Diseñador John Galliano supera adicción a las drogas y el alcohol

Asegura estar en plena forma para desempeñar su nuevo trabajo en una firma de cosméticos.

John Galliano.AFP

El diseñador gibraltareño John Galliano vivió hace dos años el peor capítulo de su larga trayectoria profesional al ser despojado repentinamente de su empleo como director creativo de Christian Dior, un duro golpe relacionado con la polémica en la que se vio envuelto días antes por los insultos antisemitas que había dirigido a una pareja a su paso por un café parisino. (Leer John Galliano vuelve al trabajo).

Ahora que reconoce haber superado para siempre la fuerte adicción al alcohol y a las drogas que -a su juicio- motivó tan desagradable episodio, Galliano asegura que vuelve a la industria totalmente recuperado, "más grande y fuerte que nunca".

"Me encanta trabajar y necesitaba hacerlo cuanto antes, porque esa es la mejor terapia que tengo a mi alcance para volver a ser el que era. Puedo quedarme dibujando bocetos hasta las cuatro de la mañana porque está en mi naturaleza ser creativo, de verdad que es una tarea de la que nunca acabo cansado. La alta costura, el teatro y el cine son alimento para mi cerebro y para mi espíritu, y después de prepararme a fondo para regresar al mercado, siento que mi mejor colección todavía está por venir. El nuevo Galliano reaparece más grande y fuerte que nunca", comentó durante una entrevista concedida al diario Le Point, en la que dejó constancia de la felicidad que siente por haber conseguido un nuevo trabajo para la firma de cosméticos rusa L'Etoile.

Aunque hasta hace escasos meses ejercía como asesor temporal de la casa de moda del prestigioso Óscar de la Renta -rechazando posteriormente una oferta para permanecer en la empresa-, John Galliano está convencido de que su trabajo en L'Etoile supone la verdadera culminación de un "largo y duro proceso" de recuperación que, entre otras cosas, le ha hecho enfrentarse "cara a cara" con sus demonios, sus inseguridades e incluso con los prejuicios raciales que estaban instalados en su subconsciente desde la adolescencia.

"Creo que lo que me ocurrió en ese momento [durante el altercado racista] fue parte de ese mecanismo de defensa que me venía acompañando desde que era un adolescente. Pero ahora todo ha cambiado, me he enfrentado cara a cara con mis problemas y, después de un largo y duro proceso, puedo decir que soy mejor persona. Sé que no debería poner más excusas para justificar mi comportamiento, solo quiero decir que cuando se encuentran bajo los efectos de un cóctel explosivo de alcohol, drogas y depresión, los seres humanos podemos ser auténticos monstruos", explicó antes de comparar su reacción con la de un animal herido. (Leer contexto John Galliano pide perdón y niega antisemitismo).

"Me sentí provocado y perdí el control como un tigre malherido. Solo quería que se fueran y me dejaran en paz, pero lo cierto es que en ningún momento fui atacado verbalmente", sentenció John Galliano.