De la academia al Congreso

"Hay que pasar de la indignación y el clic a la acción": Juanita Goebertus

Abogada y politóloga de los Andes, con maestría en Derecho de la Universidad de Harvard, Juanita Goebertus hizo parte de la mesa de negociación de La Habana como asesora del alto comisionado para la Paz, coordinando el tema de justicia transicional. Hoy aspira a la Cámara por Bogotá, con el número 110 en la lista de la Alianza Verde.

Juanita Goebertus, 110 a la Cámara en Bogotá de los verdes. Cortesía - Pacifista

¿Por qué saltar a la política?

Estoy convencida de que si los ciudadanos nos quedamos opinando, criticando o proponiendo soluciones sólo desde afuera, la política difícilmente va a cambiar. La apuesta es lograr que, desde la técnica, nos tomemos la política para que haya mejores soluciones para todos los ciudadanos. Es un reto inmenso, es un mundo muy distinto del que conozco, pero creo que desde adentro es más posible lograr transformaciones reales que mejoren las condiciones de vida de los colombianos.

¿En dónde buscará los votos?

Tengo la fortuna de haber sido invitada por Angélica Lozano y Claudia López, mujeres que han abierto espacios para que candidatos de opinión podamos tener un chance. Me he encontrado con líderes que quieren puestos, pero también con otros que quieren mejorar las condiciones de su localidad desde el Congreso.

¿Y qué les dice a esos líderes que quieren hacer una transacción?

Con honestidad, les digo que no vine a hacer lo que durante muchos años han hecho otros. Me le mido a hacer política de otra forma, pensando en que la gente no vote por la maquinaria, ni por lechona, ni por puestos, sino porque realmente cree en las ideas que uno defiende. Algunos han reaccionado bien, diciendo que al menos alguien les habla honestamente.

Vea: Pro y contra: ¿Qué hacer con los diálogos con el Eln?

¿Cómo analiza el último período legislativo en cuanto a la implementación de paz?

En el primer año, a pesar de las dificultades, se logró de manera efectiva la dejación de armas de las Farc y su tránsito a la legalidad. Quedan pendientes las transformaciones reales para que el conflicto no se repita, ahí es donde quiero trabajar: cerrar la brecha entre el campo y la ciudad con inversiones, infraestructura de vías terciarias, sistemas de riego, mecanismos de participación ciudadana.

¿En qué se va a enfocar?

Quiero concentrarme en tres ejes. Primero, seguridad ciudadana, convencida de que Colombia profesionalizó su capacidad militar durante el conflicto, pero los esfuerzos no son iguales para las ciudades. La experiencia muestra que cuando un conflicto se acaba, hay brotes de inseguridad en las ciudades, y eso supone transformar la forma de lucha contra el crimen organizado, en particular, desarrollar la capacidad de administración de justicia local. Segundo, la despolarización de Bogotá. Darle gobernabilidad para tener políticas de largo plazo. Eso implica lograr la segunda vuelta para alcalde y que no se pase el elegido defendiéndose del anterior, sino gobernando. Y la apuesta por la creación de Bogotá como región, para que hayan políticas públicas coordinadas con los municipios aledaños, en movilidad, gestión ambiental y riesgo, lucha contra la pobreza y seguridad en la periferia. Tercero, los términos de implementación del Acuerdo, conversando con quienes se opusieron. Hay temas fundamentales en los que quienes votamos por el Sí y quienes votaron por el No podemos encontrar consensos.

En la coyuntura actual, ¿cree que puede pasar algo parecido a la “Ola Verde” de 2010?

Hay lecciones que se aprendieron y se están aplicando. Aprendimos que hay que pasar de la indignación y el “clic” a la acción. La gente tiene que salir a votar. Yo creo que debemos avanzar en una coalición más amplia, en particular con Humberto de la Calle, con quien hay enormes coincidencias, en donde debe haber acuerdos sobre la forma de hacer política.

¿Cuál es su posición frente al aborto?

La Corte Constitucional ya ha resuelto este tema y defiendo los tres casos excepcionales que definió.

¿Sobre la eutanasia?

También defiendo la posibilidad de cada individuo para decidir sobre su vida.

¿Hay que seguir hablando con el Eln?

Tenemos que aprovechar la coyuntura actual para rediseñar las reglas metodológicas de ese proceso. Una de las razones por las que no ha avanzado es porque esas reglas han sido equivocadas.

¿Está de acuerdo con imponer impuestos a iglesias cristianas?

Hay que movernos hacia unos impuestos más progresivos, que realmente permitan que quienes tengan acceso a más recursos paguen más. Tenemos que revisar el esquema de exenciones tributarias, incluyendo aquellos que hoy se aplican a las iglesias.

¿Cárcel para menores de edad infractores de la ley?

La discusión deben encaminarse a ver de qué manera los mayores de edad hacen uso de menores para la comisión de crímenes. Antes que tomar decisiones sobre perseguir penalmente a los menores de edad, creo que deberíamos perseguir a quienes, siendo mayores, los usan para cometer delitos.

¿Legalización de drogas?

Defiendo una diferenciación en la forma de persecución de la cadena del narcotráfico. A los cultivadores, sustitución de cultivos y desarrollo rural. A los consumidores, salud pública, defiendo la dosis personal. A los traficantes, todo el peso de la ley.

¿Matrimonio igualitario?

Matrimonio igualitario ya. Defiendo el amor en cualquiera de sus formas.

¿Sustitución, erradicación forzada o fumigación de cultivos ilícitos?

La sustitución de cultivos avanza con dificultades por la incapacidad del Estado de llegar con toda la institucionalidad a proveer desarrollo rural en las zonas más afectadas. De nada sirve pagarles subsidios a los cultivadores si no llegan las vías para que los campesinos puedan sacar sus productos de manera competitiva y se vinculen a mercados nacionales e internacionales. Sí creo que a quienes incumplen los acuerdos de sustitución, les debe caer todo el peso de la ley.

¿Cómo combatir la inseguridad en Bogotá?

Prohibir parrilleros en las motos es equivocado, ataca solamente la punta del iceberg, pero no se concentra en una visión más estructural de lucha contra el crimen organizado. Lo importante no es perseguir al parrillero, sino desarticular la organización de la que hace parte. Si no es a través del parrillero, será a través de otra modalidad: veremos dos motos o atracos con una mujer. Hay que articular funciones entre Alcaldía, Policía, Fiscalía y los jueces, que es lo que no está funcionando, y desarticular los negocios ilícitos.

¿Cuál es su posición frente al metro elevado?

Bogotá necesita un sistema de transporte integral que combine muchas modalidades. Una ciudad como esta no resiste sólo a punta de buses, necesitamos metro, tren de cercanías, metrocable.