El Magazín Cultural

Publicidad
19 Jun 2021 - 5:31 p. m.

Sin corona (Cuentos de sábado en la tarde)

En medio de cartas, fotografías y documentos enmohecidos hallados en baúles viejos en el sótano de la casa de tus abuelos, pasas los días y las noches buscando tus presuntas raíces teñidas de sangre real. Revisas apellidos, escudos y títulos que deberías portar como heredero de alguna familia prominente emparentada con monarquías europeas.

Consuelo Cepeda

Imagen de referencia
Imagen de referencia
Foto: Pixabay

Fatigados por tus incesantes comunicaciones acerca de tus presuntos títulos nobiliarios, el Centro de Memoria Histórica encargado del reconocimiento de títulos y grandezas, ha accedido a revisar los documentos que tengas en tu poder y además te ha pedido que realices un examen de ADN para revelar tu genoma ancestral.

Todo va bien y estás casi listo para que, según como has soñado, los demás tengamos que hincarnos frente a tu distinguida presencia. Luego de recibir el kit del laboratorio, colocas la muestra de saliva en un pequeño tubo que envías para completar el riguroso análisis de ADN.

Le sugerimos leer: Los nombres en el fútbol (y IV)

El prestigioso laboratorio, después de un mes de pruebas, ha enviado los resultados que me enseñas con timidez y desdén, buscando algo de consuelo. Península Ibérica: treinta por ciento (Portugal); americano indígena: cuarenta por ciento (Ecuador, Perú, Colombia); África del Norte: Treinta por ciento.

Tus pretensiones no tienen fundamento y te sientes acabado. Has gastado años enteros en una persecución de títulos nobiliarios queriendo distinguirte y te das cuenta que no hay asomo de realeza en tu sangre.

Acabas de saber que existe una corona que está disponible para todo el mundo y la cual es capaz de poner a todo el mundo de rodillas, tal y como sueñas. Te postulas para ella. El único requisito es cumplir con las condiciones señaladas por el mortal virus.

Síguenos en Google Noticias