Raquel Welch, legendaria estrella de Hollywood, falleció a los 82 años

La actriz reconocida por su papel en “Un millón de años A.C.” murió “tranquilamente después de una breve enfermedad”.

15 de febrero de 2023 - 10:46 p. m.

Raquel Welch, la actriz estadounidense considerada otrora la mujer más bella del mundo tras lucir un biquini de piel en “Un millón de años A.C.”, falleció este miércoles a los 82 años, informó su agente. La estrella de ascendencia boliviana murió “tranquilamente esta mañana después de una breve enfermedad”, escribió su agente en un comunicado, sin dar más detalles.

Welch saltó a la fama en 1966 gracias a su rol protagónico en la película de ciencia ficción “Viaje fantástico”. Pero sería su papel en la aventura prehistórica “Un millón de años A.C.” la que la caltapultó al mundo en un biquini que la convirtió en uno de los mayores símbolos sexuales de su época. La actriz confesó haber luchado con el estereotipo que marcó su carrera.

“Las personas me veían como un símbolo sexual. ¡Pero en realidad era madre soltera con dos niños pequeños!”, exclamó medio siglo después en su autobiografía “Beyond the cleavage” (Más allá del escote). “¿Me imaginan en el afiche [de la película] con un niño en brazos y el otro en su cochecito? ¿Rompe un poco el mito, verdad?”.

Le recomendamos: “Cada cuadro de Botero, en sus inicios, representa una pequeña batalla”

No obstante, en una entrevista en 2018 dijo haber hecho las paces con su imagen de heroína sensual. “A menudo me preguntan si me canso de hablar de aquel biquini, pero la verdad es que no”, declaró a The Sunday Post. “Fue un acontecimiento importante en mi vida, así que ¿por qué no hablar de ello?”.

Cinco décadas de Raquel Welch

Ganadora del Globo de Oro por su rol en “Los tres mosqueteros” de 1973, la estrella actuó en más de 30 películas y 50 series de televisión durante una trayectoria profesional de cinco décadas. Jo-Raquel Tejada nació en Chicago el 5 de septiembre de 1940, hija de un ingeniero boliviano y de madre estadounidense, y creció en California donde coleccionó premios en concursos de belleza.

Luego de un breve matrimonio con James Welch, a quien conoció en la secundaria y con quien tuvo dos hijos antes de los 20 años, se mudó a Dallas donde tuvo empleos como mesera y posó como modelo para afiches. En 1963 volvió a Los Ángeles, donde conoció al agente publicitario Patrick Curtis, quien la convenció a conservar el apellido Welch para ocultar sus orígenes latinos.

Le podría interesar: La importancia de regresar a las explicaciones mágicas sobre el mundo

Comenzó su carrera con algunos papeles secundarios en la gran pantalla, incluyendo “Roustabaout”, protagonizada por el rey Elvis Presley. Dio el salto al ser seleccionada por la 20th Century Fox en 1966 para protagonizar “Viaje fantástico”, dirigida por Richard Fleischer. A continuación vendría el papel que la inmortalizó en el biquini de piel que marcaría su carrera.

Durante el rodaje de “Cannery Row” en 1982, Welch fue despedida por insistir en peinarse y maquillarse en casa. Demandó a los estudios MGM por incumplimiento de contrato y acabó ganando un acuerdo de 15 millones de dólares.

Amante del yoga, Welch incursionó en el mercado de bienestar con su programa “Total Beauty and Fitness” en 1984.Tras haber ocultado durante mucho tiempo sus orígenes latinos, asumió papeles hispanos en la serie “American Family” de PBS en 2002 y en “Tortilla Soup” en 2001.

En años posteriores, Welch siguió actuando ocasionalmente, como en la comedia de conjunto de 2017 “How to be a Latin Lover”, junto a Rob Lowe y Salma Hayek. Pero también desarrolló su propia línea de pelucas, postizos y extensiones.

A Welch, que se casó y divorció cuatro veces, le sobreviven su hijo Damon Welch y su hija Tahnee Welch.

Si le interesa seguir leyendo sobre El Magazín Cultural, puede ingresar aquí 🎭🎨🎻📚📖

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar