Publicidad
19 Oct 2022 - 10:03 p. m.

¿Las conocía? estas son cinco películas colombianas con actores naturales

Tras el éxito de “Los Reyes del Mundo”, le presentamos cinco filmes locales que contaron con la participación de actores naturales.
Se confirmó que "Los Reyes del Mundo" representará a Colombia en los Óscar de 2023 en la categoría de Mejor Película Extranjera.
Se confirmó que "Los Reyes del Mundo" representará a Colombia en los Óscar de 2023 en la categoría de Mejor Película Extranjera.
Foto: AFP - RAUL ARBOLEDA

“Los Reyes del Mundo”, de la directora paisa Laura Mora, ha causado revuelo a nivel mundial: con una participación estelar en el Festival de San Sebastián de 2022 tras ganar la Concha de Oro, y la confirmación de que el film representará a Colombia en la categoría de mejor película extranjera en los Óscar 2023, Mora y su equipo se consolidan, una vez más, en medio de una industria cinematográfica local que comienza a ser reconocida.

Lea también: Marilyn Jisela, creando contenido por una buena causa.

Directores colombianos han trabajado desde hace años para llevar a las pantallas representaciones varias de las realidades que se viven en nuestro país: desde la época del narcotráfico, hasta los dolores del conflicto armado. Entre esas representaciones, directores como Víctor Gaviria introdujeron en las producciones locales una práctica común en varios largometrajes en todo el mundo: la de los actores naturales, o sea personas que no tuvieron un paso por la academia previo a las grabaciones de las cintas. Por eso, traemos cinco películas colombianas que han empleado esta metodología en sus tramas.

“La vendedora de rosas”

Dirigida por Víctor Gaviria y estrenada en 1998, esta película fue protagonizada por Leidy Tabares, quien le dio vida a la historia de Mónica Rodríguez, una joven menor de edad que el director conoció en las calles de Medellín.

Es una cruda y significativa reflexión acerca de la descomposición social, la infancia perdida, la vida, la muerte, las drogas y la familia. Es un cúmulo de historias de la calle y de actos catalogados como delictivos por la sociedad, pero que para algunos seres hacen parte de su cotidianidad.

“Yo me encontraba en un internado, y hasta allí fue a dar Víctor Gaviria. Le pidió a las monjas que seleccionaran un grupo de niñas a las que les gustara el cine porque él estaba buscando actrices, y entre esas salí yo. En cuanto Víctor me vio sintió esa conexión, e inmediatamente me escogió. Desde ahí empezó este sueño”, contó Leidy Tabares en una entrevista con RTVC.

Le podría interesar: “No fue tan buena como esperaba”: Laurence Fishburne sobre “Matrix 4″.

La preparación, según Leidy, duró alrededor de un año. “Todos los pelaos’ de ‘La Vendedora de Rosas’ venían de la calle. Algunos habían consumido drogas, venían de familias disfuncionales o tenían carencias emocionales”, comentó Tabares.

“Matar a Jesús”

“Uno a veces se aburre mucho de la vida, ¿no?”. Esa fue la frase que Giovanni Rodríguez, el protagonista de “Matar a Jesús”, le dijo a Laura Mora cuando estaba buscando al protagonista para su película: Jesús, un chico sicario que asesinó al padre de Paula, una estudiante de la Universidad de Antioquia. Su papá era docente de esa misma institución, y fue una de las tantas personas asesinadas en Medellín durante sus años más violentos por los coletazos que dejó el narcotráfico y el paramilitarismo.

También, para la elección del papel de Paula, Mora cuenta que al ver a una joven montando en bicicleta con sus amigos supo que había encontrado a la elegida. Meses después, cuando se volvieron a encontrar, la directora le propuso a Natasha Jaramillo interpretar el papel.

Le recomendamos: Emily Carey, el alma joven de Alicent en “La casa del dragón”

A lo largo de la trama, Paula buscará vengarse del sicario de su padre. Pero más allá de eso, la película aborda los estereotipos de la mafia y de los paramilitares que, aunque no son evidentes están presentes. Esa perspectiva se mezcla también con la dinámica que adquieren Paula y Jesús: la compasión y la empatía permiten darle múltiples matices, por ejemplo, al personaje de sicario que interpretó Giovanni.

“La jauría”

En un centro de rehabilitación experimental en medio de la selva, Eliú paga una sentencia por asesinato. Cuando su mejor amigo y cómplice es trasladado al mismo lugar, los jóvenes deberán reconstruir su crimen y enfrentar un pasado del que Eliú se quiere alejar. En medio de terapias y trabajos forzados, Eliú se enfrentará a la oscuridad de la naturaleza humana y tratará de escapar de la suya antes de que sea demasiado tarde.

Esta película, dirigida por Andrés Ramírez Pulido, se ganó El Gran Premio de la Semana de la Crítica, sección paralela del Festival Cannes, en la que sus protagonistas fueron Jhojan Jiménez y Jhoani Barreto. “La Jauría” se estrenará en salas de cine locales el próximo 20 de octubre.

“Los Nadie”

Esta película fue dirigida por Juan Sebastián Mesa, y cuenta la historia de cinco artistas punk de Medellín. Es una reflexión sobre la búsqueda de identidad en el final de la adolescencia a pesar de las adversidades y de la falta de oportunidades.

Además: Daniel Craig recibió la misma condecoración que James Bond

Read more!

Se estrenó en 2016, y fue rodada en blanco y negro durante 7 días. Según Mesa, sus personajes hacen parte de “uno de los movimientos más enigmáticos y radicales de nuestro tiempo. Son una generación de soñadores desencantados que sienten que necesitan abrazar lo desconocido y explorar el mundo por sí mismos”.

“Rodrigo D. No Futuro”

Esta lista debía terminar con otra película de Víctor Gaviria, que además, como mencionamos al inicio, es precursor de la actuación natural en Colombia. Su película “Rodrígo D. No Futuro”, estrenada en 1990, marcó un importante precedente en el panorama nacional para los jóvenes que no se identificaban con el estereotipo de sicarios y narcotraficantes de la época.

Le puede interesar: “Ironheart”: ¿Sacha Baron Cohen será Mephisto en la serie de Marvel?

Rodrigo es un chico marginado y solitario que prefiere morir antes de verse obligado a matar. Se encuentra atrapado en una ciudad que lo oprime, lo llama, lo margina, y en medio de eso, la música representa un escape para él y sus amigos en la década de los ochenta.

La película debutó en la edición 43 del Festival de Cine de Cannes, en 1990, y puede verse en la plataforma de RTVC. El personaje principal estuvo interpretado por el actor Ramiro Meneses, sin embargo los demás chicos eran punkeros del barrio Castilla de Medellín.

Aunque al principio ellos tenían recelo porque los jóvenes creían que el cineasta sólo los iba a usar para hacer la película y lucrarse con ella, poco a poco la relación fue cediendo. Gaviria, incluso, interactuó con ellos un año antes de comenzar a rodar de manera oficial.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.