4 Jul 2021 - 6:07 p. m.

“La ‘Matrícula Cero’ debe ser ley de la República”: Libardo Álvarez Lopera

El rector del Politécnico ‘Jaime Isaza Cadavid’ de Medellín dice que dicho programa debería ser un compromiso del próximo gobierno y responde a quienes piden su salida de la inetitución: “Uno no es monedita de oro”.

Para Libardo Álvarez Lopera, rector del Politécnico ‘Jaime Isaza Cadavid’, institución de educación superior con sede en Medellín, la universidad es la solución a los críticos problemas sociales que tiene hoy el país y la verdadera revolución debe ser la educación y el empleo para sus ciudadanos. En diálogo con El Espectador, habla del desarrollo del semestre frente al Paro Nacional y asegura que el programa ‘Matrícula Cero’ debería ser una ley de la República y un compromiso del próximo gobierno, al tiempo que responde a los cuestionamientos internos que se le hacen desde algunos sectores, que han pedido su salida de la rectoría.

Usted ha sido un abanderado de la propuesta de ‘Matrícula Cero’. Por su experiencia en el Politécnico, ¿cómo ve ese proceso?

Algo complicado, en la medida como llegarán los dineros. Lo que tienen que entender los estudiantes y profesores es que el Gobierno paga la matrícula, pero los derechos complementarios no. Estamos buscando entonces que el departamento de Antioquia se sume a esta causa y cubra esos conceptos porque, de no ser así, les tocaría a los estudiantes. Lo importante es que la gente entienda que los dineros de la nación que gira el Gobierno Nacional no entran a las arcas de la universidad, es un aporte que les hacen directamente a los estudiantes y les llega a ellos. En la medida de que no llegue la plata adicional, se nos estarían generando problemas financieros. Incluso el presidente Iván Duque y la ministra de Educación, María Victoria Angulo, reconocieron que hay un problema con las matrículas y nos están ayudando, no solo en Antioquia sino en todo el país. Lo cierto es que la ‘Matrícula Cero’ en Colombia es hoy una realidad.

En contexto: Se hundió el proyecto de “Matrícula Cero” en el Congreso

Sin embargo usted hizo recientemente algunos reclamos para que ese programa sea permanente…

Es que aquí tenemos leyes para todo y creo que se debe tramitar una ley para que no se les cobre un solo peso a los estudiantes que salgan del bachillerato y quieran estudiar. Esto debe ser un compromiso del próximo presidente de los colombianos y que sea una realidad después del 7 de agosto del 2022.

¿Cómo va el ‘Plan Padrino’?

Muy bien. El Ministerio de Educación ya nos dio el reconocimiento y estamos como modelo en el país de esta iniciativa. Somos de las primeras instituciones universitarias públicas de Colombia.

El Paro Nacional ya lleva más de dos meses y algunas universidades han suspendido y hasta cancelado el semestre, ¿qué va a pasar en el Politécnico?

Nuestro objetivo es garantizar que los universitarios tomen decisiones libres. He estado algo marginado de esos procesos y así voy a estar hasta que ellos decidan. Aspiro a que los estudiantes actúen de manera sensata, se integren y, mediante un modelo flexible a nivel curricular y bajo todas las normas, podamos sacar adelante el semestre y que no haya deserciones.

¿La culminación del este semestre depende entonces de los estudiantes?

Así es y tienen que tomar las decisiones rápidas si quieren que tengamos semestre. Lo que salga de las mesas de conciliación lo implementaremos. Los importante es que se haga entre esta y la otra semana para que nos dé el tiempo. Ya estamos en julio y nos quedan cinco meses escasos para dos semestres. Así nos tendríamos que ir hasta dos semanas de enero del 2022, para que no se pierda el semestre.

Un sector de profesores está pidiendo que usted renuncie a su periodo fijo que le da la Constitución y la ley, ¿lo ha considerado?

No, claro que no. Es normal que dentro de la institución uno no sea monedita de oro, pero mi trabajo está ahí, a la vista de profesores, estudiantes, padres de familia y de todos los órganos de control. Los resultados son los que muestran mí actuar: tenemos más de 7.000 estudiantes becados, un sinnúmero de programas activos en más de 20 municipios y áreas rurales de toda Antioquia y estamos entregando sedes en otros pueblos. Hemos hecho un trabajo conciencia.

Lea también: La agenda de la democracia vs la agenda del Gobierno y el Congreso

¿De dónde vienen esos cuestionamientos?

Hay sectores políticos y sindicales que quieren tomarse el Politécnico, pero el país y las gentes de Antioquia conocen de mi trabajo, dedicado a la educación por más de 40 años. Es evidente que un grupo minoritario del sindicato, de la universidad digital y de la misma Secretaría de Educación, junto a algunos profesores, quieren la rectoría, pero yo sigo trabajando por los estudiantes en todo el país. El Gobierno Nacional ha reconocido mi trabajo y fui nombrado representante de las instituciones universitarias públicas, precisamente por mi labor al frente de ellas. Ello me llena de orgullo y me da alientos para seguir en lo mío, que es la educación. Reitero, son una minorías las que se quieren quedar con la rectoría, lo cual es un craso error, porque le están es haciendo daño a la institución y a todos los programas y proyectos que estamos liderando. Lo más delicado es que algunos de esos sectores están aquí en la universidad. Uno entiende que esto genera envidias y ambiciones, pero llevo ocho años al frente, he cumplido y cumpliré hasta el mes de noviembre, hasta cuando fui electo.

¿Exactamente qué reclamos le hacen esos sectores?

Piden muchas cosas: aumento de salarios, aumento de horas, más prebendas de las que ya tienen, nombramientos y muchas otras. Pero están equivocados conmigo si creen que voy a quebrantar mis principios y los más de 40 años dedicados a la institucionalidad y a la educación.

¿Cómo están las finanzas del Politécnico?

Cuando llegue a la institución teníamos un déficit de $20.000 millones y a hoy lo hemos bajado a $3.000 millones. Pero no ha sido solo eso, hemos ayudado a cientos de estudiantes, que es la razón de ser de esta institución universitaria. Las locaciones las tenían abandonadas y hoy tenemos cafetería, recreación y unas mejores instalaciones. Después de esta pandemia, que nos dejó a todos con los brazos caídos, salimos adelante. Entregamos más de 500 computadores a estudiantes, llevamos la universidad a sus casas, les estamos entregando bienestar, les dimos complemento alimentario y llegamos hasta los barrios populares de Medellín.

¿Cómo va la calificación de la universidad?

Tenemos calificación AA. Un informe de la Contraloría nos ubica como una de las mejores instituciones públicas en el manejo administrativo.

Si mañana le toca irse de la rectoría, ¿se va satisfecho con lo realizado?

Creo que la máxima distinción y reconocimiento me lo está haciendo el Gobierno Nacional, no por lambonería sino por mi trabajo, dedicación, disciplina, constancia y entrega. La educación es mi pasión y la designación como representante de los rectores de las instituciones universitarias o escuelas tecnológicas estatales ante el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), fue gracias a mi labor. Seguiré trabajando silenciosamente, pero con todo el entusiasmo, aportándole a toda la política pública y metiéndole la sapiencia.

Comparte: