Camilo Restrepo, un cine complejo para retratar la difícil realidad colombiana

Noticias destacadas de Cine

El colombiano presenta “Los conductos”, una cinta que recrea la historia de Pinky, un joven trastornado de Medellín que escapa de una violenta secta religiosa con el deseo de vengarse y matar a su líder.

Reputado director de cortos, el colombiano Camilo Restrepo lleva a San Sebastián su primer largometraje Los conductos, una obra compleja y experimental sobre la violencia y la marginalidad en su país con la que ya triunfó en la Berlinale.

Plagada de elipsis y metáforas, con una estructura temporal confusa y “unas narrativas que no son exactamente fáciles de entender”, la cinta recrea la historia de Pinky, un joven trastornado de Medellín que escapa de una violenta secta religiosa con el deseo de vengarse y matar a su líder. (Lea: Johnny Depp y su participación en el Festival de Cine de San Sebastián 2020)

“Me gustaría que las películas fueran muy simples. Pero ataco problemas que son complejos y reducirlos a un solo argumento me parece obviar la complejidad”, explica a AFP el realizador desde el hotel María Cristina de la ciudad vasca, que celebra estos días su festival de cine.

¿Cómo podemos entender el porqué de la violencia en Colombia? Es legítimo hacerse esa pregunta respecto a la dificultad de leer la película, pero es que es difícil entender también la realidad”, añade Restrepo, nacido en Medellín en 1975 y residente en París desde 1999.

Su producción, que concursa en la sección de cine experimental Zabaltegi-Tabakalera, es la historia real de un amigo suyo, al que conoció en 2013 durante la grabación de un cortometraje en una fábrica de camisetas de marca falsificadas.

Luis Felipe Lozano, alias Pinky, comenzó a trabajar con él en varios rodajes y, al cabo de un tiempo, le confesó su huida de una secta y sus deseos de venganza. “Quería matar al líder de la secta pensando que era un pequeño mal justificado por un gran bien. Era un dilema moral”, dice. (Lea también: “El olvido que seremos” clausurará Festival de Cine de San Sebastián 2020)

"Yo le dije: te voy a ayudar a realizar esa idea que tienes tú de matar a ese tipo, pero en ficción”, recapitula Restrepo, quien quiso que el mismo Pinky se interpretara a sí mismo en la película.

La violencia sigue en Colombia

Aunque lleve afincado en París desde 1999, cuando dejó Colombia por el clima de violencia y las pocas esperanzas de futuro, el cine de Restrepo bebe de las problemáticas sociales de su país.

“El cine latinoamericano es un cine que expone los síntomas de su propia sociedad, históricamente lo ha sido. Y son sociedades con malestar”, indica el realizador, autor de premiados cortometrajes como La impresión de una guerra o Cilaos.

Ahora observa con preocupación cómo, a pesar del histórico acuerdo de paz con las FARC, la violencia sigue asolando el país, escenario de masacres en las zonas antes controladas por la guerrilla y recientemente de manifestaciones contra la brutalidad policial. (Además: “Nomadland”, cinta triunfadora en el Festival de cine de Toronto)

"Los anuncios que se hicieron sobre el desmantelamiento de las FARC querían vendernos una idea de prosperidad absoluta e inmediata, y era evidente que eso era una puerta abierta a otros males”, explica.

“Eso se está constatando ahora. La violencia no se ha acabado, la violencia sigue allí. Los problemas no se han acabado a pesar de que se haya anunciado por altavoces que la paz había llegado”, zanja.

Con Los conductos, Restrepo ganó el premio GWFF a la mejor ópera prima en el último Festival de Berlín, algo que agradece especialmente al jurado por haber reconocido “un cine que antes se consideraba cine marginal, de filmoteca, de cuatro iniciados escondidos en una cueva”.

Con el dinero del galardón piensa financiar sus próximos proyectos: largometrajes, cortometrajes y también una exposición para “retomar la carrera de artista plástico que había abandonado” por la cámara.

Comparte en redes: