‘Whiplash’: el dolor de ser artista

La cinta, protagonizada por Miles Teller y J.K. Simmons, retrata la historia de un baterista que para llegar al máximo de su disciplina deberá cruzar un camino espinoso, en compañía de un profesor poco noble. La cinta fue ganadora en el Sundance Festival. </p><br><div class="block-title-gray"><a href="http://www.elespectador.com/entretenimiento/agenda/cine/grandes-apuestas... a: ´Las grandes apuestas de los Óscar'</a></div><br>

Un artista podría definirse, más que por aquello que ha hecho, por aquello que ha dejado de hacer. Un artista, por lo general, sacrifica ciertos aspectos de su vida para dedicarse, con toda su fuerza, al trabajo que cree que le ha sido encomendado. Hacia estas obsesiones y sacrificios apunta ‘Whiplash’, el filme de Damien Chazelle que cuenta la historia de un estudiante de jazz, Andrew Neiman (Miles Teller), cuyo único objetivo es tocar batería como un maestro y ser famoso y reconocido. Conoce a una chica, pero, dado que desea la música más que nada, no puede consumir su tiempo en otro asunto y decide alejarse. Sin embargo, Neiman se da cuenta de que para ser artista debe sufrir. Aunque la premisa pueda parecer falsa, en el caso de Neiman es tangible: su maestro, Terrence Fletcher (J.K. Simmons), es abusivo y hosco y duro con sus estudiantes. Dice que debe tratarlos de ese modo para sacar todo de ellos. Llevarlos hasta la presión máxima para formar artistas.

La ambición de Neiman se une al miedo a su maestro y a la ilusión de que, poniendo todo al servicio del arte, él tendrá por fin una oportunidad en ese mundo recio y terrible que puede ser el arte. Hay belleza allí, sí, pero está dosificada y —como toda felicidad— está sólo reservada para algunos. El filme está basado en las experiencias de Chazelle en la Princeton High School Studio Band y cuenta también con la participación de Paul Reiser (‘Concusion’ y ‘Lifa After Beth’) y Melissa Benoist (‘Tennesse’).

El filme ganó dentro de la categoría de drama estadounidense en la edición de 2014 del Sundance Festival y recibió buenas críticas durante su estreno, justo en ese evento. La historia de su producción resulta interesante: Chazelle lo había presentado a varias productoras, que apenas mostraron un interés débil. De modo que el cineasta —que comenzó su carrera como director y escritor con el filme ‘Guy and Madeline on a Park Bench’— realizó un corto basado en su argumento —un modo de convencer a los escépticos—, que presentó en el Sundance en 2013. Fue entonces que, con el patrocinio necesario, comenzó la filmación del largometraje.

* ‘Whiplash’ está nominada a mejor filme, mejor actor de reparto (J.K. Simmons), mejor edición (Tom Cross), mejor mezcla de sonido (Craig Mann, Ben Wilkins and Thomas Curley), mejor guión adaptado (Damien Chazelle).
 

Temas relacionados