Publicidad
19 Jun 2020 - 8:35 p. m.

Lo que hasta hoy han sido estadísticas, la literatura lo transforma en historias

Leer literatura de hace dos décadas, como Antes del fin, de Ernesto Sábato, es pertinente y casi precisa para los tiempos de hoy. Las memorias consagradas en las páginas de este libro cuentan la vida del escritor argentino, pero también la de muchas otras personas en el mundo.

María José Noriega Ramírez

Ernesto Sábato, escritor argentino, encontró en la literatura un espacio de crítica frente a la dominación del hombre
Ernesto Sábato, escritor argentino, encontró en la literatura un espacio de crítica frente a la dominación del hombre
Foto: Sara Facio - Alicia D'Amico

“Te hablo a vos, y a través de vos a los chicos que me escriben o me paran por la calle, también a los que me miran desde otras mesas en algún café, que intentan acercarse a mí y no se atreven. No quiero morirme sin decirles estas palabras. Tengo fe en ustedes. Tenemos que abrirnos al mundo. No considerar que el desastre está afuera”. Hace veinte años Ernesto Sábato escribió estas palabras en Antes del fin, su libro de memorias. El paso del tiempo no ha borrado la injusticia social, el conflicto violento y el daño medioambiental que el autor argentino denunció a través de su pluma. La crisis, aquella transversal a su vida y a la de todos en realidad, aún persiste.

Testigo de la dictadura militar en Argentina, de la pérdida de valor de los ideales comunistas en el tránsito de la teoría a la práctica, porque en esencia fue fiel defensor de ellos hasta su muerte, y del desencanto frente al mundo de la ciencia, a pesar de haber sido doctor en física, Sábato encontró en la literatura un nicho de crítica frente al individualismo del ser humano, frente a ese “semidiós renacentista que reivindicó su individualidad proclamando su voluntad de dominio y transformación de las cosas”.

Recibe alertas desde Google News