Michael Douglas: "Estoy libre de mi cáncer"

El actor publica un mensaje en su cuenta de Facebook en el que desmiente las noticias que hablan de complicaciones en su enfermedad.

El actor Michael Douglas junto a su esposa, la también actriz Catherine Zeta-Jones. Tomada de Facebook.com/MichaelDouglasOfficial

Michael Douglas se encuentra en un estado de salud envidiable. O al menos, eso ha explicado en un mensaje publicado en su cuenta de Facebook —donde tiene 1,8 millones de seguidores— en el que asegura que se encuentra "100% libre" del cáncer de garganta que los médicos le detectaron hace cinco años. Esta declaración llega después de que en las últimas semanas varios medios internacionales asegurasen que el actor, de 71 años, se encontraba en un estado de salud crítico.

"Estoy aquí para contar a mis fans que no podría estar más sano y feliz celebrando mi quinto año limpio de cáncer", escribe el actor de Instinto básico en la publicación. "Tuve mi revisión anual hace un par de semanas y estoy 100% libre de cáncer". Y acompaña a su mensaje un video en el que se le ve saltando ágilmente desde unas rocas para zambullirse en el agua.  

 

Just got back from a fabulous Mexico Spring Break holiday with the family to discover once again a smarmy tabloid gets it wrong. Here to tell my fans that I couldn't feel healthier or happier celebrating my 5th year clean of cancer. Had my yearly check up a few weeks ago and I am 100% cancer free.

Posted by Michael Douglas on lunes, 28 de marzo de 2016

 


Hace unas semanas se desataban los rumores sobre el estado de salud de Michael Douglas. Fueron muchos los medios que aseguraron que el actor se encontraba en estado terminal y que había ido a las Bermundas a "poner sus asuntos en orden y revisar sus últimas voluntades". También anunciaron que su cáncer se había reproducido.

En una primera respuesta a estos rumores, Michael Douglas y su mujer desde hace 15 años, Catherine Zeta-Jones publicaron varias fotos de sus vacaciones en la nieve. En ese momento se encontraban en Aspen (Colorado, EE UU) disfrutando —en aparente perfecto estado de salud— de unos días libres haciendo esquí con sus hijos.

Al actor le detectaron cáncer de garganta en 2010 en una cuarta fase (la quinta es la más grave). A partir de entonces se embarcó en un tratamiento feroz: ocho semanas de quimioterapia y radiación, que le hicieron perder 20 kilos. "Fue un camino muy difícil. La cantidad de quimioterapia que estaba recibiendo aniquilaba también lo que estaba bien, y eso me debilitó", contó en 2013 en una entrevista a The Guardian. Un año después de haber sido diagnosticado y tratado, el tumor desapareció y, a tenor de los informes médicos y en contra de los rumores, no ha habido muestras de su reaparición desde entonces.