El Magazín Cultural

Publicidad
26 Nov 2020 - 10:02 p. m.

José Mujica: Volver a la vida (III)

El expresidente uruguayo comenzó a preocuparse por los asuntos sociales de su país a los 14 años. Figura excepcional entre los políticos, estuvo preso durante 12 años por haber hecho parte del Frente de Liberación Tupamaros. Cuando volvió a la libertad, dijo que gran parte de lo que fue después de su encarcelamiento se lo debía a aquellos tormentosos años. En el 2009 fue elegido presidente del Uruguay, pero el cargo no transformó su forma de vida, que era y fue, en sí misma, un mensaje y un llamado de atención.
Fernando Araújo Vélez

Fernando Araújo Vélez

Editor de Cultura
En su larga “noche de 12 años”, José Mujica pasó de la rabia a la indignación, del deseo de venganza a la resignación, y de ahí, a la locura, o eso fue lo que comentaron sus viejos compañeros en Tupamaros, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro. Eran alucinaciones auditivas.
En su larga “noche de 12 años”, José Mujica pasó de la rabia a la indignación, del deseo de venganza a la resignación, y de ahí, a la locura, o eso fue lo que comentaron sus viejos compañeros en Tupamaros, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro. Eran alucinaciones auditivas.
Foto: Ilustración: Nátaly Londoño Laura

En su larga “noche de 12 años”, José Mujica pasó de la rabia a la indignación, del deseo de venganza a la resignación, y de ahí, a la locura, o eso fue lo que comentaron sus viejos compañeros en Tupamaros, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro. “Al Pepe se le voló. Estábamos todos ahí. El Pepe pensaba que le habían colocado un micrófono. O hablaba en sueños y (pensaba que) querían información. Eran alucinaciones auditivas”, le relataría Rosencof a Mauricio Rabufetti para su libro “José Mujica, La revolución tranquila”, muchos años después de aquella locura y de aquel dolor, de aquel ir de prisión en prisión por toda Uruguay, y de ser humillados, apaleados de mil maneras distintas. Los llamaban “Los rehenes”, para no admitir que eran presos políticos y poderlos golpear más, sin ningún miramiento.

Le sugerimos leer José Mujica: Volver a la vida (I)

Fernando Araújo Vélez

Por Fernando Araújo Vélez

De su paso por los diarios “La Prensa” y “El Tiempo”, El Espectador, del cual es editor de Cultura y de El Magazín, y las revistas “Cromos” y “Calle 22”, aprendió a observar y a comprender lo que significan las letras para una sociedad y a inventar una forma distinta de difundirlas.Faraujo@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias