Cultura

Publicidad
30 Jun 2020 - 7:04 p. m.

Nuevos personajes para el teatro

En medio de una pausa obligada, los artistas y el teatro siguen en permanente creación.

Carolina Guatava

Silvia es interpretada por Milton Lopezarrubla. Cada semana, a través de YouTube, se puede ver un capítulo nuevo de la vida de este personaje.
Silvia es interpretada por Milton Lopezarrubla. Cada semana, a través de YouTube, se puede ver un capítulo nuevo de la vida de este personaje.
Foto: Diego Santa Cruz

El aislamiento social se convirtió en el punto de partida de una pausa artística que parece más una constante de creación. Las luces se apagaron, los escenarios quedaron en silencio, pero los artistas no pararon de crear. Ellos saltaron del escenario a otras pantallas: cuentas y perfiles personales de actrices y actores son las plataformas de nuevas formas de narrar.

Le sugerimos leer La isla de las mil historias y su referente en Cien años de soledad

Personajes atrapados en un momento específico, o en una ciudad que no les pertenece, comparten su cotidianidad. Con un estilo propio y mucho humor, Greta Garbimba se burla de la opulencia que es exagerada en redes sociales. Habla de moda, belleza, canta, actúa y pinta. En medio de toda su parafernalia, es multifacética. Cada semana Garbimba se nutre del entorno, en especial de la cotidianidad absurda y sobredimensionada, una que no paga las cuentas, pero de la que vale la pena burlarse con el garbo que caracteriza a esta singular mujer.

Para Silvia, actriz argentina que quedó retenida en un cuarto de hotel por perseguir a su amiga la Romi hasta Colombia, el entorno es más complejo. La situación es agobiante y cada vez que sale al aire hasta un cólico parece un drama eterno. Una mujer desparpajada de abundante y rizada cabellera aparece siempre ante la cámara con enormes gafas. Su postura y forma pausada de hablar dejan ver una persona que tal vez está un poco ebria.

Sacada del teatro que conoce y donde normalmente trabaja por temporadas, está también Gilma Tocarruncho, una campesina que se vio obligada a venir a la cuidad. Ella ha buscado regresar a su tierra para ver de nuevo a sus hijas. Mientras lo logra, la familia Rodríguez le permitió quedarse en su casa a cambio de la ayuda con los quehaceres. Aunque hace mucho más que eso, por ejemplo informarse sobre los cuidados que hay que tener por la pandemia, como tomar blanqueador por recomendación de un reconocido extranjero, una ventana es el escenario perfecto para hablar con la vecina y contarle los por menores del día a día de la familia.

Si quiere conocer más de Cultura, le sugerimos leer: La búsqueda de Diana López Zuleta en el silencio del desierto

Así, desde una normalidad extraña, estos singulares personajes cuentan una historia diferente, sin libretos, sin estar dentro de una obra, fuera del escenario que extrañan, lejos de los colegas, de la otra familia, y sobre todo de sus espectadores. Ana María Sánchez se ríe mientras describe a Greta: “que buena crítica me han hecho, me hiciste el día, está genial. Pienso que con eso se cumple un cometido. El hecho de hacer reír a las personas que nos ven es aportar un granito de arena para este mundo tan convulsionado. Con que se rían ya me han pagado el trabajo”.

Milton Lopezarrubla, con el apoyo de Diego Santa Cruz, encontró en Silvia una forma de reactivar su canal en YouTube. “Quería crear ese canal para que se alimentara de cosas sencillas. Silvia y Augurio son personajes creados para dar una línea al canal porque hasta ahora son contenidos que se han hecho por diversión. Ahora estoy muy enganchado con Silvia, me divierte mucho hacerla, hemos tratado de generar historias y ahí vamos. No somos ambiciosos, pero esperamos lo mejor de este personaje”.

Margarita Rosa Gallardo, quien interpreta a la protagonista de pelando con Gilma, y Rodrigo Rodríguez, escritor de la obra original Ni mierda pal perro, no imaginaron a Gilma fuera del teatro, menos en un espacio tan familiar. “Ha sido cuestión de la situación. Nosotros hemos hecho televisión, cine, radio y obviamente hacemos teatro. Sabemos que un actor debe tener capacidad adaptativa porque es su trabajo. La Gilma llegó y es un cambio en la cotidianidad de nuestra casa. Nos ha pasado, por ejemplo, que todo está en silencio y allá abajo en la cocina suenan las ollas y de pronto un grito: que bajen a tomar tinto”.

Sin duda, de todos los sectores que pueden estar en quietud, el teatro es el único que no puede vivir fuera de su propio espacio. Este necesita del movimiento, del flujo constante de espectadores, de la taquilla, de la interacción y el contacto con el otro, no solo con los colegas, sino con cada observador que disfruta de ir al teatro porque allí toman lugar experiencias únicas y diferentes.

Síguenos en Google Noticias