La suma de las voces

Publicidad
9 Nov 2021 - 11:19 p. m.

Doscientos años de Gustave Flaubert, el arqueólogo

El interés de Gustave Flaubert por la relación entre ciencia y literatura despertó con su novela Salambó un debate que en la segunda mitad del siglo XIX se creía que ya había quedado atrás.
María Paula  Lizarazo

María Paula Lizarazo

Periodista de Amazonia y Ambiente
Doscientos años de Gustave Flaubert, el arqueólogo

“Charles Dickens terminaba su Casa Desolada en el verano de 1853 […], un año antes, en Rusia, Gógol había muerto y Tolstoi había publicado su primera obra importante, Niñez”: así relata Nabokov la situación literaria de la época. Para mitad de siglo, ya habían pasado dos décadas de la publicación de Balzac de La comedia humana (1830) con sus guiños en el prólogo a Georges-Louis Leclerc de Buffon y su Historia natural (1749), lo que se ha interpretado como una nostalgia de Balzac por la indistinción entre ciencia y literatura que en el XIX europeo se estaba dejando.

Ante este panorama escribía Gustave Flaubert. Y la añoranza del paradigma científico que en el 30 ya le preocupaba a Balzac, aparece entre sus temas. Para el creador de Madame Bovary, el estilo ideal en la escritura era lograr algo “ritmado como el verso, preciso como el lenguaje de las ciencias”. En una carta afirmó que “la literatura adoptará cada vez más los modales de las ciencias; será sobre todo descriptiva, lo que no quiere decir didáctica. Hay que pintar cuadros que muestren la naturaleza tal cual es, pero cuadros completos pintados por debajo y por arriba”. Le invitamos a leer: Madame Bovary y doscientos años de Gustave Flaubert

Síguenos en Google Noticias