"Una reina de belleza no es una experta académica"

Verónica Velásquez fue bombardeada desde los medios de comunicación y las redes sociales cinco años atrás por su respuesta en el concurso nacional de la belleza sobre la mujer como complemento del hombre. ahora está dedicada a terminar su carrera y al modelaje. Fue
la mejor alumna todo el bachillerato y siempre estuvo becada en la presentación de Medellín.

Verónica Velásquez / Esteban Escobar.

Hace cinco años el país fue testigo de esto:

Carlos Calero: ¿Usted cree que la mujer es el complemento del hombre? (Vea el video)

Señorita Antioquia: Buenas noches para todos. Yo creo que el hombre se complementa al hombre. Mujer con mujer, hombre con hombre y también mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario. Estamos para darnos cariño, para darnos amor. Y la mujer es el complemento del hombre en un sentido muy bello, porque le da amor, también le da el cariño. El mundo está evolucionando y cada vez le damos más amor a los hombres que en el caso colombiano alguna vez fueron machistas.

Cinco años después, Verónica Velásquez está más tranquila que nunca. Una mujer encantadora, víctima de una mala pasada que le jugaron los nervios propios de un auditorio lleno, decenas de cámaras y millones de colombianos pegados a sus televisores.

Verónica está a nueve materias y prácticas profesionales de graduarse de Ingeniería Administrativa de la Universidad Nacional. De los ocho semestres que ha cursado, ha sido becada en siete, por su promedio, que no baja de 4.5. Ahora está dedicada a terminar su carrera, el modelaje, la empresa de su papá y un viaje a Alemania que realizará pronto. Fue la mejor alumna todo el bachillerato y por eso siempre estuvo becada en el colegio La Presentación de Medellín.

Su frase "mujer con mujer, hombre con hombre" trascendió las fronteras de nuestro país. Libros, obras de teatro, comerciales, artículos en prensa y muchas otras cosas han sido hechas en honor a su respuesta, la cual, según ella, fue profunda y bonita.

A propósito del reinado de belleza, que cada día pierde más fuerza (enhorabuena) entre los colombianos, Verónica Velásquez ofrece algunas reflexiones interesantes sobre su famosa respuesta, cinco años después de pronunciarla.

¿Cómo recuerda aquella respuesta en Cartagena hace cinco años?

Puedo decir que es de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Cuando estamos paradas frente al público somos víctimas del amarillismo, del morbo de la gente, de la crueldad de los medios y eso se vio al día siguiente cuando todo el mundo se burlaba de mí y hacían comentarios desafortunados en los medios. Hoy en día es lo contrario, hay un reconocimiento por lo que hice. Nunca me escondí, nunca tuve miedo, seguí modelando. No me fui del país ni me salí de la universidad, como muchos dijeron. Nada cambió en mi vida.

¿Cómo es eso de que la respuesta es una de las mejores cosas que le ha pasado en la vida?

Uno queda con muchas historias para contar. Le perdí la pena a cualquier cosa que me pueda suceder o decir. Después de eso, ¿qué le puede dar a uno pena en la vida? Esa respuesta ayudó a fortalecer mi carácter, pues me puedo enfrentar a presentar una propuesta a quien sea, soy una mujer muy segura, ¿a qué le puedo temer? Me expuse a todos los medios, a las burlas, por lo que ya no me da miedo equivocarme. Todos nos equivocamos y más yo pues en ese tiempo tenía 19 años.

Cinco años después, ¿cree que se equivocó con esa respuesta?

Los medios amarillistas usaron esa respuesta y la parte donde me equivoqué un poquito, para burlarse, para hacer noticia, pero en verdad, fue una respuesta muy bonita. Yo le digo a la gente que la escuche completa y no piense en ver solo la caída. Siempre escucho La Fm y me parece curioso que aún estén recordando la respuesta, pero lo hacen cuando alguien se equivoca. Ahora bien, este es un tema de actualidad. Hoy en día en muchos países del mundo se están aprobando matrimonios entre personas del mismo sexo. No dije nada loco, ni inventado, ni salido de la realidad. Es lo que está sucediendo. No creo que si hubiera dicho esa respuesta en Europa, la gente se hubiera burlado como se han burlado aquí.

Yo soy una muestra de eso, pero pasado tanto tiempo, ¿la gente le sigue preguntando por lo mismo?

Cuando digo que voy a tener una entrevista, mi papá siempre me pregunta, ¿Vero, y te van a preguntar lo mismo? Pero qué hago, a mí me resbala, eso hace parte de mi vida, de mi historia, a pocas personas les ha pasado eso. Yo lo cuento con toda la frescura, porque nunca me ha importado.

Pero, eso le debió haber afectado un poco, ¿o no?

En mi familia todo fue hermético. De no ser por los medios, el tema no se tocaba, como si nunca hubiera pasado. No me afectó.

Cuando ve un reinado y llegan a la parte de las preguntas, ¿qué se le viene a la mente?

Es difícil. Ni los televidentes saben la respuesta. Las cámaras, el público, el miedo escénico, todo eso juega. Cuando le preguntan algo a las reinas sufro mucho, pues uno en casa ni ha alcanzado a pensar qué diría. Este fin de semana cuando vean el reinado, traten de responder la pregunta a ver si son capaces. Me pongo siempre en el lugar de ellas, les hago fuerza y siempre digo, ¡uy, que no se equivoquen!

¿Alguna otra reina que recuerde que la haya embarrado con la respuesta?

Hubo otra chica que se gozaron mucho, que dijo que Confucio había inventado la confusión. Ahí es cuando digo que esta muchacha inventó algo, yo no inventé nada, me enredé que es otra cosa.

El gobernador Sergio Fajardo eliminó los reinados de los colegios públicos, ¿qué opina?

Alguien decía esta semana que a algunos hombres no les gustan las mujeres muy bellas y creo que hacía referencia al gobernador, quien ha tratado, desde que era alcalde, de quitar los reinados. El reinado tiene algo muy lindo, que es el imaginario de un pueblo, la representación de una nación en algo. Vea por ejemplo el fútbol, un país en un mundial. Esto nos une y pasa lo mismo con las reinas. Como el fútbol y los Olímpicos, hay muchos países que se pelean ser sede de un concurso de Miss Universo. Detrás del reinado hay cosas que mueven la economía, la cultura, la industria.

¿Qué puede haber de negativo en un reinado?

Las reinas cumplen una labor social muy bonita. Las niñas pequeñas se quieren parecer a ti. 

Mucha gente le sacó provecho a su frase, ¿usted lo hizo?

A mi la vida me ha recompensado de otras formas. No dije algo que fuera nuevo, es actual. Mucha gente lo tomó para morbosear. Nadie me va a quitar que la que lo dije fui yo. La frase la han usado en libros, comerciales, en la radio todo el tiempo, pero yo me puedo ir a la tumba, y esa frase es mía, nadie me la quita.

¿Se le abrieron puertas en la vida?

Sí, muchas. Y te pregunto, ¿quiénes fueron la reina y la virreina en el 2008? Ves, no sabes. La gente me recuerda es a mí, mi respuesta. Quedé de tercera, pero la gente solo me recuerda a mí. Genial que eso me haya pasado en la vida.

¿La gente aún se burla de usted?

Pues de frente no. Lo que siempre he recibido es apoyo, miles de mensajes, llamadas.

Bueno, a quemarropa, ¿qué pregunta le haría a una reina?

Tengo varias, por ejemplo: ¿qué te hace sentir orgullosa de tí misma?, ¿cuál es la anécdota que más te ha marcado en la vida? Es que se ponen con preguntas difíciles, cuando para eso están las universidades o el concurso 'Quién quiere ser millonario'. Se debe preguntar sobre las cosas que tienen para mostrar las reinas, donde demuestren que son valiosas para su departamento y el país. Los colombianos nos desvelamos por corchar, por verle la caída al otro. Una reina de belleza es eso, no una experta académica.

Bueno, y cinco años después ¿cómo respondería a la misma pregunta?

Sabes algo, volvería a decir lo mismo. La mujer es el complemento del hombre, del mismo modo pero en el sentido contrario. Esa era la respuesta, humana, incluyente. Mi prima incluso me dijo que fue una respuesta muy profunda, ya que todos esperaban la respuesta obvia, que la mujer se debe al hombre. Eso me salió del corazón. Me enredé un poquito y ese fue mi pecado.

 

 

últimas noticias

Christian Mesa y su "Armonización"

Sara Uribe comparte primera foto de su embarazo

Tocando acordes para un sueño