El hombre que un día soñó

'Selma' retrata las consecuencias de la marcha entre Selma y Montgomery en 1965, en la que miles de ciudadanos afroamericanos reclamaron por una vida mejor en Estados Unidos. Un filme sobre el pasado que habla del presente. </p><br><div class="block-title-gray"><a href="http://www.elespectador.com/entretenimiento/agenda/cine/grandes-apuestas... a: ´Las grandes apuestas de los Óscar'</a></div><br>

En 1964, a Martin Luther King le entregaron el premio Nobel de la Paz por su contribución a los derechos de las poblaciones afroamericanas en Estados Unidos. Por entonces, la lucha era directa y fuerte: la policía era un órgano represor que impedía que los negros de ese país salieran a la calle, se sentaran en las mismas sillas que los blancos, atendieran las mismas ceremonias que los blancos. De eso trata ‘Selma’: en poco más de dos horas, su directora, Ava DuVernay, recorre la historia de la marchas de esta población entre Selma y Montgomery, que comenzó en marzo de 1965 y en el camino tuvo varios altercados con las autoridades y lecciones necesarias para la historia.

Cerca de 25.000 personas llegaron a Montgomery respaldados por gente de todo el país. El reparto principal de ‘Selma’ está conformado por David Oyelowo (Martin Luther King), Tom Wilkinson (Lyndon B. Johonson) y Carmen Ejogo (Coretta Scott King). Se han escuchado críticas sobre el modo en que ha sido tratada la película en los Oscar: a pesar de su impacto en la actualidad y en la memoria histórica, ‘Selma’ sólo fue nominada como mejor película y mejor música, mientras que ‘Francotirador’ —una oda a la forma de ser del estado americano, han mencionado algunos críticos— tiene más de cinco nominaciones. Vale preguntarse, entonces, qué pesa más: ¿la memoria histórica de un pueblo que lucha por sus derechos o la demostración de poder de un país a través de uno de sus más orgullosos francotiradores?

La nominación de ‘Selma’ llega también justo en momentos en que la discusión sobre el racismo en Estados Unidos está en la opinión pública tras la muerte de Michael Brown en Ferguson, Misuri, a manos de un policía. Por más de un mes, los disturbios se extendieron por toda la zona, en la mayoría de ocasiones de modo pacífico. ‘Selma’ es un filme, entonces, que habla de la actualidad desde el pasado: ese es, tal vez, uno de sus valores esenciales. La marcha hacia Montgomery parece la narración de un evento épico: sin embargo, los reclamos, cincuenta años después, siguen siendo en esencia los mismos. Por eso, en ‘Selma’ aparece Martin Luther King al frente de esta poderosa congregación: es el líder espiritual y, al mismo tiempo, el punto donde se concentra toda la fuerza de un pueblo.

* ‘Selma’ está nominada a mejor película y mejor música.

Temas relacionados
últimas noticias

"El Caballero de la Noche" ya tiene diez años