El Magazín Cultural

Publicidad
28 Oct 2021 - 8:10 p. m.

Universo Shakesperiano

Nunca había hecho fila para entrar en una librería y, de todas las veces en las que he perdido tiempo esperando de pie a las puertas de algún lugar, puedo decir que esta fue, tal vez, una de las ocasiones en las que lo haya hecho más gustosamente.

Fuad Gonzalo Chacón

Sylvia Beach fundó la librería en 1922, sin embargo, se vio obligada a cerrarla en 1941 por la Segunda Guerra Mundial. En 1951 George Whitman continuó con su legado y abrió, en el 5 distrito de París, la librería Mistral que luego se convertiría en Shakespeare & Co.
Sylvia Beach fundó la librería en 1922, sin embargo, se vio obligada a cerrarla en 1941 por la Segunda Guerra Mundial. En 1951 George Whitman continuó con su legado y abrió, en el 5 distrito de París, la librería Mistral que luego se convertiría en Shakespeare & Co.

Aunque el aire frío que provenía del Sena se ensañaba con nuestras células tras apenas encontrar resistencia en los escasos árboles de la Plaza René Viviani, estar allí, a la intemperie, en la Rue de la Bûcherie a pocos pasos de la entrada de Shakespeare & Co., posiblemente la librería independiente más célebre del planeta y por donde en vida deambularon las principales figuras de la “Generación Perdida” del 20, hacía que hasta la hipotermia valiera la pena.

Una vez dentro, la anarquía de sus estanterías y su entrópica arquitectura evocaron la inevitable sensación de que cada estancia de la casa era una librería distinta. Unas más formales, como la de Música y Biografías donde sillones antiguos y candelabros a media luz creaban una atmósfera acogedora, y otras más eclécticas, como la de Poesía, donde máquinas de escribir pegadas a la pared desafiaban la gravedad junto con los poemarios desparramados por doquier como rimas asonantes.

Por ello, no fue sorpresa que las novelas negras estuvieran escondidas con clandestinidad bajo una escalera escarlata decorada con versos persas mientras la colección completa de Agatha Christie acompañaba en diagonal el ascenso inclinado de sus maderos, que hubiese un pozo de los deseos donde los euros se amontonaban o que los marcos de todas las entradas tuvieran coronas de citas de Samuel Beckett o Lewis Carroll escritas en errática caligrafía.

Le puede interesar: Primera noche de museos en Bogotá

Y es que más que una librería, Shakespeare & Co. es un mundo utópico en sí mismo, uno donde los libros han poseído la edificación y tomado el control tiránico de hasta la última grieta, tal y como Sylvia Beach, su mítica fundadora, lo deseó hace más de un siglo. Un refugio que también fungió como biblioteca para que colosos como Ernest Hemingway, Francis Scott Fitzgerald o Simon de Beauvoir alimentaran su músculo creativo sacando prestadas las últimas novedades novelescas que llegaban del otro lado del Atlántico. El hogar de los rebeldes que, en 1922, imprimió la primera edición de “Ulises”, la (sin sospecharlo) obra maestra de un joven James Joyce que, poco después, sería prohibida en Estados Unidos e Inglaterra sin que ello trastocara su camino a la inmortalidad en nuestros días.

Le recomendamos: “Salvator Mundi”, la saga sin fin

Los espontáneos acordes de un piano nos llamaron desde un segundo piso. Allí sobresalía un gato que intercambiaba miradas desafiantes con mi perro sobre un sofá magullado que daba testimonio de los más de 30.000 viajeros “tumbleweeds” que, en una suerte de improvisada residencia literaria, habían dormido bajo el techo de este universo shakesperiano y ante la mirada congelada en el tiempo de decenas de escritores cuyos retratos colgaban aquí y allá: Virginia Wolf, Walt Whitman, Marguerite Duras y, como no, un García Márquez cuya cálida sonrisa, arriba a la derecha junto a la sección de Ensayo, calentaba el lugar.

Le sugerimos: Los trazos de la memoria en Pogue, Bojayá

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.