Hollywood avanza en su camino a la diversidad

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas implementó una actividad a jóvenes pasantes llamada "Academy Gold", donde los aspirantes a cineastas explotaron su potencial haciendo eco a la igualdad de género y la diversidad en la industria.

"El día en que pueda ir a los Oscar, y haya tantas mujeres nominadas como hombres, entonces estaré satisfecha. Pero bueno, hacia allá vamos", dijo una de las pasantes de la actividad. AFP

El debate tiene lugar en un escenario oscuro y cavernoso de los estudios Warner Bros. y es sobre... un hongo. Un miembro del equipo de filmación quiere iluminar el objeto de 15 centímetros desde la derecha. Otro prefiere el lado izquierdo. 

Richard Crudo, un veterano cineasta de Hollywood cuyos créditos incluyen "American Pie" (1999), observa por un momento antes de intervenir. 

"Si logras iluminarlo bien, vas a ganar un Oscar", dice, con una sonrisa irónica. 

Crudo está supervisando a unos 30 jóvenes pasantes del programa de verano de élite "Academy Gold", creado por la Academia en un intento por promover la diversidad tras la campaña #OscarsSoWhite (#OscarsMuyBlancos).

El esquema está dirigido a aquellos poco representados: mujeres, minorías étnicas y personas con discapacidad. 

En él, aspirantes a cineastas asisten a paneles y talleres en Los Ángeles en colaboración con los gigantes de Tinseltown, incluidos Disney, Sony y Paramount, antes de ser adjudicado a un mentor.   

Crudo -miembro de la Academia, que entrega los Oscar- dice que Hollywood dio este paso después de al fin darse cuenta de que su universo centrado en los hombres blancos era "insostenible". 

"Es difícil para todos ingresar, y más aún para las minorías y aquellos que han estado subrrepresentados en la industria durante muchos años", dice. 

"Era hora... ya era hora".

 

"Hacia allá vamos" 

 

Este día, los pasantes se han dividido en cinco grupos, cada uno con la tarea de convertir el mismo guión deliberadamente opaco en una escena de película que muestre un género de su elección. 

Un equipo ha optado por una "alternativa" y apunta a una estética surrealista, al estilo David Lynch: un maniquí sonriente con un sombrero de vaquero, miradas intensas y melancólicas y ese extraño hongo. 

El optimismo sobre la dirección de la industria entre los jóvenes autores, algunos de los cuales comenzaron a trabajar en películas tras el inicio de los movimientos #OscarsSoWhite, #MeToo y #TimesUp, es palpable.

"Está pasando algo muy bueno. ¿Va a mi ritmo? No. Deberíamos ser la mitad en este equipo... seríamos iguales", dice Alyssah Powell, de 22 años y cineasta por este día. 

"El día en que pueda ir a los Oscar, y haya tantas mujeres nominadas como hombres, entonces estaré satisfecha. Pero bueno, hacia allá vamos".

Muchos de los más de 120 aprendices que participaron en el programa dirigido por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ya habían obtenido pasantías o trabajos en los principales estudios, y fueron elegidos para aplicar. 

Powell, que puso un pie en el cine a los 19 años y tiene créditos menores en "Kong: la Isla Calavera" y "Titanes del Pacífico: la Insurrección", se siente afortunada de haber logrado un apoyo tan temprano, pero también atribuye crédito a su propia perseverancia. 

"Siempre llegué a una entrevista o un set como diciendo 'sí, soy mujer'. No solo lo estoy pensando, lo estoy proyectando en los demás", dice. 

 

'Stubbornly static'

 

También hay conciencia de que el cambio lleva tiempo, de que se requiere más y que oportunidades como este programa no están disponibles para todos. 

El "Informe de Diversidad de Hollywood" de este año encontró que las mujeres y las minorías han logrado ganancias modestas, pero siguen estando subrepresentadas en la industria en comparación con la cantidad que son en la población estadounidense.

Las mujeres tuvieron el 32,9% de los papeles principales en películas, casi dos puntos más que en 2016, pero aún muy lejos de su participación de 50% de la población general. 

"Los avances para las personas de color y las mujeres son bastante modestos, si no tercamente estáticos", escribieron los autores de la Universidad de California en Los Ángeles.

Los pasantes que hablaron con AFP dicen que no han experimentado personalmente discriminación en la industria debido a su raza, género u origen, pero que conocen a muchos que sí.   

"Cuando los directores y las cabezas de compañía no suelen parecerse a uno, puede ser difícil", dice Terion Ford, un afroamericano de 26 años de Dallas. 

Ford cree que se están produciendo cambios porque los ejecutivos de Hollywood finalmente se dieron cuenta de que los espectadores quieren ver historias contadas desde la perspectiva de quienes las viven. 

"No todos están a bordo, no todos quieren un cambio", dice. 

"Pero habrá un punto en el que digan: 'Muy bien, no podemos vencerlos, tenemos que unirnos a ellos'".

874985

2019-08-08T10:42:22-05:00

article

2019-08-08T10:42:22-05:00

paucasas_95_95

none

- AFP

Cine

Hollywood avanza en su camino a la diversidad

45

5294

5339

 

últimas noticias

Quentin Tarantino y sus cinco actores fetiche