Consulta en marzo es una opción

La campaña presidencial de las coaliciones

Las fuerzas políticas que buscan llegar a la Casa de Nariño siguen sin definir el mecanismo para elegir candidato único de las alianzas que aún se siguen configurando. La más reciente la lideran los exalcaldes de Bogotá y Santa Marta.

Los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe (arriba) y los exalcaldes de Bogotá y Santa Marta, Gustavo Petro, Carlos Caicedo y Clara López (abajo). / Tomadas de Twitter

Mientras el país entra de lleno en la temporada de fiestas de fin de año, y la política pasa a un segundo plano, los candidatos más opcionados para llegar a la Casa de Nariño trabajan con sigilo, pero a toda marcha, buscando caminos de entendimiento que permitan consolidar la fórmula ganadora. Por eso, en las últimas semanas se han visto una serie de tímidos movimientos que buscan consolidar alianzas de cara a la primera vuelta presidencial, que serán en mayo de 2018. Los primeros en dar el paso, hace 15 días, fueron el exgobernador Sergio Fajardo, y los senadores Jorge Robledo y Claudia López, quienes concertaron la llamada Coalición Colombia, con Fajardo como candidato.

La coalición de los exalcaldes, integrada por Gustavo Petro, Clara López y Carlos Caicedo, quienes por ahora tienen listas únicas al Congreso, buscan definir un candidato único a la presidencia, y han invitado al exjefe negociador, Humberto de la Calle. Del otro lado, el uribismo con su candidato Iván Duque, la exministra Marta Lucía Ramírez y el exprocurador Alejandro Ordóñez, hacen lo propio para llegar unidos a las elecciones.

Lea: Petro dice sí a consulta interpartidista con Clara López, De la Calle y Caicedo

Y estas dos últimas tendencias, que parecen revivir lo que se vivió en el plebiscito refrendatorio del Acuerdo de Paz -con los del Sí y los del No-, han estado dedicadas de lleno a esto de las coaliciones. La convocatoria vino por el lado de la exministra López Obregón, quien desde su cuenta en twitter hizo un llamado a Petro, Caicedo y De la Calle “para llegar unidos a las presidenciales”. La respuesta no se hizo esperar por parte de los exalcaldes de San Marta y Bogotá. Caicedo aceptó la invitación y propuso una consulta interpartidista para el 11 de marzo, y aprovechó para ampliar la invitación a Sergio Fajardo y su Coalición Colombia.

Por su parte, Petro señaló en entrevista con la W que “la idea es recibir la invitación de Carlos Caicedo. Él invitó a una consulta interpartidista de fuerzas diferentes. Hemos aceptado esa invitación, que está abierta mas no circunscritas a las personas previamente mencionadas. Fajardo dijo que no quiere. Se está a la espera de De la Calle. No necesariamente fuerzas de izquierda, sino progresismo y corriente liberal, alrededor de sentar las bases para construir una era de paz en donde los acuerdos firmados, aunque no son suficientes, hay que cumplirlos”

En el entretanto, De la Calle se limitó a escribir desde su cuenta en twitter que la Coalición Colombia “es un esfuerzo valioso, pero es insuficiente para derrotar las fuerzas que quieren hacer trizas el acuerdo de paz. Unidad”. No es la primera vez que el exvicepresidente afirma su disposición a consolidar una alianza con las fuerzas que apoyaron el proceso de paz y que tienen el compromiso de implementarlo. En ese camino, López Obregón informó que en la tarde de ayer se reuniría con el exjefe negociador para tener una conversación inicial de cómo podría adelantarse un acuerdo programático que les permita la unión antes de primera vuelta.

Lea también: Uribe y Pastrana dan un mes para definir mecanismo de elección de su candidato único

Pero es claro que el problema en este sector no es De la Calle, sino que no se ve en el panorama una coalición en la que quepan Petro y Fajardo del mismo lado. Pues sus programas, planteamientos y formas de hacer política se distancian sustancialmente. Eso sí, en la mayoría de encuestas estas dos figuras aparecen en los primeros tres lugares, y sin duda, una alianza los dejaría como la fuerza con mayor posibilidad de ganar las elecciones de 2018.

Pero si la coalición de los de la centro-izquierda aún no logra consensos tácitos para llegar fortalecidos a las legislativas de marzo, la centro-derecha parece estar en una situación peor. Especialmente, porque si hay algo claro para los que apoyan al candidato del Centro Democrático, Iván Duque, es que su compromiso debe ser hasta el día de las elecciones al Congreso, teniendo en cuenta el impulso que este podría darles a los aspirantes a Senado y Cámara de Representantes, en una tarea región por región. En ese sentido, se rehúsan a que haya una especie de consenso en el que sea Duque el que resulte sacrificando su candidatura, frente a la de Ramírez y Ordóñez.

Una situación compleja dado que, por los sectores que apoyan a la exministra, han dicho que no someterán a su candidata a una consulta en marzo por una razón básica: ella no cuenta con el respaldo de un partido político pues ya se retiró del Conservador, como sí lo tiene el candidato del uribismo y, en ese sentido, no entraría a competir en igualdad de condiciones. Su propuesta, de hecho, se inclina más hacia el consenso e, incluso, una encuesta expedita para que se defina rápidamente al candidato de coalición. “Es urgente que esta alianza se concrete con los candidatos mostrando juntos su intención de trabajar por Colombia, por encima de cualquier aspiración personal”, dijo la candidata Marta Lucía Ramírez.

Por los lados del exprocurador Ordóñez las cosas tampoco están fáciles. Comenzando por el conato de rebeldía que asumió este al confrontar al expresidente Andrés Pastrana al culparlo de intentar dejarlo por fuera de la coalición. Al final, Ordóñez reiteró que no siente que sus ideales estén representados en el exmandatario conservador y decidió seguir adelante, pero con sus propios compromisarios. Ayer, precisamente, sostuvo una conversación con el expresidente Álvaro Uribe a quien le notificó que, a partir de ahora y ante el ultimátum que se impuso frente a la fecha para escoger al candidato único de coalición que será el próximo 20 de enero, tendrá a unos delegados a quienes enviará en las próximas reuniones con los compromisarios de Duque y Ramírez. Así las cosas, las reglas de juego a la que les apuestan los candidatos de derecha aún no están claras, pero cada uno seguirá haciendo campaña en las distintas regiones del país para lograr la mayor cantidad de adeptos en caso de que, al final, el mecanismo que se imponga sea una consulta. La campaña de las coaliciones avanza, con candidatos y fuerzas políticas con el suficiente liderazgo que, sin duda, pondrá a más de un colombiano a dudar sobre cuál es el mejor del abanico. La carrera por la Presidencia de la República apenas comienza.