Análisis a programas de los candidatos

Educación: muchas ideas, poca estrategia en la campaña por Alcaldía de Bogotá

El Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la U. Nacional analizó las propuestas y encontró que fuera de los enunciados no explican cómo lo van a desarrollar ni los recursos que usarán. Esto complica evaluar su viabilidad.

No hay datos para analizar la viabilidad de las promesas de campaña de los candidatos. / Cristian Garavito

En una democracia las propuestas de los candidatos deberían ser la expresión de estrategias de satisfacción de las necesidades humanas y sociales. No obstante, en la contienda por la Alcaldía de Bogotá, las iniciativas en educación se han quedado en enunciados (el qué), sin indicar los recursos (el cómo) para llevarlas a cabo. Por eso, analizarlas es un auténtico reto educativo. Para lograrlo, examinamos su pertinencia en relación con las necesidades, así como la coherencia de los planteamientos y procesos a partir de la planificación de las acciones, recursos, tiempos e impactos, en relación con los objetivos que se persiguen.

Por consiguiente, este análisis se plantea más en términos didácticos para brindar información sobre la actual situación de la educación y las necesidades, que en valoraciones específicas. En la realidad, las ideas de los candidatos no siempre parten de diagnósticos objetivos de las necesidades y, cuando lo hacen, es común que se desarrollen a partir de orientaciones políticas e intereses específicos. Es decir, no tienen en cuenta las auténticas necesidades de las mayorías, sino las aspiraciones de determinados grupos, buscando sintonizar más con carencias inmediatas (no siempre coinciden con necesidades auténticas) y a concentrarse más en la emocionalidad que en la razón.

Para el caso de la capital, según estudios de Bogotá Cómo Vamos, la Cámara de Comercio y la Universidad Nacional, se identifican como necesidades prioritarias la ampliación de cobertura en preescolar y el desarrollo de las capacidades fundamentales en primera infancia; la ampliación de la jornada única y la oferta de formación integral; mejorar la calidad y equidad en los diferentes niveles; estimular la formación para el desarrollo de oportunidades (desde la educación media y possecundaria), y el mejoramiento de la gestión educativa.

 

 

Las propuestas

En relación con las propuestas, los candidatos reconocen la educación como eje fundamental sobre el cual trabajarán y la señalan como un factor transversal, que fortalece otros aspectos como la cultura ciudadana, la formación para el trabajo, el desarrollo humano y la participación de la ciudadanía. A través de su análisis pueden identificarse claramente tres diferentes modelos de gobierno y gestión.

Claudia López, por ejemplo, se enfoca en la reorganización curricular por ciclos y campos de pensamiento para la excelencia académica, que todas las niñas y niños completen su formación secundaria; ampliar la alimentación escolar saludable, con mayor compromiso de las familias; articular estudiantes y profesores de los sistemas público y privado, y de las zonas urbanas y rurales de la ciudad y sus municipios aledaños. Además, habla de ofrecer apoyo a profesores para estudios de posgrado y fortalecer grupos de docentes innovadores con apoyo para la investigación; una educación media y superior con acceso igualitario, universal, pertinente y de calidad; y la creación de una “Misión de Sabios Educadores” para la implementación de la Agenda Educativa 2030.

Carlos Fernando Galán, por su parte, indica que se concentrará en la creación de la Escuela de Emprendimiento e Innovación en el interior del Sistema Distrital de Apoyo al Emprendimiento; promover procesos de formación situada, investigación e innovación en pedagogía asociados al aula; en la educación para toda la vida, con énfasis en el desarrollo de las vocaciones personales; la ampliación de la cobertura especialmente por medio del tiempo escolar complementario; la creación de una Escuela de Maestros y Maestras del Distrito, y la promoción del acceso y el mejoramiento de la calidad en la educación para el trabajo y el desarrollo humano (ETDH).

Hollman Morris plantea una transformación en la educación en todos los niveles, con el propósito de alcanzar la educación pública universal (algo objetivamente difícil a alcanzar); un énfasis en la primera infancia, los discapacitados y el respeto, impulsando la etno-educación de los pueblos afros, raizales, palenqueros y roms, y en especial el Sistema Educativo Indígena (un énfasis que no se encuentra en otros programas), y convertirá la actual Secretaría de Desarrollo en la Secretaría de la Ciencia, la Tecnología y la Economía Productiva para fomentar el emprendimiento basado en la ampliación de la educación gratuita y la implementación de programas técnicos y tecnológicos enfocados en la pequeña y media empresa, y en economía circular, especialmente del reciclaje.

Finalmente, Miguel Uribe indica que se concentrará en el mejoramiento y la realización de nuevos colegios; en incrementar los colegios en concesión; la ampliación de la Universidad Distrital y la construcción de una sede para crear la Facultad de Ciencias de la Salud; ampliación de cupos en educación superior financiados por el Fondo de Educación Superior para Todos (FEST) y recursos de cooperativas y del Sena; así como el fomento de formación virtual en programación y lenguaje digital, y el bilingüismo.

Faltan datos

En resumen, son claros tres diferentes modelos de gobierno y gestión. Uribe Turbay (Avancemos) plantea uno de continuidad o, si se prefiere, una profundización de las políticas existentes. De otra, Morris (Colombia Humana, Unión Patriótica y Mais), por el contrario, plantea un cambio en el modelo de desarrollo de la ciudad teniendo en cuenta los derechos, la superación de las desigualdades y la segregación.

Y las propuestas de Galán (Bogotá para la Gente) y López (Alianza Verde), aunque con énfasis y propuestas diferentes, presentan modelos que coinciden en continuar profundizando los avances realizados, en especial sobre las necesidades urgentes (seguridad, movilidad y cultura ciudadana). Sin embargo, Galán se enfoca en la gestión en formación para el emprendimiento y López en garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, así como en la cualificación de los docentes.

Para poder sacar conclusiones en evaluación se requiere disponer o levantar evidencias objetivas. Al presente, las propuestas analizadas presentan básicamente sus criterios, enfoques y enuncian acciones a desarrollar. Las cifras son escasas y ninguna de ellas ha avanzado al punto de indicar cuáles serán los recursos para su ejecución, en especial su financiación, sin los cuales es imposible realizar los análisis de viabilidad, que serían lo propio y aconsejable para que la ciudadanía pueda tomar decisiones con el necesario grado de información.

Desafortunadamente la normatividad existente en el país hasta el presente no los exige. Y en la costumbre colombiana es típico dejar esta tarea para el ganador, quien deberá transformar esos planteamientos “conceptuales” en un Plan de Desarrollo y sus consecuentes planes operacionales. Así las cosas, si bien se cuenta con más información, la toma de las correspondientes valoraciones y decisiones continúa siendo una tarea compleja, mientras no se cuente con auténticos programas de desarrollo.

Lea el análisis completo aquí

 

* Filósofo de la Universidad Nacional; sociólogo, magíster y Ph.D. de la Universidad Humboldt de Berlín (Alemania).

* Contadora, magíster en ciencias de la población de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), doctorante de la Facultad de Ciencias Económicas de la U. Nacional.

881775

2019-09-18T22:00:00-05:00

article

2019-09-20T10:03:13-05:00

[email protected]

elecciones2019

Ángel H. Facundo D. y Luisa Fernanda Tovar C.

Bogotá

Educación: muchas ideas, poca estrategia en la campaña por Alcaldía de Bogotá

81

8350

8431