El Magazín Cultural

Publicidad
3 Dec 2020 - 9:40 p. m.

José Mujica: Volver a la vida (IV)

Lo importante para Mujica cuando llegó a la presidencia no fue el cargo, sino lo que podía hacer con el cargo. Según los críticos, desde el 2010 hasta el 2015 logró ampliar las libertades de los uruguayos, sustentadas con su primera gran ley, la de la legalización de la marihuana.
Fernando Araújo Vélez

Fernando Araújo Vélez

Editor de Cultura
En julio de 2012, Mujica presentó ante el Congreso un proyecto de ley que pretendía legalizar el tráfico y el consumo de marihuana en su país.  La idea, polémica, difícil, le apuntaba a largo plazo tanto a la seguridad como a la educación.
En julio de 2012, Mujica presentó ante el Congreso un proyecto de ley que pretendía legalizar el tráfico y el consumo de marihuana en su país. La idea, polémica, difícil, le apuntaba a largo plazo tanto a la seguridad como a la educación.
Foto: AFP - JUAN MABROMATA

Para el día de su posesión como presidente de la República del Uruguay, 1 de marzo de 2010, José Alberto Mujica se mandó a hacer un vestido nuevo. Azul, de corte clásico, lo combinó con una camisa blanca, un pañuelo, zapatos negros, y la bandera azul celeste y blanca atravesada en su pecho. Quienes lo conocían, sonrieron, no tanto porque se viera como un presidente típico, o como un político tradicional, como por su imagen. Sabían, desde hacía años sabían y era lógico suponerlo, que Mujica no era un hombre de modas. Era, más bien, un sujeto inmerso en una constante trasantepenúltima moda, que era como decir que las tendencias impuestas por el mercado, “el dios del mercado”, como lo llamaría años más tarde, eran un enemigo a combatir. Sin embargo, ese día cedió a la solemnidad, a los ritos y a la trascendencia de hablar y de seguir hablando con su manera de vestir.

Le sugerimos leer José Mujica: Volver a la vida (I)

Fernando Araújo Vélez

Por Fernando Araújo Vélez

De su paso por los diarios “La Prensa” y “El Tiempo”, El Espectador, del cual es editor de Cultura y de El Magazín, y las revistas “Cromos” y “Calle 22”, aprendió a observar y a comprender lo que significan las letras para una sociedad y a inventar una forma distinta de difundirlas.Faraujo@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias