El Magazín Cultural

Publicidad
3 May 2022 - 5:16 p. m.

Un balance de la Feria del Libro 2022: testimonios sobre asistencia y cifras

Cerca de 515.000 personas acudieron a la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que se terminó este 2 de mayo entre conciertos, conversatorios y libros. Testimonios, cifras y entrevista con su director Andrés Sarmiento.
Visitantes disfrutaron del regreso de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, tras dos años sin evento por la pandemia.
Visitantes disfrutaron del regreso de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, tras dos años sin evento por la pandemia.
Foto: José Vargas

La edición número 34 de la Feria del Libro de Bogotá comenzó con altas expectativas. Por la ansiedad de ser parte del reencuentro o por la nostalgia al recordar uno de los eventos culturales más importantes del país en su estado natural, los organizadores inauguraron con la esperanza de una asistencia masiva para este reencuentro.

Fueron cerca de 515.000 visitantes a esta edición de la Filbo, que tuvo a más de 500 invitados internacionales en su programación. Fueron más de 1.600 eventos que se realizaron durante los 14 días de feria.

Le sugerimos leer: Piedad Bonnett: “Las familias están llenas de silencios” (Letras de feria)

A pesar del clima de Bogotá, que tuvo varios días de lluvia y bajas temperaturas, Corferias, sede central del evento, recibió a personas dispuestas a acudir a encuentro físico, a la charla con su escritor favorito o con el que fueron a descubrir, a la firma del libro, a la visita de los pabellones.

“La Feria Internacional del Libro de Bogotá es el evento más esperado por los lectores y visitantes, quienes acudieron al llamado del reencuentro con la República de Corea como país invitado de honor. Para el sector editorial es muy significativo lo que se vivió en estos 14 días, no solo porque logramos reactivar nuestra economía, sino porque evidenciamos que el público espera este momento del año para volcarse hacia los libros. Nuestros invitados nos sorprendieron gratamente con charlas de primer nivel y nuestros visitantes con una participación masiva, sin precedentes en la FILBo” aseguró Emiro Aristizábal, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana del Libro.

La asistencia masiva fue, sin duda, el punto de atención de expositores, invitados, aliados y organizadores. “El reencuentro con la FILBo es un motivo de emoción. Me sorprende que haya tanto público y sentimiento de entrega y gratitud con los autores”, dijo Miguel Gane, poeta español.

Por su parte, Daniele Aristarco, escritor italiano, dijo que su paso por esta edición de la feria le permitió descubrir “un público muy atento a los eventos y una comunidad de lectores muy inteligentes. Los encuentros que me han dado tantas sensaciones, estímulos y deseos de escribir cuentos para nuevos libros”.

Podría interesarle leer: Carlos Castillo: “Ser colombiano es una odisea” (Letras de feria)

“Tengo que decir que es la feria del libro más importante, la más extraordinaria en la que he estado en toda mi vida. La FILBo es todas las ferias juntas, una fiesta que une público y profesionales no solo en Corferias, sino también en librerías, bibliotecas, colegios. Hay que vivirla porque es una verdadera experiencia”, fue la opinión de Mado Martínez, escritora española.

La República de Corea en la feria

El invitado de honor fue la República de Corea, que con una delegación de más de 150 personas, entre editores, ilustradores y autores, recibió a las 300.000 personas que participaron de las actividades llevadas a cabo en su pabellón. La Librería Lerner destacó que los títulos de Byung Chul Han fueron los más solicitados y que, en total, en este espacio se vendieron 1.109 ejemplares.

En total fueron 170 libros ilustrados que están traducidos al español. Algunos de los autores del país invitado que estuvieron presentes en la FILBo 2022 fueron: Eun Heekyung, Lee Moon-jae, Zuzy Lee -ganadora del Premio Hans Christian Andersen, y Guho Cho, reconocido por traducir al coreano la obra de Gabriel García Márquez “Cien años de soledad” y el mayor traductor de la obra latinoamericana a este idioma.

