Publicidad
8 Feb 2021 - 8:45 p. m.

Niños-astronautas desinfectados contra coronavirus en Medellín, una historia mal contada

Una foto de la agencia EFE que muestra a niños siendo rociados con un gas “desinfectante” generó preocupación, pero detrás de la imagen hay una historia diferente que explica la rectora del colegio.
Esta mañana, una foto de la agencia de noticias EFE se hizo viral en redes sociales. La alarma se generó porque estuvieran rociando directamente a los niños con una sustancia desinfectante.
Esta mañana, una foto de la agencia de noticias EFE se hizo viral en redes sociales. La alarma se generó porque estuvieran rociando directamente a los niños con una sustancia desinfectante.
Foto: Agencia EFE

Esta mañana, una foto de la agencia de noticias EFE se hizo viral en redes sociales. Un grupo de niños colombianos que jugaban en una especie de nave espacial eran rociados con una neblina blanca “desinfectante”. (Le puede interesar: Padres y estudiantes celebran el regreso a clases presenciales compartiendo fotos del primer día)

La foto fue tomada en un jardín infantil de Medellín el 4 de febrero. Pero la alarma que desencadenó tras ser publicada en Twitter fue inmediata. “Qué medidas tan absurdas, costosas, esnobistas e inútiles, les pueden irritar seriamente las vías respiratorias y los ojos, además de la piel”. “¿Dónde están las evidencias científicas de que ese procedimiento es saludable y de sus beneficios?” “Qué vergüenza que esto sea noticia mundial. Minsalud y Mineducación no han aprendido nada sobre la forma de propagación del virus. Van a envenenar los niños con esos detergentes” “¿Ese fue el control de cumplimiento de protocolos de la secretaría de educación? ¿No hay reglamentación que la prohíba?” escribieron varios usuarios de Twitter.

En definitiva, lo que más inquieta de esta fotografía es que estén rociando directamente a los niños con una sustancia desinfectante y desconocida. Como recordó esta mañana Romain Brunel, magíster en enfermedades infecciosas y doctor en microbiología, con una metáfora divertida: “Rociar a posibles contagiadores es como lavarse el rabo esperando que esto les quite la diarrea”. A todas luces un sinsentido que, además, podría tener graves implicaciones de salud si se trata, como se difundió en la red social, de sustancias tóxicas.

Sin embargo, detrás de la foto en el jardín infantil de Medellín hay una historia un poco más compleja (y menos terrorífica de la que creímos).

Las medidas de bioseguridad de la institución llevaban pensándose desde abril del año pasado. Lo que se hizo viral fue la desafortunada desinfección de los niños, pero entre lo que no se vio estaban los esfuerzos de una rectora y unos profesores con una genuina preocupación pedagógica: hacer que los niños no tuvieran una experiencia traumática en su regreso, sino que vivieran una experiencia diferente a través del juego.

“Queríamos hacer que los niños no se asustaran con el regreso al colegio y todas las nuevas medidas y protocolos. Sino que se sintieran unos astronautas que van llegando al espacio, que se convirtiera en toda una experiencia divertida en la que también pueden estar seguros. Tienen horarios de despegue en grupos pequeños para el ingreso. Pasan por las nubes, se ponen sus trajes especiales y llegan a un nuevo universo”, asegura Sandra Barrientos, directora del jardín.

En los televisores hay imágenes de los despegues de naves espaciales, los salones pasaron a ser estaciones espaciales y tienen nombres de planetas, y su uniforme se convirtió en un “traje de astronauta” con un “ula ula” incluido, que los ayuda a mantener el distanciamiento entre ellos. “Son niños muy pequeños y, aunque han sido muy juiciosos con los tapabocas y el lavado de manos, es normal que quieran abrazarse y estar en contacto”, explica.

Sin embargo, como parte de los requisitos que exigía la Secretaría de Educación para el regreso a clase estaba también la polémica desinfección. “Nos piden que desinfectemos, y tenemos que presentar qué tipo de desinfectantes y qué procesos de desinfección vamos a realizar. Nosotros presentamos todo eso en nuestro protocolo y nos lo aprobaron. Mi tranquilidad está en que es un producto que garantiza también la seguridad de los niños. Estamos pegados a la norma y para mí es muy importante cumplir con todos los decretos”, asegura la rectora.

Barrientos nos dice que buscaron “productos hipoalergénicos, que no tuvieran, como yo le digo, demonio (amonio) cuaternario, que es lo que se está usando actualmente en muchos sitios para desinfectar por su bajo costo”. En su búsqueda encontraron un producto orgánico que dice ser viricida, bactericida y fungicida, elaborado a partir del extracto natural de cinco cítricos (naranja, mandarina, limón, toronja, lima), ácido ascórbico (vitamina C) y aceites esenciales vegetales.

Según cuenta, el producto se puede usar con atomizadores para desinfectar superficies, y también se puede “termonebulizar”, que es como se ve en la foto, saliendo en forma de niebla. “Este producto -asegura- no provoca alergia ni irritación en las vías respiratorias ni en la piel. Trabajamos con niños muy pequeños y por eso nos pusimos durante mucho tiempo en la tarea de buscar un desinfectante que permitiera limpiar sus juguetes y los espacios, pero que no les causara ningún daño”. Además, se instalaron 13 lavamanos con pedal en varios puntos de las instalaciones y 20 dispensadores de gel antibacterial al alcance de los niños.

Esta historia, que seguro se comparte con la de muchas instituciones del país que esperan reabrir sus puertas con un espacio agradable y seguro para los niños, deja en evidencia también las grandes inquietudes, el desconocimiento y las medidas obsoletas que se mantienen luego de casi un año de pandemia, cientos de estudios y nueva evidencia científica. Diariamente los expertos nos recuerdan que la principal vía de transmisión del virus es aérea, y que este teatro de la higiene que se ha montado con la desinfección de superficies, suelas de zapatos y cambio de ropa no solo vende una idea peligrosa de falsa seguridad, sino que también es un malgasto innecesario de recursos. Como lo contamos en esta nota, la desinfección de las superficies es una costumbre poco efectiva.

De hecho, este fin de semana un grupo de expertos y epidemiólogos envió una carta al Ministerio de Salud pidiendo la actualización de los lineamientos y protocolos que se están implementando, asegurando que varias de las medidas de bioseguridad establecidas ya no se recomiendan, mientras que hay otras que son centrales en el control de la transmisión que están ausentes. “Preocupa”, escribían, “que desde su Ministerio, teniendo ya disponible la evidencia de la transmisión por aerosoles como principal mecanismo de transmisión y de las medidas de prevención acordes con este mecanismo, a la fecha no se haya actualizado el protocolo general de bioseguridad mediante una nueva resolución”. (Puede ver: Expertos piden a Minsalud actualizar los protocolos de bioseguridad)

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.