Viviane Morales dice que “persiguen” su campaña presidencial

La candidatura de la exsenadora fue demandada ante el CNE por doble militancia. Aun así, Morales aseguró que la están persiguiendo por “ser cristiana”.

Archivo

La candidata a la Presidencia y exsenadora, Viviane Morales, aseguró este jueves a través de un comunicado que está siendo “perseguida” por “ser cristiana”. Esto, después de que se conociera una denuncia contra su candidatura ante el Consejo Nacional Electoral por posible doble militancia.

Acabo de enterarme que buscaron a un abogado contratista del propio Consejo Nacional Electoral para demandar mi campaña. Es decir, que pusieron a demandarme a un abogado lobista que patine su demanda contra mí en los pasillos del CNE. No es posible que por el solo hecho de ser creyente estén persiguiéndome con la sevicia que lo están haciendo”, expresó Morales en un comunicado que publicó a través de su cuenta en Twitter.

(Lea aquí: Somos, Viviane Morales y la parapolítica).

La también exfiscal dijo que la denuncia se daba, porque “el partido Liberal quiere obligarme a traicionar mi fe hasta el punto que me sacaron, porque no accedí a hacerlo”. Aseguró que debe tratarse de una persecución en su contra, pues “no tiene explicación que una vez el Consejo de Estado avaló el cumplimiento de mis requisitos constitucionales para ser candidata presidencial, sigan con el cuento de la doble militancia”.

En el comunicado también denunció que no la habían notificado de la denuncia contra su candidatura, lo que estaría “limitando mi derecho a la defensa”. Aunque, horas después de enviar el comunicado, publicó otro trino donde confirmaba que ahora sí había sido notificada, aclarando que la audiencia está programada para el próximo 15 de marzo a las nueve de la mañana.

El pasado 15 de enero, Viviane Morales confirmó su candidatura a la Presidencia, después de renunciar al partido Liberal y a su curul en el Senado. Morales cuenta con el aval del partido Somos, antiguo Alas Equipo Colombia, que perdió su personería tras las elecciones de 2010, al no alcanzar el umbral de votos necesario. En ese momento, la exsenadora rechazó la invitación del candidato uribista Iván Duque de hacer parte de la consulta de derecha.