Cultura

Publicidad
23 Sep 2020 - 9:45 p. m.

Mohamed Alí: Cuando todo era posible

Cincuenta años atrás, Mohamed Alí regresó a los rings luego de que lo despojaran de su título del mundo por haberse negado a ir a la guerra de Vietnam. Su postura fue esencial para que años más tarde las tropas norteamericanas se retiraran de Vietnam, en abril del 75.
Fernando Araújo Vélez

Fernando Araújo Vélez

Editor de Cultura
Alí se distanciaba de quienes querían utilizarlo, y se acercaba a los derrotados, aunque la prensa, la gran prensa, muchas veces usada por el sistema, transmitiera una imagen totalmente contraria sobre él.
Alí se distanciaba de quienes querían utilizarlo, y se acercaba a los derrotados, aunque la prensa, la gran prensa, muchas veces usada por el sistema, transmitiera una imagen totalmente contraria sobre él.
Foto: Ilustración: Nátaly Londoño Laura

La ilusión se fundía con la angustia, porque los días parecían no pasar, y las horas eran como inmensas rocas que nadie podía mover, y los minutos no existían, y los segundos, si acaso, contaban cuando uno jugaba al boxeo y un imaginario árbitro gritaba Uno, dos, tres, y así, hasta la mitad de la cuenta de la derrota, que luego se transformaba en victoria, y uno, sí, uno, de niño, de fantasía, de sueño, de imposible, uno, se creía Mohamed Alí, y jugaba a ser Mohamed Alí, en parte para que la espera no fuera tan larga, porque todo el día por todos lados, todo el mundo decía que faltaban dos meses, o 45 días, o 30, o 20, para la pelea de Mohamed Alí contra Jerry Quarry. La gente hablaba de aquello, y hacía pronósticos, y apostaba sus pocos pesos a que “Clay” ganaría.

Lo llamaban Clay. Seguían llamándolo Cassius Clay, pues lo habían conocido como Clay durante tantos años, y Alí les sonaba raro, muy raro. No era que dijeran Clay por razones religiosas o racistas. No. Decían Clay porque ese era el apellido que se había fijado en sus mentes, y además, era el apellido original, el “legítimo”, muy a pesar de que tampoco era tan “legítimo”. Clay provenía de Lousville, Kentucky. Sus abuelos, como los de tantos en el sur de los Estados Unidos, habían sido esclavos, o eso murmuraban antes de la pelea contra Quarry, como murmuraban que Clay había estado en la cárcel y que le habían quitado su título del mundo por haberse negado a ir a una guerra lejana en un país más lejano, Vietnam.

Fernando Araújo Vélez

Por Fernando Araújo Vélez

De su paso por los diarios “La Prensa” y “El Tiempo”, El Espectador, del cual es editor de Cultura y de El Magazín, y las revistas “Cromos” y “Calle 22”, aprendió a observar y a comprender lo que significan las letras para una sociedad y a inventar una forma distinta de difundirlas.Faraujo@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias