Así comienza la lucha por la Alcaldía

En Bogotá la derecha se une por la Alcaldía, la centro-izquierda se fragmenta

Miguel Uribe alineó a los partidos tradicionales a su proyecto: seguir la obra del alcalde Peñalosa. Claudia López, que arranca liderando las encuestas, no consolida el apoyo de la centro-izquierda. Carlos Fernando Galán dice ser el candidato de centro y Hollman Morris se juega por el metro subterráneo.

Claudia López (Alianza Verde) | Carlos F. Galán (Bogotá para la Gente) | Miguel Uribe Turbay (Avancemos) | Hollman Morris (MAIS)El Espectador

Si hay alguien que hoy se frota las manos con beneplácito al ver cómo tambalea la coalición de la centro-izquierda en Bogotá es Miguel Uribe Turbay. Mientras el candidato, que promete continuar la obra del alcalde Enrique Peñalosa, ya alineó la maquinaria de todos los partidos tradicionales, su principal contendora, Claudia López, pese a liderar las encuestas, no ha logrado consolidar la alianza de sectores alternativos alrededor de su propuesta. Cuando parecía tenerla a tiro, se le fragmentó por comentarios que incomodaron a sus aliados.

>>>Lea: ¿Agoniza la coalición de centro-izquierda para la Alcaldía de Bogotá?

Al margen de esta lucha por sumar avales y respaldos está Carlos Fernando Galán, quien, pese a su paso por los partidos tradicionales, hoy se vende como el único candidato independiente y de centro, imagen que será la plataforma para su estrategia: cazar los votos de los que están hastiados de la polarización en Bogotá. Finalmente, aparece Hollman Morris, quien decidió jugársela en solitario con su bandera del metro subterráneo, el respaldo del movimiento MAIS y conservando la ilusión de que el exalcalde Gustavo Petro le dé su bendición.

>>>Lea: Se decantan las fuerzas que buscan la Alcaldía de Bogotá

Esta es la foto hoy, tras el agitado cierre de inscripciones a las elecciones y con la que arranca oficialmente la carrera por la Alcaldía de Bogotá, imagen que irá cambiando durante la contienda. Por ahora, los candidatos están en el partidor y la largada se da en medio de un ambiente que permiten anticipar la ferocidad con la que se librará, hasta el 27 de octubre, una lucha que terminará cuando se elija al nuevo inquilino del Palacio Liévano.

La dinámica electoral

Las fuerzas políticas en disputa buscarán aprovechar sus fortalezas. Por ejemplo, si la carrera a la Alcaldía funcionara por representación proporcional, como en el Congreso de EE. UU., hoy Uribe Turbay sería el próximo alcalde, pues gracias a las alianzas que concretó tiene el respaldo de los partidos que ocupan el 60 % de las curules del Concejo.

De los 45 concejales, 26 pertenecen a los partidos Liberal, Conservador, Cambio Radical, Centro Democrático, MIRA y Colombia Justa Libres, que le harán campaña al exsecretario de Gobierno. Y no es de poca monta, pues estos cabildantes sumaron en las pasadas elecciones casi 1,2 millones de votos, suficientes para quedarse con la Alcaldía, teniendo en cuenta que nunca un alcalde ha sido elegido con más de un millón de votos.

>>>Lea: Partido MIRA respaldará la candidatura de Miguel Uribe a la Alcaldía de Bogotá

Así las cosas, serán las maquinarias las que buscarán los votos para Uribe Turbay. Es la primera vez que un candidato en Bogotá logra la unión de las grandes colectividades, incluso pese a sus diferencias a escala nacional, movida que se podría interpretar como el resultado de una lección aprendida, ya que las elecciones que perdieron con la izquierda fueron producto de la falta de alianzas.

Jairo Libreros, analista político de la U. Externado, lo explica así: “Los polos del espectro político empiezan a ver necesario consolidar un solo candidato. La salida de Ángela Garzón y el respaldo del Centro Democrático a Miguel Uribe, que tiene de su lado a los partidos tradicionales, muestra que él tiene todo el apoyo para tratar de absorber, incluso, la candidatura de Galán, pues será difícil para la centro-derecha vencer a Claudia teniendo dos candidatos”.

Si bien Uribe Turbay arranca con el apoyo de los que conocen al detalle la mecánica electoral y de la disciplina de los movimientos cristianos, no tiene nada asegurado. A criterio de Patricia Muñoz, directora de la Maestría en Política Social de la U. Javeriana, ese respaldo también podría jugarle en contra. “Las maquinarias son efectivas en los cuerpos colegiados distritales (Concejo y ediles), pero en el caso de la Alcaldía de Bogotá, segundo cargo más importante del país y que en este caso está llamado a defender unos principios fundamentales para el rescate de la política, podrían ser menos exitosas”.

