El Magazín Cultural

Publicidad
20 Jun 2022 - 2:00 a. m.

Sin un adiós a las armas

Haciendo un guiño al libro de Ernest Hemingway “Adiós a las armas”, exploramos en el siguiente texto parte de las tensiones entre la regulación de armas en Estados Unidos, las ideas de libertad y las identidades ligadas a ello.

Daniela Cristancho

Periodista de El Magazín Cultural
Small Arms Survey, un proyecto de investigación del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, indica que hay 120 armas por cada 100 estadounidenses.
Small Arms Survey, un proyecto de investigación del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, indica que hay 120 armas por cada 100 estadounidenses.
Foto: Jonathan Bejarano

Los vagones del tren se deslizan por dos carriles. Avanzan gracias a un tercer elemento, un tercer carril paralelo, aquel que les proporciona energía. El vehículo no entra en contacto directo con el mismo, pero no puede desplazarse sin él. El tercer riel le da vida al ferrocarril, pero es también una fuente de peligro para personas y animales que merodean a su alrededor. Su potencia es de 800 voltios, de manera que si alguien pisara simultáneamente este y otro de los carriles, probablemente no sobreviviría. Es una parte vital del mundo ferroviario y es imposible tener contacto con ella. Es la metáfora perfecta para aquellos temas intocables de la política. Como sucede con el control de armas en Estados Unidos: si lo tocas, mueres políticamente.

¿Y por qué es intocable el control de armas en Estados Unidos? ¿Por qué, a diferencia de otros países, a pesar de las altas cifras de violencia por armas, los intentos de regulación no prosperan? Como en todas las realidades, no hay explicaciones sencillas ni monocausales. La defensa con uñas y dientes al libre acceso a las armas tiene que ver con la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que les otorga a los ciudadanos el derecho de portarlas, y la idea de libertad que de ella se desprende, pero también con arraigados aspectos culturales estadounidenses, entre ellos los imaginarios de soldados y vaqueros como figuras heroicas, y la idea de masculinidad e incluso de ciudadanía ligada a las armas de fuego.

Daniela Cristancho

Periodista y politóloga de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en resolución de conflictos. Fue practicante en la Jurisdicción Especial para la Paz y en el diario The Miami Herald. Considera que la cultura es un camino de construcción de paz.@danielacsidcristancho@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias