18 Feb 2020 - 8:47 p. m.

Vicente Feliú: La trova del fusilado (Como de cuento)

Nació el 11 de julio de 1947. Fue uno de los creadores y militantes de la Nueva Troca Cubana. Algunas de sus canciones, como “Créeme” y “Una canción necesaria”, trascendieron en la historia revolucionaria de América Latina.

Fernando Araújo Vélez

Imagen de la portada del disco "Créeme", de Vicente Feliú, uno de sus primeros trabajos musicales.  / Cortesía
Imagen de la portada del disco "Créeme", de Vicente Feliú, uno de sus primeros trabajos musicales. / Cortesía

Y entonces encontré aquel disco en una venta de música revolucionaria que habían puesto en una mesita a la salida de una película igual de revolucionaria, Missing, de Costa Gabras. Estaba al lado de otro de Pablo Milanés, y de algunos de Silvio Rodríguez, que por esas cosas de la vida yo ya tenía en la casa. Deduje que si estaba ahí era parecido, y que si era parecido, me iba a rasgar. Que de una u otra manera, aquel tipo de patillas largas sentado en una especia de mecedora era uno más de aquellos cubanos que le cantaban a los disparos de nieve, a los fusiles contra los fusiles, a las calles de Santiago ensangrentadas, a la carne y el deseo también, al tiempo que pasaba y nos iba volviendo viejos, al amor del día a día y de los sudores, y a las balas que se encontraban sobre un campo de guerra. 

Y sí. Aquel tipo, Vicente Feliú, le cantaba canciones necesarias al Che Guevara, Coloquio en Che mayor, “¿Cuál asesino es peor: quien disparó contra tu cuerpo herido o quien tu pensamiento engavetó, el miserable guardia emborrachado o el cobarde en su impúdico buró? ¿Quién te mató, Guevara, en tu estatura o, mejor dicho aún, quién lo intentó?”, y le hablaba al héroe de algunos campesinos de América Latina para confesarle, como en un verso de Vicente Huidobro, que su deber, en adelante, sería salvarlo de ser Dios. Le cantaba a Esther, quien siempre lo apoyó y apoyó la causa, y le suplicaba a quien lo escuchara que le creyera, “Créeme, cuando te diga que el amor me espanta, que me derrumbo ante un te quiero dulce, que soy feliz abriendo una trinchera, Créeme”.

Comparte: