Publicidad
25 Aug 2021 - 1:21 a. m.

Historia de la literatura: sor Juana Inés de la Cruz

Desde muy pequeña, sor Juana Inés de la Cruz (San Miguel Nepantla, Nueva España) aprendió a leer y escribir, y tuvo acceso a numerosos libros. Su inteligencia generó la admiración de la virreina, Leonor Carreto, quien la nombró como una de sus damas de compañía. Sin embargo, su condición de mujer e hija natural limitaba de manera permanente su conocimiento, por lo que tuvo que ingresar a la vida religiosa.

Mónica Acebedo

Sor Juana Inés de la Cruz se mereció el apodo de la “décima musa” por lo vasta y variada que es su producción literaria, pues escribió teatro, autos sacramentales, poesía religiosa y amorosa, además de ensayos y prosa.
Sor Juana Inés de la Cruz se mereció el apodo de la “décima musa” por lo vasta y variada que es su producción literaria, pues escribió teatro, autos sacramentales, poesía religiosa y amorosa, además de ensayos y prosa.
Foto: Getty Images

Para cerrar el siglo XVII, uno de los más prolíficos de la historia de la literatura en Occidente, me voy a referir a una de las escritoras más audaces de su tiempo: Juana Inés de Asbaje, mejor conocida como sor Juana Inés de la Cruz, una mujer que se aisló en la vida conventual para poder tener acceso a las letras y al conocimiento que la sociedad novohispana le negaba. Como todas las personas que se dedicaron a escribir en aquellos tiempos, más aún si se trataba de una mujer, tenemos pocos datos para confeccionar una biografía rigurosa, aunque se ha tratado de reconstruir varias veces: desde la perspectiva religiosa y espiritual, desde un punto de vista poético y literario, y a partir de una fase psicológica e, incluso, sexual. El cine y la televisión no se han quedado atrás: Yo, la peor de todas (2014), dirigida por María Luisa Benberg, y una reciente serie hablan sobre la polémica monja del tardío Barroco hispano.

Le puede interesar: Borges, el escritor que no podía leer

Recibe alertas desde Google News