23 tatuajes para esconder las cicatrices de Paris Jackson

"Hoy puedo mirarme los antebrazos y ver piezas de arte que tienen un gran significado para mí, ya no veo el pasado oscuro", dice la hija de Michael Jackson.

Paris Jackson.Tomada de Instagram.com/parisjackson

La muerte del cantante Michael Jackson fue un duro golpe tanto para el mundo de la música como para su familia, sobre todo para su hija Paris, que en aquel entonces tenía 11 años. Tras la trágica pérdida de su padre, la joven fue ingresada durante tres meses en un centro psiquiátrico después de protagonizar un intento fallido de suicidio en 2013. (Leer Hija de Michael Jackson se tatúa la carátula de 'Dangerous').

Ahora, tres años después, Paris ha conseguido superar sus problemas y "tapar" las cicatrices recuerdo de una de las etapas más oscuras de su vida con los más de 23 tatuajes que adornan su cuerpo, uno de ellos en memoria del "rey del pop". (Galería Paris Jackson se tatúa en homenaje a Michael Jackson).

"El arte de los tatuajes siempre será controvertido. A algunas personas les gusta, otras lo odian. Yo aprecio el arte, siempre lo he hecho. Sobre todo cuando significa algo para mí. Hoy puedo mirarme los antebrazos y ver piezas de arte que tienen un gran significado para mí, ya no veo el pasado oscuro. Mis cicatrices y el odio que sentía hacia mí misma han sido cubiertos por marcas llenas de amor, creatividad, ingenuidad... y profundidad. Es cierto que mi pasado siempre estará conmigo, pero veo la tinta como una manera de mejorar, de recordarme que siempre puedo superarme. Representa mi fuerza. Cuando recuerdo a mi yo pasado y después me miro al espejo, veo a una guerrera devolviéndome la mirada", compartió la hija de Michael Jackson en su cuenta de Instagram junto a una foto en la que se le ve muy sonriente y luciendo sus brazos tatuados.

Paris Jackson quiere que su ejemplo sirva de ayuda a otras personas que, al igual que ella, en algún momento se hayan sentido solas y sin esperanza.

"Siempre seguiré luchando, y animando a muchos otros a permanecer fuertes. Todos hemos pasado por el infierno alguna vez en nuestras vidas y eso nos convierte en guerreros que amamos nuestro destino. Para cualquiera que esté luchando: Todo mejora, no estás solo", añadió.