El Magazín Cultural

7 Jul 2022 - 12:13 a. m.

Al Pacino y la resurrección del coronel Frank Slade

Por esta interpretación, Al Pacino ganó su primer y, hasta ahora, único premio Óscar. El personaje: el coronel retirado Frank Slade, quien quedó ciego y con una acidez y desencanto que lo convirtieron en un hombre tosco y agresivo, así que planeó una última “gira de placeres” antes de suicidarse.
"Perfume de mujer" se estrenó en 1992 y fue protagonizada por Al Pacino (fotografía) y Chris O'Donnell
"Perfume de mujer" se estrenó en 1992 y fue protagonizada por Al Pacino (fotografía) y Chris O'Donnell
Foto: Archivo particular

Que pusiera atención porque eran perlas de sabiduría, le dijo el coronel Frank Slade a Charles, o Charlie, como decidió decirle al joven que su sobrina contrató para que lo cuidara durante el fin de semana de Acción de gracias. Durante aquella conversación, también le pidió que le diera la mano para comenzar, oficialmente, su educación. En ese momento, el gesto parecía una locura, una incoherencia más de un adulto que se hacía viejo. De un ciego tosco y gritón que se irritaba por cualquier cosa imposible de medir. Impredecible y brusco, daba portazos y lanzaba alaridos porque a pesar de haberse retirado, él seguía siendo un coronel y los demás sus subalternos, sus soldados esperando órdenes.

Estaban en un avión y se dirigían a New York. El viaje no se había programado ni mucho menos autorizado por la sobrina del coronel, que se fue de la casa convencida de que lo había dejado al cuidado de un muchacho dócil al que le rogó para que aceptara el trabajo. Charlie, sin muchas opciones, aceptó llevar a aquel desconocido a su destino, pues ya había aceptado cuidarlo, pero jamás imaginó que, realmente, el gesto de la mano no fue ninguna fantasía ni exageración: su educación, la que le iba a enseñar todo lo que en la escuela y en la universidad no aprendería, la de la vida o para la vida, había comenzado con ese encuentro.

Síguenos en Google Noticias