>>>Lea: Claudia López retiró de la Corte Suprema una denuncia en contra Álvaro Uribe, ¿por qué?

Otro es el panorama de Claudia López. Si bien no ha logrado unir a todas las fuerzas alternativas y de centro-izquierda, arranca con el respaldo de figuras de la política nacional que, como quedó demostrado en los comicios de los últimos años, son grandes electores en la capital o han tenido influencia : Jorge Robledo, Antanas Mockus, Antonio Navarro, Luis Eduardo Garzón y Sergio Fajardo, quien fue el gran ganador en Bogotá de la primera vuelta presidencial.

En su contra ha jugado su discurso. Pese a que el pasado lunes había consolidado una alianza con Luis Ernesto Gómez (Movimiento Activista), Jorge Rojas (Colombia Humana) y Celio Nieves (Polo), dos comentarios en la inscripción de su candidatura evidenciaron las fracturas. No solo reafirmó que continuaría el metro elevado en caso de quedar contratado (lo que ha motivado disputas en la coalición y en la búsqueda de un acuerdo con Gustavo Petro), sino que presentó a Sergio Fajardo como próximo presidente de Colombia. Ante esto, el viernes Rojas anunció su retiro de la coalición al considerar que ella había incumplido lo pactado. Por su parte, Gómez, si bien dijo que seguía firme, aprovechó la coyuntura para reclamarle por su declaración: “¿Qué tiene que ver la aspiración presidencial de Fajardo con el futuro de Bogotá? ¡Nada!”.

Finalmente, aunque Morris no despega en las encuestas, sí es uno de los candidatos predilectos en redes sociales. Por eso, sigue aferrado a sus opciones y a mostrarse como la única carta de izquierda que, además, no ha tenido relación alguna con el alcalde Peñalosa. Por esto, figuras del progresismo podrían jugársela por su candidatura, para arañarle algunos votos a López. Solo así, la desmoronada coalición sentiría las consecuencias de no sumar al exalcalde Petro. Pese a este cimbronazo, es prematuro calcular el efecto de las fricciones con sus actuales aliados.

>>>Lea: Colombia Humana, dividida por el respaldo a Hollman Morris para la Alcaldía de Bogotá

Ahora bien, lo que sí es claro es que una de las tareas que tendrá López para mantener su ventaja en será apuntarle al voto de opinión, franja en la que aparece Carlos Fernando Galán, quien al haberse mantenido al margen de las coaliciones ha podido reforzar su discurso de que es el único candidato de centro. De acuerdo con la directora de la Maestría en Política Social de la U. Javeriana, “esto lo posiciona en un lugar donde está la mayor parte del electorado sin partido, generalmente formado y donde hay tanto adultos como jóvenes”, lo que podría ser una ventaja.

Ante el panorama del arranque de la carrera por la Alcaldía es claro que, si bien López lidera las encuestas, falta ver cómo influirán los partidos tradicionales en la imagen de Uribe o Galán, pues el electorado en Bogotá es impredecible. Solo basta con recordar que Álvaro Uribe ganó las presidenciales y al tiempo fueron elegidos tres alcaldes de izquierda. “No obstante, también es claro que la izquierda viene de un desprestigio por cuenta de la corrupción de Samuel Moreno y de la ineficiencia de Petro, lo que le sirvió a Peñalosa para ganar. Salvo eso, Bogotá tiende a ser de centro, independiente, con cierto progresismo”, expresó el exconcejal Carlos Vicente de Roux.

Basado en esto y sin tener en cuenta cómo podrán influir en la intención de voto las obras que alcance a contratar la actual administración, De Roux cree que a pesar de que Miguel Uribe cuente con la maquinaria, también carga con el rechazo que muchos sienten por estos partidos y la baja popularidad, justa o injusta, de la administración de Peñalosa. “Por eso, en estas elecciones jugará el voto útil, como ocurrió en las presidenciales. Si bien Claudia aún no cuenta con el respaldo de Petro, seguro votarán por ella los que no quieren que gane Uribe o Galán. En el caso de la centro-derecha muchos se inclinarán por el que pueda darle pelea a Claudia, que es el blanco”.

La carrera apenas comienza y todo se decantará con los debates. Aunque López parece ser la candidata con mayor proyección nacional y es una figura que para gran parte de la opinión encarna las banderas anticorrupción, Uribe Turbay tiene a favor que ha hecho su carrera política en la ciudad y es el único de los aspirantes que conoce en detalle la actual administración distrital. A Galán lo amparan sus inicios políticos en Bogotá y ser el candidato con la mayor experiencia política. Las cartas ya se destaparon y quedan a consideración de los bogotanos.

873107

2019-07-28T17:30:00-05:00

article

2019-07-28T18:07:05-05:00

[email protected]

elecciones2019

-Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

En Bogotá la derecha se une por la Alcaldía, la centro-izquierda se fragmenta

79

10024

10103