La FILBo fuera de Corferias

Junto con la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Feria del Libro también hizo un esfuerzo por realizar eventos por fuera de Corferias, una iniciativa pensada para las personas que no podían desplazarse o pagar por la entrada. En Filbo ciudad, por ejemplo, el escritor Mircea Cartarescu fue al Simón Bolívar y algunos otros autores visitaron Sumapaz, colegios, librerías, el Planetario de Bogotá, entre muchos otros lugares. También hubo conexiones con las ferias regionales y algunos escritores fueron a ciudades como Cali, Medellín y Bucaramanga. En esta edición se lanzó el espacio Filbo Colombia, que pretende tener la misma dinámica de los países invitados de honor, pero a escala nacional.

Andrés Sarmiento, director de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, respondió para El Espectador algunas preguntas sobre la logística, las cifras y el balance general al cierre de la feria:

Hablemos de asistencia y los nuevos aprendizajes o resultados que quedaron después de una feria que se reactivó en medio de mucha lluvia y hasta un día de paro...

Fue una experiencia bellísima. La fatiga virtual después de la pandemia hizo que la gente acudiera en masa, una experiencia para toda la familia: contenidos, conciertos, actos artísticos, muestras gastronómicas. Fue muy positivo. Los expositores rompieron récords de ventas, no solo desde 2019, sino también haciendo la comparación con otros años y, pese a lo que comentaste sobre el clima y el día del paro, hubo muchísima gente. Tuvimos buenos números: 517 mil personas Vs. 605 mil de 2019. Claro, tuvo que ver en esa cifra las medidas de bioseguridad.

Le sugerimos leer: Nicolás Rocha Cortés: “Escribir no es terapia” (Letras de feria)

Usted habló de los expositores, ¿cómo les fue a ellos?

Diseñamos la programación en tiempos de pandemia y, como sabes, solamente llevo en la dirección tres meses, pero cuando llegué me detuve e insistí en el tema de los aforos, control de filas, etc. En ese sentido, programamos eventos masivos para horarios particulares y para tener de ahí, al otro evento masivo, un periodo de hora y hora y cuarto, por lo que la gente pudo visitar los pabellones y estands. Eso ayudó mucho a la reactivación de los expositores.

¿Qué dijeron las editoriales?

Hablamos con ellas y manifestaron incremento de sus ventas. Algunos hablaron hasta de un 25% de incremento, que es muchísimo. Por ejemplo, la editorial de la Universidad Javeriana manifestó que en ninguna versión de la feria habían vendido tanto. A esto súmale que las editoriales durante la feria venden directamente, es decir, sin las librerías como intermediarios. En esa venta directa hacen el 20 y 30% de su recaudo anual, entonces es muy importante para ellos.

Detengámonos en la confianza de la gente para asistir a un evento tan grande en tiempos de pandemia, a pesar de que los índices de contagio han bajado tanto, ¿cómo transcurrió todo con las medidas de seguridad y el carné de vacunación?

La feria tiene un a connotación comercial y masiva. Me gustó mucho una frase que dijo Julia Navarro, la escritora española, el sábado pasado: “La feria de Bogotá es la feria de la gente”, y eso me pareció muy relevante. Este evento no solamente es de los bogotanos, sino de los colombianos: algunos viajan a visitar los eventos y comprar los libros de los años. Sobre la pandemia: entre el 3 y el 4% de la gente no tenía esquema completo de vacunación y no pudieron acceder al recinto ferial, pero el balance en general es positivo. Las personas recuperaron la confianza y si no hubiese habido paro y no hubiésemos tenido ese carné de vacunación, habría llegado mucha más gente.

Podría interesarle esuchar el pódcast de literatura de El Espectador: El refugio de los tocados, por la literatura y la conversación | Pódcast

Síguenos en Google Noticias