La política menuda en la capital de Bolívar

Cartagena: muchos candidatos, pocas opciones

La Alcaldía de Cartagena podría quedar en manos de dos candidatos sobre los que hay cuestionamientos y avanzan investigaciones en los entes de control que podrían afectarlos una vez electos. ¿Se repetirá la historia?

El próximo 27 de octubre los cartageneros elegirán al próximo habitante del Palacio de la Aduana. A la Registraduría acudieron 15 candidatos. / Getty Images

Poca gente en Cartagena tiene dudas de que los ojos del país están puestos sobre la elección del próximo 27 de octubre. Y hay un elemento que hace que esta vez los comicios sean trascendentales para la capital de Bolívar: podría significar el punto final a casi una década de caos administrativo, corrupción, desidia y falta de liderazgo político. Parece lugar común, pero Cartagena ha tenido desde 2011 más de una decena de alcaldes entre electos, designados y encargados, lo que explica por qué la ciudad marcha a medias. En las calles angostas del centro histórico, en las vías destapadas de los sectores pobres o en los buses prevalece una sensación: desconfianza.

Ante la Registraduría se inscribieron 15 candidatos para ocupar el despacho del alcalde en el Palacio de la Aduana, pero son solo dos las candidaturas aventajadas: la de William Ramón García Tirado, por el partido cristiano Colombia Justa-Libres, y la de Yolanda Wong Baldiris, por el Partido de la U. Ambas con serias acusaciones encima y una con la duda sobre posibles incompatibilidades, lo que ha despertado el temor de que la administración de la Heroica quede de nuevo acéfala y permanezca en la interinidad.

Le puede interesar: La denuncia contra el favorito a la Alcaldía de Cartagena que investiga la Procuraduría

García Tirado es un “viejo zorro” de la política. Ha ocupado varios cargos públicos y, convencido de su favoritismo, ya ha empezado a adoptar las maneras de quien se cree el ganador: no asiste a debates, no contesta el teléfono ni responde preguntas de los periodistas. En el pasado formó parte del grupo político del exsenador Javier Cáceres Leal, de quien terminó alejado, y para estas elecciones ha logrado reunir alrededor de su candidatura a casi todos los caciques electorales que se han repartido el poder durante las últimas décadas.

Cerca de su campaña están los excongresistas William Montes y Miguel Ángel Rangel, la exsenadora Sandra Villadiego (esposa de Rangel), José Julián Vásquez, quien fue el alcalde en la sombra durante la administración del exalcalde Manuel Vicente Duque, o la senadora de Cambio Radical Daira de Jesús Galvis Méndez. Además de su colectividad, el candidato recibió el coaval del Partido Liberal, por lo que tiene el apoyo oficial del senador Lidio García y del expresidente César Gaviria Trujillo. Otras voces aseguran que el empresario Alfonso Hilsaca también es cercano a su candidatura.

El jueves pasado la noticia en Cartagena fue una denuncia que llegó a la Procuraduría, en la que se acusa al candidato puntero de haber adquirido, por un precio escandaloso, 10 hectáreas para la construcción de un proyecto de vivienda de interés social. La transacción, de acuerdo con los documentos, se hizo en mayo de 2017, cuando García Tirado era gerente del Fondo de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana Distrital (Corvivienda).

Para García, se trata de un ataque político, porque él es el favorito y asegura que la transacción que realizó desde su gestión ante Corvivienda “cumple con la trazabilidad de solicitud de oferta, la declaración de utilidad pública, el avalúo de la lonja y la autorización de la junta directiva”. Aunque la denuncia apenas llegó a manos del ente de control, ya algunos auguran que ese caso podría terminar afectando al hoy candidato en caso de que sea el próximo alcalde.

En la contienda también está Yolanda Wong Baldiris, quien llegó a la playa alta de la administración distrital cuando fue nombrada secretaria del Interior durante el encargo de Sergio Londoño Zurek, hoy también aspirante al Palacio de la Aduana. De Wong, abogada de 44 años, varios periodistas resaltan su capacidad para trabajar, lo que se hace evidente en campaña. “Se propone hacer recorridos de 36 horas por los barrios, y los hace”, comenta una voz de la política de Cartagena. En 2015, Wong aspiró a la Gobernación de Bolívar, era la ficha del entonces gobernador Juan Carlos Gossaín y su candidatura estuvo apoyada por personas cercanas a Enilce López, conocida como la Gata. En la actual campaña la realidad es que su escenario electoral es complejo, pues casi toda la clase política está apoyando a su adversario.

Con Yolanda Wong están Javier Cáceres Leal y la casa García Zuccardi, pero no hay certeza sobre el apoyo de Juan José García en caso de que la balanza se incline de manera definitiva hacia García Tirado. “No se puede decir que Juan José García esté con uno o con otro”, comentó un líder político cartagenero, que agrega una reflexión: “Pero, ¿cuándo ha perdido Juan José García aquí?”. Otro líder de la ciudad anota: “Tengo una imagen en la cabeza. Días antes de las elecciones entre Serpa y Pastrana en 1998, vi a Piedad Zuccardi bajar del brazo de Serpa. Ese era su candidato. Pero un día antes de las elecciones, ya era parte de los liberales con Pastrana”. Lo único cierto es que, al menos institucionalmente, hoy Wong cuenta con el respaldo del senador de la U Andrés García Zuccardi.

Sin embargo, sobre Wong existe la sombra de una posible incompatibilidad. En los próximos días el Consejo Nacional Electoral (CNE) deberá tomar una decisión al respecto. El meollo del asunto es si Wong dejó a tiempo su encargo en la Alcaldía y si se cumplieron los 12 meses que exige la ley para aspirar a un cargo de elección popular. Los argumentos en contra señalan que entre la fecha en la que dejó el cargo (20 de septiembre) y la inscripción de la candidatura (25 de junio) no se cumplieron los plazos. Su defensa esgrime que el tiempo cuenta desde el día en que dejó el cargo hasta la fecha de la elección.

El CNE deberá establecer si aplica la jurisprudencia del Consejo de Estado en un proceso contra un representante a la Cámara por Nariño en 2018, al extender el límite temporal de inhabilidades hasta la fecha de inscripción. El abogado de Wong, Héctor Carvajal, señala que la candidata no podía adivinar, en el momento en que dejó el cargo, que el Consejo de Estado iba a dictar esa jurisprudencia. “No voy a contestar ataques y responderé a los cartageneros. No me causa ningún temor el caso porque la Procuraduría ya dijo que no estaba inhabilitada”, comentó la candidata.

Los dos candidatos citados vienen de las entrañas de la ciudad popular, pero aunque puntean en las encuestas, la desconfianza a sus candidaturas también se hace evidente en las calles. “Votar por uno u otro es lo mismo”, comenta un vendedor estacionario en la Calle de la Universidad, en pleno centro histórico.

La tercería

El pasado 3 de septiembre, en una reunión en Cartagena, el excandidato presidencial Sergio Fajardo pidió a su candidata en Cartagena, Claudia Fadul, y a otros candidatos hacer una convergencia política para consolidar una verdadera opción de poder para competir contra Wong y García Tirado. Además de Fadul, la propuesta incluyó a Sergio Londoño Zurek, de Colombia Renaciente; Nabil Báladi, del Polo Democrático, y Jaime Hernández Amín, del movimiento Cambiemos. Aunque la idea cobró fuerza ese día, hoy se sigue discutiendo el mecanismo para elegir a un candidato único.

Lea también: Sergio Fajardo pide convergencia política para la Alcaldía de Cartagena

El más opcionado sería Sergio Londoño, quien expresa: “La pregunta es cómo devolver Cartagena a los cartageneros y que se vuelva a creer en las instituciones. Eso es lo que está en juego. De la forma en que se hace la campaña se gobierna. Y hoy la ciudad mira con recelo esas campañas que llenan los postes de afiches y hacen parrandas que solo dejan guayabo moral”. Sin embargo, entre los que aparecieron en la foto con Fajardo, hay quienes no comparten la alianza si no son ellos los candidatos.

Uno de ellos es Nabil Báladi. Una fuente consultada lo explica: “Él dice que si el candidato no es él, no será parte de la coalición. Pero se lo tendrá que decir a Fajardo y a Jorge Robledo en sus caras”. Además, por fuera de la coalición también está Adelina Covo, candidata de Colombia Humana. Su incomodidad es evidente: “Algunos alternativos optaron por apegarse a sus jefes políticos nacionales y la ciudad debe estar por encima. Priman sus intereses partidistas y la unidad debe hacerse con la ciudadanía”.

