20 Oct 2021 - 12:49 a. m.

Más de 400 mil estudiantes no recibieron alimentación escolar en 2020

Esto encontró un análisis del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana a partir de datos de instituciones oficiales. Hubo una caída de 15 puntos porcentuales en la alimentación escolar comparado al 2019.
Em mayor cambio debido a la pandemia se presentó en la educación preescolar, que pasó de una cobertura del 78% en 2020 a 67% en 2019.
Em mayor cambio debido a la pandemia se presentó en la educación preescolar, que pasó de una cobertura del 78% en 2020 a 67% en 2019.

Con el cierre de los colegios, y especialmente con la prolongada decisión de no abrirlos como prioridad, fueron varios los padres, madres y expertos quienes advirtieron que la situación se podría convertir en un problema de salud alimentaria. Más de un año después, el Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana da unas claves que las predicciones fueron ciertas. Tras analizar los datos de la Encuesta de Calidad de Vida del DANE y del Sistema Integrado de Matrícula SIMAT del Ministerio de Educación Nacional, encontraron que, durante el 2020, 476 mil estudiantes de colegios oficiales dejaron de recibir alimentación escolar. (Vea también el documental: Invisibles: la infancia en Colombia durante la pandemia)

En otras palabras, el informe reveló que en el 2020 hubo una disminución de 15 puntos porcentuales en la cobertura de alimentación escolar, comparado al 2019. El mayor cambio se presentó en la educación preescolar, que pasó de una cobertura del 78% en 2020 a 67% en 2019. “Esta disminución de 11 puntos porcentuales implica que aproximadamente 72 mil estudiantes de preescolar dejaron de recibir alimentación escolar durante el año 2020. En el caso de primaria, el cambio de 8 puntos porcentuales representa a cerca de 261 mil estudiantes que dejaron de recibir los alimentos y, en secundaria, la caída de 6 puntos porcentuales representa a 143 mil estudiantes”, señala en un comunicado la Javeriana.

A pesar de que durante la pandemia el Programa de Alimentación Escolar (PAE) tuvo que adaptarse, entregando mercados en puntos de acopio o en la casa, o entregando bonos de almacenes de cadena, la ayuda no llegó a muchos estudiantes. (Lea también la entrevista: “Niños y niñas pagaron un precio muy alto con el coronavirus”: Germán Casas)

En cuanto al año 2021, donde algunos colegios ya comenzaron la alternancia, la investigación encontró que, en algunas regiones del país, solo se atiende el 33% de los estudiantes de colegios oficiales. Las entidades territoriales encargadas de liderar el tema, pero que representan menor cobertura son: Valledupar, Bello, Apartado, Soledad y Soacha, en las cuales aproximadamente 1 de cada 3 estudiantes recibe alguna ración alimenticia por parte del PAE, en contraste con las de Boyacá, Ciénaga, Chía, Tuluá, Lorica, Jamundí, Sogamoso y Santander, en las que la cobertura del programa supera el 95% de los estudiantes matriculados.

“El LEE insiste en el regreso a la presencialidad de todos los estudiantes del país y la importancia de la alimentación escolar, ya que investigaciones internacionales sugieren que los programas de alimentación escolar en los establecimiento educativos pueden jugar un papel fundamental para la buena nutrición de los niñas, niños y adolescentes, especialmente para aquellos de bajos recursos; y se presenta también como una estrategia para incentivar la asistencia escolar”, aclara el comunicado. Igualmente, Luz Karime Abadía, codirectora del LEE, aclara que “debe ser una prioridad identificar a los estudiantes que tuvieron problemas de cobertura o dejaron de recibir alimentación escolar durante la pandemia, y mitigar los posibles efectos del déficit alimenticio, en especial en aquellos de hogares vulnerables.” (Le sugerimos: “Tenemos que evitar hablar de una generación perdida en educación”)

Estas son las recomendaciones del análisis de LEE

1. Aumentar la cobertura pues, desde antes de la pandemia, había regiones con baja cobertura y en el 2021 el 40% de las ETC cubrían a menos del 40% de los estudiantes matriculados en el sector oficial con el PAE.

2. Mejorar la calidad de las raciones entregadas, tema que se ha visto comprometido por escándalos de corrupción.

3. Destinar recursos adicionales y gestionar su asignación con mejor eficiencia, pues con la crisis de la pandemia hay más estudiantes en hogares con dificultades económicas y en condición de pobreza quienes deberían estar cubiertos por el programa. Además, debido a la pandemia, se ha evidenciado el paso de estudiantes del sector privado al público lo que implica identificar la necesidad de recursos adicionales para cubrir a todos los niños, niñas y jóvenes de colegios oficiales, especialmente a aquellos más necesitados.

4. Aumentar las raciones entregadas garantizando al menos dos comidas en la jornada escolar.

Comparte: