Publicidad

“Yo me llamo”, de nuevo en busca del doble perfecto

El concurso de imitación regresa a las noches de Caracol Televisión con una temporada cargada de emociones y un nuevo jurado: el cantante de música popular Yeison Jiménez. El formato recibirá imitadores de varias zonas del país, quienes deberán demostrar con su talento por qué “sí se llaman”.

Daniela Suárez Zuluaga
26 de octubre de 2021 - 02:00 a. m.
César Escola, Amparo Grisales y Yeison Jiménez son los jurados de la octava temporada del formato televisivo "Yo me llamo", que tiene más de diez años de historia. / Cortesía Caracol Televisión
César Escola, Amparo Grisales y Yeison Jiménez son los jurados de la octava temporada del formato televisivo "Yo me llamo", que tiene más de diez años de historia. / Cortesía Caracol Televisión

El concurso de imitación musical Yo me llamo regresa a la pantalla chica colombiana en su octava edición, esta vez con varias novedades. El formato, que se estrenó en agosto de 2011, ha hecho reír y llorar a miles de colombianos con audiciones impresionantes por parte de los participantes, cargadas de emociones y un par de lágrimas tanto de los jurados como de los imitadores.

El exitoso programa anuncia que para esta temporada estrenará jurado… Amparo Grisales se dejó erizar por el nuevo integrante que llegará a la mesa de los jurados, el cantante y compositor de música popular Yeison Jiménez, quien debutará en el concurso.

(Le recomendamos: Hayden Christensen participará en nueva serie de “Star Wars” para Disney+)

Para sorpresa de muchos, Jiménez había querido ser parte del programa desde hace varios años, pero no le había sido posible entrar. “Todo comenzó desde hace un tiempo, había querido entrar a Yo me llamo antes, pero mi problema fue que me pegué muy joven, a los 21 años, y cómo iban a poner a un niño de esa edad a juzgar talentos de 40 o 50 años... no era el momento”, reveló el artista, quien además se destaca en el programa por sus críticas acertadas y su buen sentido del humor.

Yeison Jiménez aseguró que Yo me llamo lo inspiró durante un largo tiempo, pues sentía que esta experiencia era necesaria para su vida y su carrera, y reveló que tiene una excelente relación con los demás miembros del jurado. Además, afirmó que su propósito en el programa es luchar por los participantes cuyo talento los haga resaltar del resto. “Quiero ser esa persona que lleve los talentos y les permita soñar con trabajar en la música, ese va a ser mi paso por este programa, saber que sí hay un talento que se va a valorar bien afuera y voy a pelear por él a muerte para que pueda salir adelante”, apuntó.

“Lo que me gusta del formato es que es un programa netamente musical, y soy músico. No me aburre, sale salsa, vallenato y reguetón, y siento que estoy en lo mío. Tengo conocimientos, mis argumentos y mi propia convicción. No soy una persona que salió de la noche a la mañana y llegó al programa, he pasado por miles de tarimas, pero aquí vengo a acercar a la gente con el artista”, agregó el cantante.

La búsqueda de nuevos talentos para la octava edición del concurso empezó en Bucaramanga y abarcó otras ciudades, como Barranquilla, Bogotá, Medellín, Pereira y Cali, esta vez para deleitar nuevamente a los colombianos con una variedad de géneros que prometen sorprender al público. Cada noche los imitadores se enfrentarán al exigente jurado compuesto por Amparo Grisales, César Escola y Yeison Jiménez, quienes buscarán al doble perfecto.

Escola, quien ha sido parte del jurado en varias temporadas de Yo me llamo, expresó la profunda gratitud que siente al pertenecer a este formato, que ha contado con gran aceptación por parte del público colombiano. “Me dejo sorprender fácilmente, porque me suelto y empiezo a recibir con mi alma lo que me entregan los participantes”, comentó. “Cuando me pongo a llorar, es porque me han tocado una fibra importante de mi corazón... pero, ¿cuál es el chiste de este reality?, que los imitadores me hacen creer que hice un viaje en el tiempo, y me encuentro con un artista que guardo con mucho cariño, en ese momento dejo de ser jurado y me convierto en un espectador más”, agregó César Escola en conversación con El Espectador.

En cuanto a Amparo Grisales, la diva de Colombia asegura estar dispuesta a aceptar a quienes demuestren tener talento para interpretar a su artista. “Como jurado voy a ser sincera y frentera… estudio mucho, y por eso, desde mi posición, considero que lo importante es guiarlos, decirles la verdad y recordarles las características que deben acompañar al personaje que están imitando”, comentó la jurado, que en temporadas pasadas se ha destacado por su severidad y exigencia con los participantes del programa y, según ella, gracias a su carácter y el de sus compañeros, en otras temporadas de Yo me llamo ha logrado conseguir a los dobles perfectos.

Esta nueva temporada llega en un momento de sensibilidad y reflexión a escala mundial debido a la pandemia por COVID-19, que golpeó fuertemente a la industria musical. Muchos artistas, algunos de ellos participantes del concurso, tuvieron que atravesar por momentos duros, pues utilizaban su talento para cantar en las calles y en el transporte público, pero la contingencia sanitaria hizo que perdieran la única forma que tenían de generar ingresos para sostener a sus familias. Las audiciones muestran esa luz al final del túnel, ese rayo de esperanza que los imitadores estaban buscando para salir de situaciones complicadas que les dejó el confinamiento.

(Le puede interesar: “Duna”, protagonizada por Timothée Chalamet, lidera la taquilla norteamericana)

Los presentadores de esta nueva temporada serán Melina Ramírez y Carlos Calero, quienes ya habían asumido ese rol en temporadas anteriores. Para Melina, ser presentadora de Yo me llamo tiene un gran significado para su vida y su carrera, sin dejar a un lado los retos que ha implicado para ella asumir este papel, sobre todo en esta etapa de su vida, donde es madre primeriza.

“Como presentadora tengo que estar vinculada a esa parte emocional y sentimental con las historias de los participantes, porque a algunos les ha tocado muy duro y cuando reciben un “no”, porque no cumplieron con las expectativas del jurado, es muy duro. Eso me conmueve, lloro y soy muy sensible, por eso para mí es difícil mantener esa línea entre expresar lo que siento y que no me afecte a nivel personal lo que está pasando”, dijo Ramírez.

“El segundo reto es que, como mamá, soy muy comprometida, amo mi rol de madre y me encanta estar en casa con mi hijo... estas grabaciones son muy extenuantes y la cuestión del tiempo es lo más difícil para mí, porque trato de estar con mi hijo lo que más puedo, pero no tengo el que tenía antes, y eso ha sido muy duro para mí”, concluyó la presentadora.

Por otra parte, Carlos Calero reveló que para él fue una gran oportunidad regresar como presentador al programa, lo que a la vez implica una gran responsabilidad con los televidentes. “Es la primera vez que Melina y yo trabajamos juntos al frente de un formato de estos. Desde el primer momento en que nos vimos hicimos clic y nos pusimos de acuerdo en que nos teníamos que divertir y debíamos retroalimentarnos de todo lo que saliera de los personajes. Hemos llorado, reído, bailado, y de eso se trata, es un momento para estar en casa y disfrutar”, comentó el presentador.

Yo me llamo aterriza nuevamente en la pantalla de Caracol Televisión este martes 26 de octubre para mostrarles a los colombianos que, después de una década, el programa sigue brillando como la primera vez, éxito que los jurados le atribuyen al respeto que los imitadores deben tener hacia los artistas que interpretan. Además, por primera vez en la historia, los participantes no serán los únicos que ganarán premios, sino también los televidentes. El concurso de imitación musical se transmitirá en las noches de lunes a viernes a las 8:00 p.m. por el Canal Caracol.

“Creo que una de las cosas más importantes que se destacan de nuestra edición del programa es el respeto del participante por el artista original. Cuando se ve medio caricaturesca la cosa, no se llama... porque no es un programa de chiste, es un homenaje a esos grandes artistas. Si el televidente está en la casa y quiere escuchar a Raphael, no quiere ver una especie de burla hacia el artista, sino más bien tener ese momento mágico. Eso es lo que ha permitido que durante diez años guste”, concluyó César Escola.

Por Daniela Suárez Zuluaga

Temas recomendados:

 

Jose(18935)26 de octubre de 2021 - 03:05 a. m.
Si es un programa que tiene alta audiencia por su formato y no por sus presentadores, no creen que sea hora de cambiar al jurado para que más personas lo vean. Este jurado que no puede con su ego, y humillación frente a los participantes es hora de reestructurarlo, aunque al colombiano le gusta eso.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar