Publicidad
Lee este contenido exclusivo para suscriptores

“Los 500 días de Escobar”: reflexiones de una Colombia violenta

30 años después de la muerte de Pablo Escobar, el documentalista Simón Hernández, junto a los periodistas Ricardo Calderón, Jaime Flórez y Johanna Álvarez, de la unidad investigativa de Noticias Caracol, reconstruyeron los últimos 500 días de la vida del narcotraficante. El trabajo audiovisual reflexiona sobre el fenómeno de la violencia, una constante en la historia del país. Jorge Cardona, exeditor general de El Espectador, fue el director de contenido de este trabajo audiovisual.

Mateo Medina Escobar
03 de diciembre de 2023 - 01:00 a. m.
Simón Hernández es el director del documental.
Simón Hernández es el director del documental.
Foto: Cortesía Simón Hernández

El 2 de diciembre de 1993, con la muerte de Pablo Escobar, el país creyó que cerraba uno de los capítulos más violentos de su historia. Hasta entonces y como nunca antes, el narcotráfico había permeado en lo más profundo de la sociedad colombiana y su pasó dejó una estela que se narró con carros bomba, asesinatos y secuestros.

Mateo Medina Escobar

Por Mateo Medina Escobar

Profesional en Medios Audiovisuales. Fue periodista y colaborador audiovisual en la Unidad de Investigación Periodística del Politécnico Grancolombiano. Es coautor del libro “Entre Periodistas”.@tamdemesmmedinae@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Pipo Solarte(exbqo)03 de diciembre de 2023 - 11:56 a. m.
Y no hay que olvidar que Escobar cuando fue congresista abrió puertas a la camada de bandidos de clanes familiares y parapoliticos que se apoderaron del Congreso, gobernaciones y alcaldías y convirtieron la contratación pública amañada en otra mina de oro, sumada al narcotrafico, minería ilegal, etc. Alvaro Uribe desde la dirección de la Aerocivil en 1982, puso a volar cocaina, al autorizar pistas y aviones a sus amigos del cartel de Medellin. Fundó "Mafiocracia" colombiana.
Carlosé Mejía(19865)03 de diciembre de 2023 - 10:32 a. m.
Lo peor de Escobar fue el impulso definitivo que imprimió a la "cultura traqueta", esa que años después subsiste fortalecida y que reemplazó por completo a la sencillez inocente y provinciana de nuestros abuelos. Hoy, todo es culto al dinero fácil, a los excesos, a la vulgaridad y al mal gusto. De ahí la llamada "música popular", el reguetón "Made in Medellín", la prostitución "webcam" y "personajes" tan dañinos como Maluma y Karol G.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar