Rap en lengua palenquera

La agrupación, que nació en 2011, presenta su primer álbum: “Así es Palenque”, una combinación de sonidos del hip hop y el bullerengue y letras en su lengua tradicional.

Guillermo Camacho.

San Basilio de Palenque es un pueblo olvidado que hizo historia. El resguardo de los esclavos a finales del siglo XVII es un cercado de árboles y una planicie cortada por un arroyo. Benkos Biohó, el caudillo que lideró una rebelión de esclavos cimarrones en Colombia durante 1600, lo descubrió después de correr durante semanas escapando de Cartagena. El sitio se convirtió en el lugar de la revolución, una verdadera: el primer pueblo libre de América.

Por mucho tiempo el pueblo fue un mito. Sus habitantes permanecían allí sin salir para mantenerse a salvo de los que se creían sus amos. Crearon su propia lengua, su propia música, su propia comida. En las escuelas se dictaba clase en palenquero, sus héroes no eran —ni son— los mismos que los del resto del país. Su ideología nació en la lucha, en la marcha, en la huida.

Sin embargo, el paso del tiempo ataca incluso las bases más sólidas: los jóvenes quisieron salir, quisieron conocer, entender otro mundo y otras maneras de ver la realidad. El mito se convirtió en pasado. Llegaron el español, los héroes blancos a las escuelas, los próceres, las normas de los otros. Las palabras comenzaron a desaparecer en el viento y las canciones, esas que hablaban de sus luchas, fueron volviéndose iguales a las de afuera.

En esa ramazón de costumbres nació Kombilesa Mi (en lengua palenquera: “Mis amigos”). “La banda nació en 2001 con base en la unificación de cuatro grupos existentes de hip hop en el pueblo. Nos unimos con el objetivo de fortalecer y darle mucho más cuerpo al tema del rap en San Basilio. Yo tenía una idea clara que era fortalecer las tradiciones musicales de San Basilio y la lengua palenquera. Nos interesaba también que a través de nuestra música pudiéramos representar nuestras vivencias cotidianas. Por eso creamos un nuevo género musical que llamamos RFP, rap folclórico palenquero”, dice Andris Padilla Julio, cantante y director musical de la banda.

Aunque a primera vista uno pudiera relacionar a Kombilesa Mi con otros grupos de la escena musical, el grupo palenquero es distinto. Las canciones, que combinan la lengua tradicional de San Basilio con el español, traducen años de herencia musical: no hay instrumentos a los acostumbrados: batería, guitarra, bajo. En cambio hay tambores hembras, tambores alegres, marimbas, llamadores y maracas. Ningún otro grupo rapea encima de un bullerengue.

“Nos interesa volver al origen. Nos gusta sentir que podemos ser únicos con una tradición que nos dejaron nuestros ancestros. A veces sentimos que es como una deuda: seguir rescatando de la memoria lo que nos hace ser lo que somos”, comenta Padilla Julio.

Cuando la banda se conformó no fue fácil conseguir el apoyo de la gente. “El principal reto que tuvimos con Kombilesa Mi fue demostrarle a las personas de nuestra comunidad que no estábamos locos. Nosotros hacíamos rap y en Palenque no se veía eso, y nos decían que hacíamos mucha bulla y que nos vestíamos muy raro. Nos llegaron a decir ‘el grupo de los locos’. Lo que más nos costó fue mostrar que lo que estábamos haciendo lo estábamos haciendo conscientemente. Lo mejor que nos ha pasado es darnos cuenta de que hay una generación atrás que está muy pendiente de Kombilesa Mi. Yo diría que nuestros seguidores principales son los niños de Palenque. Nos alegra mucho ver que ellos quieren aprender la lengua para saber qué dicen nuestras canciones. Ese es un avance”, cuenta Keila Regina Miranda, la voz femenina del grupo.

Este año, y sin el apoyo de ninguna entidad estatal, Kombilesa Mi logra lanzar su primer álbum: Así es Palenque. “Nosotros estamos acá por medios propios. Nos dirigimos al Ministerio de Cultura, mandamos cartas pidiendo apoyo, y las respuestas siempre fueron negativas. Hicimos un toque en Ciudad Móvil, en Cartagena, y con eso pudimos recoger para venir a Bogotá. Nos demoramos más de cuatro años en cumplir nuestro gran sueño: sacar nuestro primer álbum, pero lo logramos. Excepto por una canción, todo fue grabado en un estudio musical que hay en la Casa de la Cultura de Palenque. Nunca hemos mendigado nada, no nos interesa. Si nos van a apoyar, perfecto; si no, nosotros nos la arreglamos”, dice Andris Padilla Julio.

Las diez canciones del disco están tituladas en lengua palenquera. Hay una en especial: Ma Kuagro. Los kuagros en Palenque son grupos sociales que trascienden la amistad. Se escoge un kuagro (un grupo de amigos en principio) desde la niñez y se debe continuar con él hasta morir. Es un pacto con el pueblo, con las raíces y el origen. Una promesa para no dejar morir lo que fueron y lo que crearon los padres y los abuelos.

Kombilesa Mi es un kuagro, una deuda con el pasado.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Katy Perry se compromete con Orlando Bloom