También por fuera está Armando Córdoba, candidato por Alianza Verde, aunque su postura no ha caído bien en la dirigencia política nacional. El Espectador conoció que, en una votación interna, hubo una mayoría (9 votos) que estuvo de acuerdo en buscar una “alianza programática” con William García Tirado, e incluso se propuso una comisión para hablar con él y Wong, pero la propuesta solo tuvo tres votos. La situación motivó un viaje de urgencia de Jaime Navarro Wolff, secretario general de la Alianza Verde, pero no asistieron los que propusieron unirse a García. Todo parece indicar que la decisión final llegará desde Bogotá.

Lea más: La ficha de los exministros santistas para la Alcaldía de Cartagena

Otro flanco en las elecciones cartageneras lo constituye la elección del Concejo, pues está pendiente un proyecto de acuerdo para organizar las finanzas y el diseño administrativo de Cartagena y la reestructuración de la Alcaldía. Pero hay un hecho que llama la atención: al menos siete de los concejales que resultaron involucrados en el escándalo de corrupción que sacó al alcalde Manuel Vicente Duque, referente a las irregularidades en la elección de la contralora Nubia Fontalvo, o quieren repetir curul o apoyan a protegidos.

Así es el intríngulis de la política cartagenera mientras se tejen las alianzas. La ciudadanía solo espera que Cartagena salga del estancamiento, pues además de la reestructuración administrativa, están pendientes las obras para la protección costera, la culminación del sistema Transcaribe, la ejecución del plan maestro de drenaje pluvial, el traslado del mercado de Bazurto y el inicio de las obras del megacolegio en Villa de Aranjuez con recursos donados por la Fundación Pies Descalzos, de Shakira. La gente guarda la esperanza en que quienes ganen sean capaces de evitar que las murallas de la institucionalidad se sigan cayendo por pedazos.

Compromiso por el colegio de Villas de Aranjuez

En noviembre de 2018, Shakira llegó a Cartagena a poner el primer ladrillo y los recursos para la construcción de un colegio en el barrio Villas de Aranjuez. La obra debía entregarse en junio de 2019, sin embargo, un lío jurídico con el predio en donde se iba a construir no había permitido que siquiera se iniciara la construcción. Sin embargo, el pasado 23 de julio, un fallo solucionó el problema y ordenó el desalojo de quienes ocupaban el terreno. Su construcción es uno de los compromisos del próximo alcalde.

“Hay que ejercer control sobre la tierra y que no se la apropien, como pasó en este caso. Trabajaremos no solo con la Fundación Pies Descalzos, sino con la comunidad internacional para recibir mayores recursos”, comenta el candidato Sergio Londoño.

Fernando Araújo, candidato del Centro Democrático, ratificó su compromiso con el colegio y las obras que reclaman los cartageneros. Por su parte, Adelina Covo, de la Colombia Humana, afirma que el compromiso debe ir más allá de su construcción. “También hay que mantenerlo. Nombrar a unos profesores, pero el problema es que están privatizando a los maestros, con ese asunto de que el Distrito no tiene planta de personal, y les pagan unos salarios de hambre”.

Los riesgos electorales en Bolívar

Según advirtió recientemente la Defensoría del Pueblo, a través de una alerta temprana por riesgo electoral emitida a principios de mes, en el departamento de Bolívar hay 28 municipios amenazados, 13 de ellos en riesgo extremo, 10 en alto y seis en medio. Si bien Cartagena figura con un nivel de riesgo medio, municipios como Achí, Santa Rosa del Sur o Norosí están en riesgo extremo.

El organismo advirtió además que Cartagena, superada solo por Arauca y Cali, es la zona donde más se han presentado conductas vulneratorias contra personas involucradas en el proceso electoral. Allí hubo siete casos, entre ellos amenazas, ataques y constreñimiento al elector.

En esa línea, la Defensoría recomendó fortalecer la presencia de la Fuerza Pública en zonas rurales de los municipios del Canal de Dique y en la zona insular de Cartagena, “donde podrían presentarse alteraciones del orden público y difícil acceso a las urnas de votación”.

Le puede interesar: "Estos son los candidatos cuestionados para las elecciones de alcaldes y gobernadores"

881099

2019-09-14T20:54:46-05:00

article

2019-09-16T12:24:46-05:00

germangp8_76

elecciones2019

Germán Gómez Polo - Twitter: @TresEnMil - [email protected]

Política

Cartagena: muchos candidatos, pocas opciones

44

14095

14139