El Magazín Cultural
Publicidad

Cinco años sin Aretha Franklin

En el quinto aniversario de su fallecimiento recordamos a ‘Lady Soul’, a quien la revista Rolling Stone calificó como una de ‘las mejores cantantes de todos los tiempos’, destacando su influencia y legado musical.

Marina Estévez Torreblanca - EFE
16 de agosto de 2023 - 03:58 p. m.
En 1987, Aretha Franklin fue la primera mujer en ingresar al Salón de la Fama del Rock and Roll de Estados Unidos.
En 1987, Aretha Franklin fue la primera mujer en ingresar al Salón de la Fama del Rock and Roll de Estados Unidos.
Foto: Getty Images - Neilson Barnard

Han pasado cinco años desde que un 16 de agosto falleció Aretha Franklin, apodada la ‘Reina del Soul’ y coronada como la mejor cantante de la historia por la revista Rolling Stone, un testamento musical indiscutible que, sin embargo, en su vertiente económica ha sido un campo de batalla entre sus hijos.

(Le recomendamos: Una tragicomedia sobre una generación desprovista de corazón)

Nacida en 1942 en Memphis (Tennesse, Estados Unidos), su influencia trascendió más allá de la música para ser uno de los símbolos de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos y de la lucha feminista de los sesenta.

Forjó sus ideas cuando comenzó cantando góspel, como su madre, en el templo en el que predicaba su padre, amigo y difusor desde el púlpito del pensamiento de Martin Luther King Jr.

Creció rodeada de genios de la música religiosa y con apenas 14 años, también tocando el piano, grabó su primer disco, “The Gospel Soul of Aretha”, aunque pronto abandonó este circuito para instalarse a los 18 en Nueva York, donde acabó revolucionando el soul y el jazz.

“La Reina del Soul”

Así hasta convertirse en una de las mejores cantantes de la historia, seguida por su discípula Whitney Houston y por Sam Cooke, según la revista Rolling Stone. La definen como la “Reina indiscutible” que reunió diferentes tradiciones musicales, desde el góspel hasta el funk, el rock y el blues.

Video Thumbnail

Con su éxito "Respect" de 1967 ya reclamó su trono como la mejor cantante de todos los tiempos, según esta publicación especializada, que destaca que su voz podía expresar júbilo, como en "Amazing Grace", o la angustia más profunda, en baladas como "Ain't No Way".

Combinó temas originales con versiones de los Beatles, en el disco “This girl’s in love with you”, o los Rolling Stones (“Satisfaction”), y no se achantó cuando decidió sustituir a su amigo Luciano Pavarotti, que se sentía enfermo, e interpretó una aclamada versión del “Nessum dorma” en la ceremonia de los Grammy en 1998.

En total, consiguió 18 de estos premios musicales, y actuó en actos como las tomas de posesión presidenciales de Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama (todos demócratas), ante el papa Francisco y en el Superbowl.

Disputa por el testamento

Su vida privada tuvo muchos más altibajos, empezando por la muerte de su madre cuando tenía 10 años o por sus embarazos a los 12 y 14, de los que nacieron Clarence y Edward por imposición de su padre predicador.

(Le puede interesar: Museo de la Florida demanda a su exdirector por exposición de dudosos “basquiats”)

Mientras sus dos hijos eran criados por su abuela, se casó en 1961, a los 19 años, con su manager, Ted White, que la maltrataba. Con él tuvo a su tercer hijo, Teddy Jr. En 1970 tuvo a su cuarto hijo, Kecalf, con Ken Cunningham.

Tres de ellos (excepto el mayor, que sufre una enfermedad mental) han acabado en los tribunales por la millonaria herencia de la cantante.

Cuando falleció a causa de un cáncer de páncreas a los 76 años, se creía que no había dejado testamento, pero meses más tarde fueron encontrados documentos escritos a mano en su casa en Detroit.

Uno de ellos, oculto bajo los cojines de un sofá, estaba fechado en 2014 y el otro, dentro de un armario, había sido redactado en 2010. La justicia determinó hace un mes que el más reciente es el válido.

En el primero que escribió colocaba a su hijo Ted White II como administrador de su patrimonio y exigía a los otros dos obtener un diploma en negocios antes de acceder a la herencia.

Video Thumbnail

Sin embargo, el de 2014, cuya validez defendían Edward y Kecalf, eliminaba el requisito de la formación y colocaba a este último como administrador de la fortuna y heredero de la mansión de Detroit.

Su hijo Clarence no participó en el juicio por su estado de salud, pero ambos testamentos señalaban que la herencia - que incluye prendas de lujo, joyas, inmuebles y derechos de autor y se valora en unos 18 millones de dólares- debía poder sostenerlo financieramente.

Por Marina Estévez Torreblanca - EFE

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar