¿Qué propuestas tienen los candidatos alrededor de cada punto del Acuerdo de Paz?

El Observatorio de Seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz (OIAP) analizó los planes de gobierno de los aspirantes a la Presidencia y determinó su posición y visión sobre los temas pactados en La Habana.

Candidatos presidenciales Iván Duque, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Humberto de la Calle y Germán Vargas Lleras.Archivo y cortesía.

“¿A quién le importa el acuerdo de paz?”, fue la pregunta que se hizo el Observatorio de Seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz (OIAP) con el fin de analizar el interés de los aspirantes a la Presidencia alrededor de lo acordado en La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla más antigua de América Latina, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

A casi 20 días de la primera vuelta del evento electoral que definirá quién estará a la cabeza del país por los próximos cuatro años, el OIAP publicó un primer estudio del tema. En el documento se explica “quiénes respaldan y quiénes no el Acuerdo” y a su vez se menciona la posición de cada candidato sobre los seis puntos pactados, sus anuncios en torno a la implementación y los compromisos asumidos por el Estado colombiano en ese marco y, en general, sobre la visión de paz de quienes aspiran ocupar la Casa de Nariño hasta el 2022.

Le puede interesar: ¿Quién es el mejor candidato para los emprendedores del país?

Según el documento, algunas de las menciones “son marginales y se circunscriben a cuestionar el Acuerdo, a hacerlo trizas, a proponer temas que van más allá o propuestas que niegan lo acordado, a implementarlo según lo convenido o desmontar sus aspectos fundamentales. (…)Parece que el interés de los candidatos es formular una propuesta de país que, en ocasiones, hace abstracción del fin del conflicto acordado con las Farc y de los compromisos asumidos por el Estado”.

El informe asegura que los candidatos Humberto de la Calle, Sergio Fajardo y Gustavo Petro son quienes más han manifestado respeto por el acuerdo, mientras que Iván Duque y Vargas Lleras tienen reparos sobre el mismo y “combinan críticas con la idea de desmontar aspectos esenciales, como la Jurisdicción Especial de Paz”.

Punto 1. Reforma Rural Integral

Gustavo Petro plantea el desarrollo del campo a través de la lucha contra el latifundio improductivo, el impulso a la producción de alimentos y la construcción de un ordenamiento territorial enfocado en los derechos de los pueblos. Estas propuestas, según el estudio, abordan dos ejes centrales del Acuerdo Final: la distribución de la propiedad de la tierra y el desarrollo del campo. 

Por otro lado, está el candidato Iván Duque, a quien le “quedan muchos puntos del Acuerdo Final de Reforma Rural Integral que no son tomados en cuenta, pues su enfoque ha sido la necesidad de reestructurar lo pactado y garantizar que el desarrollo del campo sea armónico entre los sectores que hacen presencia en él”. El documento advierte que “es necesario llamar la atención en el hecho que no presenta estrategias para que dichas relaciones se den en un entorno de igualdad, que permita la superación de las condiciones por las que muchas comunidades han sido excluidas de las políticas públicas agrarias y que, además, han sufrido de manera directa los embates del conflicto”.

El exvicepresidente Germán Vargas Lleras propone que política agropecuaria sea articulada por una nueva Ley de Tierras que tenga como objetivo el fomento rural. No obstante, asegura el OIAP, “deja como temas ausentes el desarrollo de la educación superior en el campo y para el campo, la salud rural, el mejoramiento de la infraestructura vial, energética o de riego”.

Aunque Sergio Fajardo presenta una política agraria enfocada en la cadena de transformación y distribución del potencial productivo del campo y en el desarrollo de las comunidades abordando en temas como salud, educación y programas de infraestructura, medio ambiente, investigación y reconciliación, el estudio señala que “se observa una falta de claridad frente a la integralidad de la Reforma y las acciones que se realizarían para aumentar el acceso a la tierra”.

Para Humberto de la Calle, “el compromiso fundamental de su candidatura es la defensa integral de lo pactado en el Acuerdo Final, por lo que en defensa de la Reforma Rural Integral manifiesta la necesidad de reconciliarse con el campo después de una guerra en la que fue el principal escenario de disputa”, indica el OIAP. 

Lea también: ¿Echarle tierra a la reforma rural integral?

Punto 2. Participación Política

Según el documento, en el marco de la campaña presidencial, solo Petro y Duque se han referido concretamente a la reforma política.

