5 Jul 2021 - 2:00 a. m.

Miguel de Cervantes y “El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha”

Son cuatro los motivos principales de la segunda parte de Don Quijote: los burladores burlados (Sancho, Sansón Carrasco, doña Rodríguez, los duques), el suspenso (el lector no sabe qué es lo que ocurre y si realmente corresponde a la locura del protagonista o a alguna artimaña de los personajes), el teatro dentro del teatro y el pesimismo del protagonista a medida que transcurre la narración.

Mónica Acebedo

Nos quedamos en el primer tomo de la novela con don Quijote que regresa enjaulado a su casa para, supuestamente, nunca más salir a buscar aventuras. Nos enfrentamos en la primera parte a muchas novelas intercaladas como, por ejemplo, El curioso impertinente o, también, a relatos tangenciales al eje argumental, como los hipertextos de amor o desamor de Crisóstomo y Marcela, de Cardenio y Lucinda, de Dorotea y Fernando, de Leandra y sus enamorados, y muchos más. Además, está la Historia del cautivo, que dialoga de manera directa con la biografía de Miguel de Cervantes y sus años como prisionero en los baños de Argel.

Le sugerimos: Cervantes: el soldado de Lepanto y la novela moderna

Comparte: