Ad
28 Sep 2021 - 11:52 p. m.

“Jericó, el vuelo infinito de los días”: un caleidoscopio de la memoria

Catalina Mesa, directora del documental “Jericó, el vuelo infinito de los días”, ha vinculado sus procesos creativos con un camino espiritual. Para la cineasta, la consciencia en la creación debe plantearse desde lentes que no limiten la mirada y la complejidad de nociones como la memoria.
María Paula  Lizarazo

María Paula Lizarazo

Periodista de Amazonía y Ambiente
El documental "Jericó, el vuelo infinito de los días" entra en la vida íntima de doce mujeres del municipio y dialoga con una antología homónima de poesía, en la que Catalina Mesa recoge poemas olvidados que hacen parte de la memoria de Jericó.
El documental "Jericó, el vuelo infinito de los días" entra en la vida íntima de doce mujeres del municipio y dialoga con una antología homónima de poesía, en la que Catalina Mesa recoge poemas olvidados que hacen parte de la memoria de Jericó.
Foto: Archivo Particular

Era agosto cuando Catalina Mesa llegó a Jericó y el municipio se preparaba para lo que sería el siguiente Festival de las Cometas. Lo primero que hizo fue sentarse en medio de la plaza a observar, en silencio, viendo la gente pasar e inmiscuyéndose, desde la escucha atenta y la imaginación, en la cotidianeidad del lugar. De ese primer día guarda una fotografía que tomó del cielo: los rayos del sol sobre Antioquia, naciendo entre las nubes, evocaban sus primeros años en París, una época en la que la incertidumbre constituía su día a día.

De aquellos años recuerda que lo que más serenidad le daba ante el agobio era “sentarme en un parque a contemplar y esa contemplación me inició en la fotografía, el esos largos periodos de observar, observar, leer y observar, leer y observar. Hay veces de periodos de angustia de los que pueden emerger cosas muy bonitas. Me inició otro tiempo, a no querer estar haciendo y haciendo, sino siendo: aprender a ser. Fue un periodo de búsqueda espiritual, de yoga”.

Recibe alertas desde Google News