El primero, por un lado, tiene propuestas que abordan ejes estructurales de las responsabilidades estatales en el marco de la implementación del Acuerdo en lo correspondiente al Estatuto de la Oposición Política, el fortalecimiento de movimientos sociales y participación ciudadana y en los temas de apertura y garantías del sistema político colombiano.

El segundo, busca “actuar de manera decidida contra la impunidad, asegurando que los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad no puedan aspirar a cargos de elección popular, luego de un proceso de desmovilización, desarme y reinserción, sin haber cumplido una pena efectiva y proporcional”. Como el candidato del Centro Democrático no ha especificado a qué se refiere con “pena efectiva y proporcional”, no se puede determinar si lo que realmente quiere es cambiar las reglas de juego a los firmantes del Acuerdo de Paz, quienes tienen actualmente 10 curules transitorias en el Congreso de la República. 

Le puede interesar: Pepe Mujica y FARC se reunieron para revisar avances en implementación de la paz

Punto 3. Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas

El documento señala que solamente uno de los programas de los candidatos presidenciales hace referencia a la entrega de armas, el de Humberto de la Calle, el cual indica que “la desmovilización y entrega de armas por parte de este grupo le abre a Colombia una inmensa ventana de oportunidad para que los próximos gobernantes se ocupen de lo importante, empezando por dos de los grandes males que aún aquejan al país: la pobreza y la desigualdad”.

En cuanto al cese bilateral y la dejación de armas, las zonas veredales o espacios territoriales de capacitación y reincorporación, la reincorporación política y económica de los excombatientes, el Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política, el Programa Integral de Seguridad y Protección para las Comunidades y Organizaciones en los Territorios, así como el desmonte del paramilitarismo, ninguno de los programas hace mención, por lo que el análisis se basó en las intervenciones de los aspirantes a la Presidencia en debates y entrevistas.

Por un lado, Duque sostiene que las Farc continúan escondiendo armas en caletas y que, por lo tanto, podrían perder los beneficios jurídicos amparados por el Acuerdo. Por el otro, Vargas desconfía de la efectividad de la reincorporación de excombatientes y la no reincidencia en el delito. Fajardo insiste en la importancia de adelantar procesos de pedagogía en las zonas veredales y Petro defiende la participación política de la Farc. Sin embargo, en general, hay grandes silencios y una ausencia de propuestas concretas en cuanto a lo que sucederá con los Espacios Territoriales y los procesos de reicorporación de los excombatientes.

Punto 4. Solución al problema de las drogas ilícitas

Humberto de la Calle, Sergio Fajardo y Gustavo Petro coinciden en su compromiso con una política de sustitución de cultivos gradual y concertada, acompañada de condiciones que garanticen una solución sostenible al problema de la producción de drogas. De la Calle y Fajardo reconocen dicha alternativa como el único mecanismo sostenible a largo plazo y Petro propone no supeditar las políticas antidrogas al ámbito internacional, sino tener como ejes nacionales las salidas negociadas con la población campesina.

Germán Vargas Lleras e Iván Duque están del lado del fortalecimiento de las fuerzas armadas y policiales para un combate contra el narcotráfico. Estos últimos, según el documento, están “en contravía del Acuerdo de Paz y ponen en riesgo la implementación del punto cuatro”.

Punto 5. Víctimas

Este punto pactó el establecimiento del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetició, la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado, la Jurisdicción Especial para la Paz y las medidas de reparación integral. Estos mecanismos han generado polémica en la contienda electoral de parte de todos los candidatos, sin embargo, el documento concluye que tanto Petro, Fajardo, De la Calle e incluso Vargas Lleras buscan su fortalecimiento y puesta en marcha, mientras que Duque ha manifestado su determinación por hacer cambios sustanciales y estructurales.

Punto 6. Implementación, verificación y refrendación

Aunque en ninguno de los planes de gobierno ha sido contemplado el Plan Marco de Implementación del Acuerdo (PMI), “dadas las posturas asumidas por los candidatos en espacios e intervenciones públicas, sería posible esperar una modificación, más o menos sustancial, de los contenidos del PMI si Iván Duque o Germán Vargas Lleras resultaran elegidos como presidente, mientras que sería posible prever un respeto a las disposiciones allí contenidas por parte de Sergio Fajardo, Gustavo Petro y Humberto de la Calle”, puntualiza el documento.

*Gráficos extraídos de “¿A quién le importa el acuerdo de paz?”, del Observatorio de Seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz (OIAP).

últimas noticias