16 Apr 2021 - 2:00 a. m.

Narrarse en el cuerpo

El cuerpo se ha complejizado desde diferentes narrativas y artes. A propósito de los 55 años de la organización Profamilia, presentamos una reflexión sobre las posibilidades que las narrativas del cuerpo permiten en contextos de transformaciones sociales.

Hubo un tiempo de mi vida en el que caminaba largas horas a temperaturas entre cero y cinco grados. El aire que yo respiraba se perdía entre ráfagas de viento, igual que mis pasos, que no dejaban trazo. Recuerdo que en una de esas caminatas pensé en las tantas veces que he escuchado que el periodismo no es el lugar del yo, sino del otro. Cuánta violencia puede haber al intentar explicar a otro y su circunstancia, incluso, comenzando por ese sustantivo de “otro”. La norteamericana Susan Sontag escribió en su ensayo Ante el dolor de los demás que “no debería suponerse un nosotros cuando el tema es la mirada al dolor de los demás”. Tal vez y, más bien, en el fondo, no escribamos para contarle a algún nosotros indefinido las historias de otros; tal vez algunos escribimos para comprender en esas historias nuestra propia historia.

En ese tiempo en el que el camino helaba, conocí a una griega, actriz de teatro, de quien revelé, por muy obvio que parezca, que el cuerpo es agente y testigo de nuestros caminos, que lo dotamos de símbolos y que podemos resignificarlo constantemente como una posibilidad de resistencia ante químicos, biopolíticas y otras violencias.

Comparte:
X