26 Apr 2020 - 4:29 p. m.

Viajar durante cuatro años con $10 dólares al día y la exposición que se terminó por el COVID-19

El virus obligó a terminar repentinamente la muestra que el fotógrafo Alejandro Turbay tenía programada en Nueva York. Una selección de 40 fotos que logró durante un viaje que lo llevó por 28 países de Asia, Medio Oriente y África. ¿Cómo lo financió? Turbay dice que gastó $10 dólares al día.

* Redacción Cultura

Alejandro Turbay y la mochila que lo acompañó durante los cuatro años que duró su viaje. / Cortesía
Alejandro Turbay y la mochila que lo acompañó durante los cuatro años que duró su viaje. / Cortesía

Una de las exposiciones que se terminó por cuenta del COVID-19, es la del fotógrafo colombiano Alejandro Turbay, quien adelantaba en Nueva York una muestra de 40 fotos que seleccionó tras el viaje de cuatro años que lo llevó por 28 países de Asia, Medio Oriente y África.

Regresé a la ciudad de Nueva York por primera vez en más de 10 años a fines de enero. No fue una visita cualquiera, fui allí para exhibir mi fotografía. Mostré fotos de mi viaje de cuatro años alrededor del mundo. Fui para compartir mi experiencia, las fotos e historias detrás de ellos y mi viaje con otros.

Tuve el placer de volver a conectarme con muchos amigos que no había visto en muchos años. ¡Algunos que no había visto en más de 20 años, como mi maestro y entrenador favorito de la escuela primaria (Sr. Clancy)! También tuve la oportunidad de conocer a muchos de los compañeros e hijos de mis amigos y ponerme al día con muchos de mis amigos de la escuela, la universidad, el trabajo y la vida. ¡También me honró que embajadores, cónsules y dignatarios de las Naciones Unidas incluso vinieran a la exhibición!", cuenta Turbay. 

Lo invitamos a leer: De vivir con una tribu en África a enseñar a bailar salsa en Israel

En el viaje que lo llevó por 28 países del mundo, cuenta Turbay, gastó $10 dólares al día. Por los países que pasó: Filipinas, Indonesia, Singapur, Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Birmania, India, Sri Lanka, Nepal, Turquía, Líbano, Jordania, Israel, Palestina, Egipto, Sudán, Etiopía, Kenia, Uganda, Ruanda, Congo, Malaui, Zambia y Botsuana, trabajó, entre otras cosas, como profesor de inglés y español, instructor de salsa, campesino y hasta futbolista. 

Para reducir gastos de desplazamiento, se convirtió en uno de esos mochileros que se paran a la orilla de las carreteras a “echar dedo”. Viajó a pie, bus, bicicleta y moto. “En Camboya compré una bicicleta de segunda y pedaleé más de un mes en ese país. Llegué a lugares remotos y aprendí el idioma local. Una noche, por no planear mucho, me cogió la noche en la mitad de la nada. Por suerte se me acercó un joven que hablaba algo de inglés. Me advirtió que no iba a conseguir en dónde quedarme en muchos kilómetros. Habló con sus padres, unos granjeros de arroz muy humildes, que me ofrecieron hospedaje. Fue muy especial ver cómo vive un campesino al otro lado del mundo (…) fue una de las enseñanzas del viaje: ver que tenemos más similitudes que diferencias, pese a que constantemente nos viven diciendo lo contrario”, le dijo a El Espectador. 

"Fue una hermosa sensación estar de vuelta en Nueva York. A pesar de haber vivido tantos años allí, me sentí desconectado de la ciudad. La última vez que estuve allí, alrededor de 2009 se sintió un poco frío y distante. Pero esta vez estaba encantado de que el sentimiento fuera diferente. Sentí un romance con la ciudad y la ciudad me recordó lo hermosa y especial que es. Y como suele ser el caso, mis amigos allí marcan la diferencia. Me recordó que es uno de mis hogares en todo el mundo.
Esta fue mi segunda exposición de fotografía y como todavía estoy aprendiendo tuve la suerte de que mi hermana, Marta, me ayudara en cada parte de la exposición. Ella es una artista, diseñadora y supermujer, por lo que fue un salvavidas. También me complace decir que gracias a sus compras y apoyo también pude recaudar fondos para una ONG a la que contribuyo aquí en Colombia que hace un trabajo hermoso, Tiempo de Juego".

Entre los asistentes estuvieron en el poco tiempo que logró adelantarse la muestra fotográfica, estuvieron, entre otros, el cónsul general de Colombia en Nueva York, Susana Berenguer, el embajador alterno de Colombia ante la ONU, Andrés Rúgeles, el embajador de la Republica de Myanmar ante la ONU, Tin Maung Naing y el cónsul General de Costa Rica en Nueva York, Rolando Madrigal.

"En el estilo típico de mí, el viaje se suponía que era de 2 semanas y duró 2 meses. Tuve la suerte de presenciar el cambio de invierno a primavera en una ciudad que es muy especial para mí. Se suponía que la exhibición sería un espectáculo de una noche, y gracias a la generosidad de mi amigo Terrence de Icon Realty Management, duró más de un mes y tuvo que interrumpirse debido al loco brote de COVID`19. ¡Pero qué experiencia tan hermosa fue, mientras duró!".

En su cuenta de Instagram (@ViajarParaInspirar) Turbay comparte más fotos y habla de la experiencia. 

Recibe alertas desde Google News