo de acompañamiento es similar. ¿Las empresas deberían tener modelos de emprendimiento e innovación como estos ejemplos? ¿Hasta dónde permitir el fracaso?

Si están aprendiendo de manera rápida y de bajo costo, no están fallando. No debe haber límites en el aprendizaje, que es el resultado de una valiosa experimentación. Si realmente están fallando, eso sugiere que están consumiendo recursos y no están generando éxito comercial ni conocimientos útiles. Esa forma de falla no necesita ser tolerada porque es eminentemente evitable mediante el uso de experimentos en el mercado, bien construidos. De eso se trata una estrategia emergente y un prototipo iterativo: aprendizaje rentable al servicio del éxito comercial final.

Usted habla de Jeff Bezos y su mirada a largo plazo en los negocios, sin embargo, eso no parece concordar con aquello de que los cambios se dan muy rápido, producto de la innovación. ¿Cómo hacemos para trazar negocios a largo plazo con cambios tan rápidos producto de la tecnología?

En un mundo de escaso capital y economías análogas, un enfoque a largo plazo era esencial para lograr las economías de escala que proporcionaban una ventaja competitiva y una rentabilidad sostenida. En una economía digital, con abundante capital, muchas de esas construcciones trilladas ya no son relevantes. Creo que para el año 2025 veremos nuevas empresas ir desde su lanzamiento hasta la relevancia mundial en cuestión de semanas, no décadas. Entonces, por un lado, el “largo plazo” se ha vuelto menos relevante. Por otro lado, crear el futuro lleva tiempo. La industria automotriz será principalmente autónoma, eléctrica y compartida, pero crear ese futuro requerirá tiempo y dinero. No es para los débiles de corazón.

Muchos ejecutivos tienen un enfoque a corto plazo porque creen erróneamente que su principal responsabilidad es con los accionistas. No lo es. Es para los clientes. En otras palabras, “corto plazo” es, a menudo, una declaración de representación para una fijación en las ganancias trimestrales y los informes de los analistas.

Por lo tanto, esta es una respuesta un poco matizada: no debemos estar obligados a las distracciones a corto plazo, como Wall Street, pero también deberíamos estar abiertos a las formas en que la tecnología permite la creación de valor con una velocidad sin aliento.

Esta es una forma larga de decir que el viejo debate “a corto plazo” versus “a largo plazo” ha perdido significado, ya que sugiere una dicotomía falsa en el contexto actual del mercado.