3 Sep 2021 - 2:00 a. m.

Escribir con las vísceras y la forma de burlar una ‘tusa’

“Mi manera de dejarte ir y quedarme conmigo” (Árbol Naranja) es el primer poemario que publica Beatriz Serna Maya. Su hijo, el rapero Nanpa Básico, la motivó para que renunciara a su trabajo como docente universitaria y se dedicara de lleno a la escritura.

Un viejo refrán español para hablar de desamor y poesía, o de desamor hecho poesía, que no es lo mismo, decía: “No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista”. Ese mal, entendido como el fin del efecto narcótico de aquella droga llamada amor, sorprendió a Beatriz Serna Maya una noche de enero del año 2000.

De repente Serna Maya dejó de sentir lo que sentía por Pacho, el papá de sus dos hijos y el hombre con quien pensó que escribiría una historia de vida con puntos suspensivos. Sin embargo, sin previo aviso o con él, el punto final apareció. Se dejó ver como cuando una silueta escapa de la niebla al final del camino.

Comparte: