31 Mar 2020 - 12:43 a. m.

Arthur Shopenhauer y el acierto de pensar el aburrimiento

La tecnología y el mismo sistema nos hizo olvidar el aburrimiento. Y en estos tiempos de aislamiento esa sensación regresa una y otra vez para recordarnos que tampoco estábamos preparados para enfrentar un tiempo donde el tedio que se deriva de allí debía sacar herramientas de viejos armarios.

Andrés Osorio Guillott

Arthur Shopenhauer y el acierto de pensar el aburrimiento

Pesimismo y existencialismo. En esas dos cajas podríamos meter las palabras de Arthur Shopenhauer. Lo cierto es que acudir a las nociones que hay detrás de ambas cajas terminan quitando muchos velos y telarañas a esos sentimientos que en la actualidad se niegan, se caricaturizan o se condenan. Más que definir como tristeza o derrota, la vida esconde el absurdo que remarcó el existencialismo durante el siglo XIX y XX en Alemania y Francia, principalmente.

El siglo XXI, sus ideas de desarrollo y sus artefactos de diversión y entretenimiento condenaron el aburrimiento. Es cierto que pocos están dispuestos a caer en él, y más ahora en que un celular es la respuesta inmediata y automática al segundo de aburrimiento o rechazo que sienten los seres humanos. Terminó siendo la tecnología la que, paradójicamente, le hizo olvidar a la humanidad la importancia del aburrimiento como primer paso para la creatividad y el ingenio.

Comparte: