26 Jul 2013 - 7:28 p. m.

A la 'Chilindrina' ¿se le chispoteó?

¿Quién merece la autoría sobre ese personaje?

Juan David Torres Duarte

El Chavo y la Chilindrina.
El Chavo y la Chilindrina.

El hijo de Roberto Gómez Bolaños, 'Chespirito', dijo que el proceso por los derechos de autor de la 'Chilindrina' continúa y aún no existe una sentencia definitiva. La demanda lleva más de 12 años en los tribunales mexicanos.

El caso, desde inicios de la década pasada, ha estado de boca en boca sin que se tengan datos en realidad verificables. Lo único seguro es esto: Roberto Gómez Bolaños, creador de 'El Chavo del Ocho', y María Antonieta de las Nieves, que interpreta a la 'Chilindrina', se encuentran en un lío legal por los derechos de autor de este último personaje. Pero se conocen más rumores y declaraciones indelicadas que datos certeros: las sentencias legales han pasado desapercibidas y ni siquiera se sabe con exactitud en qué instancia de los tribunales mexicanos está la demanda.

Y las últimas novedades agudizan ese profundo desconocimiento: dos días atrás, los medios de Latinoamérica extendieron la noticia de que De las Nieves había ganado el pleito contra Gómez Bolaños. "Ya la 'Chilindrina' es mía —dijo De las Nieves— y nadie me la puede quitar". Horas después, Roberto Gómez Fernández, hijo del creador del 'Chavo', aseguró que no había aún ninguna sentencia oficial y que el caso continuaba. "No ha habido ninguna notificación en ningún sentido —dijo—, los abogados se están encargando".

De modo que reconstruir la historia de este pleito legal es como caminar al borde de un abismo de rumores y malos recuerdos. La mayoría de registro de prensa cuenta que en 1995, De las Nieves registró la 'Chilindrina' como creación propia para hacer uso de ella en espectáculos. "El personaje es tanto como de él como mío. (…) Él es el padre, escribió un guión maravilloso, pero la que le dio una caracterización fui yo", declaró De las Nieves en el canal Azteca de México. Por ese entonces, según cuentan, Gómez Bolaños decidió interponer una demanda porque el personaje había sido creación suya y De las Nieves se estaba lucrando mientras hacía un uso indebido de él.

El lío, entonces, ya cumple 18 años en 2013. Luego de un eterno vaivén de declaraciones a la prensa —entre las que Gómez Bolaños también acusó de a Carlos Villagrán, 'Quico', de robar su personaje, lo demandó y ganó en juicio—, la historia de la demanda renace en 2010, cuando De las Nieves aseguró que había sido demandada de nuevo. El hijo del guionista y director mexicano aseguró que no era cierto, lo que significaba dos cosas: que no había un procesa legal nuevo y que continuaba el proceso que llevaban desde 1995. Gómez Bolaños apeló la decisión y la decisión, por ese tiempo, habría pasado a última instancia de la justicia mexicana.

Fue una década de separación entre los personajes de la serie, que nació en 1971 apenas como un sketch ligado a 'Chespirito', el programa central de Roberto Gómez Bolaños. Mientras Villagrán y De las Nieves continuaban reclamando su potestad sobre los personajes, Florinda Meza, esposa de Gómez Bolaños, y Édgar Vivar —intérprete del 'Señor Barriga'— apoyaban al creador de 'Chespirito' y aseguraban que el asunto era, en el fondo, económico. "En realidad (Carlos Villagrán) fue la única manzana podrida que tuvimos", dijo Meza, de acuerdo con el diario mexicano El Universal.

Y así, de tumbo en tumbo, se llega hasta esta semana, cuando la 'Chilindrina' anunció su victoria legal, que aún no ha sido soportada con una sentencia de la justicia de ese país. La pregunta, en el fondo, no es quién ganará —una decisión que compete únicamente a los tribunales mexicanos y que ya tiene como antecedente la victoria de 'Chespirito' sobre 'Quico'— sino a quién pertenece la creación del personaje. Roberto Gómez Bolaños escribió y diseñó a todos los personajes del 'Chavo del 8'; los actores, por su parte, se encargaron de darles vida en las tablas. La 'Chilindrina' argumenta que por eso le pertenece el personaje: porque ella creó su personalidad en escena.

El caso tiene demasiados matices. Los personajes del 'Chavo del Ocho' seguían un libreto y agregaban detalles de su propia creación. No se ceñían a ellos, como hacen —y han hecho— algunos de los mejores actores. De modo que, además de dar un soporte al personaje que creaba Gómez Bolaños, los actores daban un toque adicional. ¿Era un toque de mayor o menor importancia que lo que escribía Gómez Bolaños? Es difícil de discernir: tanto la creación como su puesta en escena resultan esenciales. En últimas, quienes están delante y detrás de las bambalinas son creadores de un mismo lenguaje. Se complementa lo escrito con el movimiento. La palabra con su actuación. Por eso, no es fácil decidir: Gómez Bolaños compuso una auténtica niña de ocho años que había perdido a su madre y vivía con un padre desempleado; De las Nieves le dio un aliento adicional en la escena y permitió que de la palabra pasara a la vida física.

Santiago García, uno de los padres del teatro moderno en Colombia, firma pocas de sus obras. La mayoría de ellas, en cambio, aparece como 'Creación colectiva'. Ésa es una solución intermedia, que señala además un hecho esencial en el arte verdadero: lo que interesa es la obra, no quién la hace.

Comparte: