12 Mar 2022 - 12:01 a. m.

Las estudiantes del Cefa, en Medellín, que hicieron visible el acoso en su colegio

El 8 de marzo se conocieron unos videos en que decenas de estudiantes del Centro Formativo de Antioquia (CEFA), en Medellín, cantaban y manifestaban en contra del acoso y abuso sexual por parte de uno de los docentes, que llevaba 17 años en la institución. Cronología de lo que ha pasado esta semana en el plantel.
Publicidad

El 8 de marzo en el Centro Formativo de Antioquia (CEFA), en Medellín, se vivió una revolución interna en contra del acoso y abuso sexual. Decenas de estudiantes, de distintos grados, con marcadores, carteleras y cantos rechazaron las presuntas omisiones de la directiva de la institución ante sus denuncias.

Según dijeron, el plantel ha fallado en su misión de proteger la dignidad de sus alumnos. Al final, la jornada terminó con globos blancos, violeta y verdes y en las paredes se leía “Acosador” o “violador”.

El rechazo de las estudiantes era por las acciones de Carlos Mario Jaramillo, quien fue docente de Educación Física durante 17 años en esta institución pública que cuenta con más de 1.000 estudiantes. Desde el 31 de enero, por medio de un derecho de petición, una estudiante denunció a Jaramillo. Pero su queja no tuvo respuesta.

Según cuenta una alumna a este diario, Aura Medina, rectora del plantel, dijo que el caso tenía que llevarse a la Fiscalía. Ante la respuesta de las directivas, las estudiantes convocaron una manifestación en uno de los patios centrales de la institución.

En medio de los cantos, algunas se arrodillaron y se taparon la boca mostrando que presuntamente las estarían callando por denunciar a este profesor, quien, según la mayoría de los testimonios públicos, sería responsable por intentos de tocamiento, comentarios indebidos y de inducir a las menores a hacer poses sexuales en clases de natación. Al final del día, el ESMAD fue enviado por la alcaldía al colegio.

Miércoles 9 de marzo

Medina, en entrevista con Blu Radio, sostuvo que ha estado en una actitud de escucha. También dijo que hasta el momento no ha conocido más casos de abuso sexual, que no existía evidencia de abuso en la institución y que Jaramillo fue retirado de las aulas una vez se conoció la situación.

En la noche, las estudiantes publicaron una carta en la que señalaron que las declaraciones de Medina no eran ciertas. En el texto, explicaron, basadas en definiciones sobre abuso, que la situación sí cumple con los parámetros en específico sobre el abuso psicológico.

En este caso, dicen, la situación con el docente estaba pasando a faltas tipo 3: “intentar tocar a las estudiantes en sus partes íntimas, justificar y sostener sus comportamientos sexistas por medio de “chistes” y hablar de “no responder” porque le provocamos cuando estamos en vestido de baño”, señalan.

También desmintieron que Jaramillo hubiese sido retirado del plantel. De acuerdo con las estudiantes, el docente solo fue retirado de tres grupos de todos los décimos en los que dicta clase, mientras que en los otros grados seguía con sus clases. “Se suspendió la unidad de natación, pero no su carga académica”, apuntan.

Jueves 10 de marzo

La secretaria de Educación de Medellín, Alexandra Agudelo, confirmó que Jaramillo, denunciado por acoso y abuso sexual, renunció a su cargo. Además, Agudelo señaló que ya se había formalizado una denuncia ante Fiscalía y que ya se adelanta un proceso de investigación.

En entrevista con El Espectador, Agudelo dijo que “el código fucsia fue activado y toda la ruta que este caso ha requerido la hemos tenido al frente. Hemos tenido reuniones con estudiantes, maestros, la rectora. La investigación continúa”. La Fiscalía por ahora no da a conocer si existen noticias criminales contra Jaramillo.

Viernes 11 de marzo

Bajo el lema “no más contradicciones, necesitamos la verdad”, las estudiantes convocaron un plantón para las 11 de la mañana para exigir que las directivas, en cabeza de la rectora Medina, digan la verdad frente a las denuncias que dieron a conocer a la opinión pública sobre acoso sexual por parte del profesor Jaramillo.

Otra de las peticiones de las estudiantes era la garantía de espacios seguros en los que pudieran crecer y aprender.

La Defensoría del Pueblo destinó una funcionaria de su regional en Antioquia para intervenir en este caso. El seguimiento se hace a través de la estrategia Dupla de Género y de una profesional de Atención y Trámite de Quejas de esta región, un proceso que está articulado con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Secretaría Educación Municipal.

Y así, el CEFA terminó su semana escolar, una en la cual buscaron con sus armas proteger su dignidad y sus derechos.

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

EducaciónCEFAMedellín8M