El Magazín Cultural

Publicidad
22 Apr 2021 - 9:33 p. m.

SOS Cine Colombiano: el clamor del sector audiovisual frente a la reforma tributaria

SOS Cine Colombiano ha sido la frase bajo la cual el sector audiovisual ha mostrado su descontento e inconformidad frente al cambio que la reforma tributaria propone con respecto a la financiación del cine nacional.
Varias personas del gremio audiovisual argumentan que con la reforma tributaria el cine perdería independencia y estaría dependiendo de la voluntad política. Algunas voces, incluso, piensan que la propuesta acabaría con el cine nacional.
Varias personas del gremio audiovisual argumentan que con la reforma tributaria el cine perdería independencia y estaría dependiendo de la voluntad política. Algunas voces, incluso, piensan que la propuesta acabaría con el cine nacional.
Foto: Festival de Cine Embrión

El Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC), creado con la Ley de cine, está siendo fuertemente afectado por el proyecto de reforma tributaria. Desde hace 18 años, el fondo ha funcionado a partir de la recaudación de un porcentaje del dinero que los ciudadanos han gastado en la taquilla de cine, destinando parte de ese monto a la producción de películas en el país. Con lo propuesto en la reforma tributaria, el gobierno sería el encargado de emitir los recursos para el sector audiovisual. Aunque el documento oficial establece que “los recursos que se le asignen al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico en el presupuesto nacional no podrán ser inferiores a la suma que se recaudó en la vigencia fiscal 2019 por concepto de la contribución parafiscal denominada ‘Cuota para Desarrollo Cinematográfico’”, varias personas del sector han expresado su preocupación. Bajo estos parámetros, se argumenta que el cine perdería autonomía y estaría dependiendo de la voluntad política.

Le puede interesar: El futuro del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico y la reforma tributaria

Ante este panorama, las reacciones se han hecho escuchar. En una carta enviada por el Colectivo Internacional SOS Cine Colombiano a Felipe Buitrago, ministro de Cultura, se argumenta que “el proyecto de reforma tributaria pone en peligro la organización y el funcionamiento del modelo colombiano de fomento del sector audiovisual”. En la carta firmada por varios profesionales del cine se lee que “en 2003 se estableció un sistema virtuoso con el que el desarrollo del cine nacional se ha retroalimentado de la dinámica de la taquilla (...). Es un sistema que no solo contempla la producción sino también la distribución, la promoción y la cooperación internacional, así como la formación y la investigación. Es un sistema estable, transparente, previsible y con la flexibilidad de gestión suficiente como para adaptarse a las evoluciones del sector”.

Los firmantes enfatizan, además, que películas como El abrazo de la serpiente y Pájaros de verano han mostrado por fuera de las fronteras nacionales la calidad de las producciones locales, así como dan fe de las narrativas que se han construido desde el país. En la carta se lee que “el sistema que les permite florecer y que se construyó con paciencia, concertación y capacidad de adaptación debe ser protegido y fortalecido (...). El apoyo del Estado es y será indispensable para permitir que el cine colombiano salga de la crisis que golpea el mundo de la cultura. Y es por esta misma razón que solicitamos al Gobierno y al Congreso de la República reconsiderar los aspectos relativos a la financiación del cine en su proyecto de reforma tributaria, y garantizar la existencia de un modelo que ha demostrado logros indiscutibles desde la ley de 2003″.

A estas peticiones se suma la voz de Joaquín Uribe, director y productor de cine. Afirmando que ha sido beneficiario del FDC y que actualmente depende principalmente de él para hacer sus películas, el cineasta recuerda que hace un año, en medio del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (FICCI), cuando faltaban solo dos horas para el estreno nacional de una película que produjo, todo se frenó. Uribe cita dos grandes golpes en los últimos meses: el cierre de la salas de cine, que impidió la recepción de los recaudos de taquilla para el fondo, y el cambio que propone la reforma tributaria. “A partir de enero de 2024, se suspende el aporte parafiscal de las taquillas, y por tanto se desintegra el sistema que sostiene al fondo. El gobierno se compromete a sacar de su presupuesto un monto establecido (..). El actual ministro de Cultura dijo en una entrevista que era uno de los “componentes solidarios” de la reforma tributaria, destinado a fortalecer el cine nacional en un contexto en que “el sistema de la parafiscalidad cumplió su ciclo”. ¿Cómo decidieron que tal ciclo ya se cumplió?”.

Le sugerimos: Respuestas del gobierno frente a los cambios para el Fondo de Desarrollo Cinematográfico

Y agrega: “El FDC es una de las pocas instituciones que funcionan bien en Colombia. No creo que nadie pueda poner eso en duda en este momento, ni siquiera cuando el Fondo se está quedando sin recursos a causa de la pandemia (...). No solo estamos hablando de administrar la plata de manera transparente, sino de asumir la tarea de gestionar el cine nacional, reconocer su importancia en la construcción de un país o, mejor dicho, de un universo de imágenes que le ayudan a un país a representarse a sí mismo. Y esto no va en la dirección de lo que normalmente buscan los gobiernos de turno, que es instaurar, con ideas enlatadas y cortoplacistas, ‘su propia idea de país’”.

La actriz y activista Alejandra Borrero también se unió a las voces de descontento. Durante una intervención en el Congreso de la República frente a la reforma tributaria, afirmó que la Ley de cine es la que ha impulsado la cinematografía nacional. “Yo recuerdo que cuando no existía la ley, era casi imposible hacer una película. Cada director, cada productor, perdía hasta la camisa tratando de producir una película. Cuando hay algo tan bien logrado, como la Ley de cine, es increíble que tratemos de desmontar algo que realmente se alimenta a sí misma”.

“Los artistas estamos agonizando, y el arte y la cultura son el patrimonio de un país. Cada sala de cine o de teatro que se cierra es una posibilidad menos como seres humanos para entendernos y reflexionar sobre lo que somos”. Hablando en nombre de toda la cadena de valor que está siendo afectada por la situación, Borrero se refirió al Certificado de Inversión Audiovisual (CINA) como una herramienta a la que han acudido, en los 13 meses que lleva funcionando, varios agentes del cine para obtener recursos e inversión extranjera. “Hay 20 proyectos ya aprobados, hay 2.600 empleos directos con esos proyectos, además de 20.000 puestos de trabajo indirectos, que se pueden perder de la noche a la mañana porque esta herramienta la quieren quitar en la ley. Con esto, la pérdida de puestos de trabajo sería brutal y el gremio del cine y de los artistas no puede más”.

En suma, Borrero concluye: “La reforma acaba con el aporte parafiscal (del FDC) y acaba con la inversión extranjera del CINA. Esto acabaría con el cine en Colombia. Esta reforma tributaria no puede pasar”.

Si le interesa ver la intervención completa de Alejandra Borrero, vea este video.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.