Clara Rojas explica su apoyo a Iván Duque

Exrehenes de las Farc y voceras de las víctimas del conflicto armado en el país, Íngrid Betancourt y Clara Rojas exponen en El Espectador los argumentos que las llevaron a apoyar a cada candidato en la lucha por la Presidencia del próximo domingo: el de la Colombia Humana y el uribista.

Clara Rojas (centro), junto a Marta Lucía Ramírez e Iván Duque, el día en el que anunció su apoyo a la candidatura del Centro Democrático. Cortesía

Tomé la decisión de apoyar la fórmula presidencial de Iván Duque y Marta Lucía Ramírez después de ponderar las opciones que tenemos los colombianos para el próximo domingo 17 de junio. Me llamó la atención la propuesta de esta campaña sobre la creación del Ministerio de la Familia y la Mujer. Este es un tema fundamental sobre el que he venido trabajando en el Congreso de la República. La mujer debe seguir empoderándose en la sociedad y creo que una iniciativa de esta naturaleza es positiva y necesaria.

Me encantó la columna de Marta Lucía sobre el tema de mujeres; en Bogotá hay un compromiso muy importante para hacer unas reformas que hemos venido trabajando de tiempo atrás en el Congreso, y hay muchos temas. Por eso les pedí que se siga trabajando en esta materia para que, en la medida de lo posible, se logre un resultado que sin duda es para el bien de Colombia.

Le puede interesar: Íngrid Betancourt explica su apoyo a Gustavo Petro

Durante la rueda de prensa, el candidato Iván Duque se comprometió a trabajar intensamente por las mujeres víctimas del conflicto, quienes también serán incluidas en esa agenda nacional de legalidad, emprendimiento y equidad, al igual que por los demás afectados por la violencia, de manera que haya verdad, justicia y reparación.

También tuve en cuenta en ese análisis la posición asumida por el doctor Duque frente a los acuerdos de paz, ya que no está proponiendo hacerlos trizas sino modificar algunos aspectos.

Aunque anteriormente a esta decisión había anunciado que apoyaría el voto en blanco, me preocupó que el país lo podría considerar como un “voto indiferente” o lo viera como una posición neutral respaldando “la opresión”, o se entendiera como una “lavada de manos”. Como mi postura no significaba ninguna de las anteriores, decidí que debía escoger, ponderando lo mejor de cada candidato y de cada programa y, en general, de las propuestas que se presentaron. También ponderé el hecho de que habían efectuado una campaña limpia, llena de mensajes positivos, sin agresiones y con la intención de construir y presentar soluciones.

Por esas consideraciones tomé la determinación de acompañar esta candidatura e invitar a los colombianos a que el próximo domingo votemos por Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, porque el futuro es de todos.

Le puede interesar:

 

Le puede interesar: