15 Aug 2020 - 4:00 p. m.

Critican creación de posdoctorados por los que se cobra en Colombia

Un movimiento en redes sociales en el que participan académicos y científicos colombianos busca llamar la atención del Ministerio de Educación y de MinCiencias para que detengan esta práctica.

Si usted es de los que sentía admiración por alguien que había hecho un posdoctorado y consideraba que se trataba de un grado académico superior al de un doctorado, llegó la hora de ajustar las expectativas: un posdoctorado no equivale a un título académico, en realidad es una posición laboral dentro de un grupo de investigación.

De ahí la indignación que provocó entre científicos y académicos colombianos enterarse que al menos cinco universidades en el país están ofreciendo programas de posdoctorado y además cobran matrícula por ello. En redes sociales, bajo la etiqueta #PostDoctoradoEsUnTrabajo, están intentando aclarar el malentendido y llamar la atención del Ministerio de Educación y el MInisterio de Ciencia para que tomen cartas en el asunto.

“El postdoctorado es un trabajo académico en una universidad o en una institución que hace investigación”, comentó en twitter la física Alexandra Olaya-Castro.

Luisa Chaparro, doctora en física de la Universidad de Los Andes, cuenta que mientras realizaba una búsqueda en internet comenzó a encontrar este tipo de ofertas académicas en universidades colombianas. “Es de amplio conocimiento que un postdoctorado nunca es un programa académico, es un trabajo”, cuenta, “es el colmo que ofrezcan este tipo de programas alimentándose de la ingenuidad y desconocimiento de la gente”.

Uno de ellos lo ofrece la Universidad Santo Tomás. Se trata de un posdoctorado en Ciencias Sociales e Interculturalidad con un costo por semestre de $13 millones. Otro corre a cargo de la Universidad del Bosque bajo el título Posdoctorado en Bioética. También en la Universidad de Manizales, la U. de San Buenaventura en Cali y la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia se identificó el problema.

La U. Distrital también promueve un posdoctorado en educación. En 2019 el Observatorio de la Universidad Colombiana publicó un artículo al respecto. Las directivas de la universidad argumentaron que calificar de “programa académico” no era un error puesto en el marco de la Ley 30 de 1992 “los posdoctorados son programas académicos de posgrado, los cuales por obvias razones, deben ser desarrollados con posterioridad al título de doctor”.

Pablo Sanabria, profesor de la Escuela de Gobierno de la U. de los Andes, se sumó a la campaña: “Increíble que permitan abusos como los observados en universidades que ya están armando negocio con títulos inexistentes”.

Para Andrea Navas Calixto, gestora de la Vicerrectoría de Investigaciones de Univalle, aunque en el Ministerio de Educación oficialmente no aparece registrado como programa académico de educación superior ningún posdoctorado, la confusión con esta categoría en Colombia comienza porque en el artículo 10 de la Ley 30 de 1992 se considera como programas de posgrado “las especializaciones, las maestrías, los doctorados y los posdoctorados”.

Carlos Arturo Soto Lombana, profesor de la Facultad de Educación Universidad de Antioquia ya había intentado llamar la atención sobre este fenómeno. En su artículo explicaba que las universidades lo han hecho amparadas en los artículos 10 y 12 de la ley 30 de 1992. “Sin embargo, el Decreto Único del Sector Educativo no menciona nada referente al trámite del registro calificado de estos programas. Al existir este vacío en la ley, las universidades han interpretado que la creación del postdoctorado entra en la órbita de la autonomía universitaria”.

Por si fuera poco, según Navas resulta incoherente que MinCiencias (antes Colciencias) “por un lado tiene predefinido los postdoctorados como formación académica y por otra otra dice que el posdoctorado no lleva a título reconocido”.

Gabriela Delgado, profesora de la U. Nacional, comentó que “hace un año, se ajustó CvLAC (la plataforma donde se inscriben las hojas de vida de los investigadores colombianos) para incorporar ese criterio (posdoctorados) como el top de formación. Esa situación profundizó la confusión (entre una posición laboral y un nivel de formación académico) y muchos la aprovecharon”.

*Esta nota fue modificada el 16 de agosto para aclarar que en la U. Distrital si bien se hace publicidad sobre un postdoctorado en educación, según la institución se trata de un mecanismo para acoger estancias de doctores y aparece catalogado jurídicamente como un programa académico. “No se cobra matrícula por ello; se consiguen o comparten recursos de investigación para el desarrollo del proyecto de investigación”, aclararon.

Del mismo modo, la Secretaría General de la Universidad Santo Tomás informó que, para el caso puntual del curso de formación postdoctoral en Educación, Ciencias Sociales e Interculturalidad, no se ofrece un programa de posdoctorado como un título más allá del doctorado. La Universidad ofrece a quien lo requiera un curso de formación continua, con una duración de un año, que no confiere un título, sino que otorga a los participantes un certificado en estudios de Alta Investigación Postdoctoral en Educación, Ciencias Sociales e Interculturalidad. El costo de la inscripción al curso es anual y no corresponde al valor de una matrícula semestral. Por otra parte, la universidad gestiona financiación propia y externa para apoyar a un buen número de investigadores que lo adelantan.

Comparte: